gatos
Actualidad Animal

¿Alimentas bien a tu gato?

Los gatos son carnívoros, necesitan proteínas y grasas de origen animal y la taurina, un aminoácido esencial. Especialista nos dice en qué debemos fijarnos a la hora de elegir un alimento, las dietas disponibles en el mercado y lo que no deben consumir para mantenerlos saludables.

Por Isabel Pinto G.

Los gatos son animales carnívoros estrictos, lo que implica sí o sí carne en su dieta, los perros también, pero la diferencia es que los canes no necesitan tanta energía en kilocalorías basada en proteína cárnica como los felinos. La Dra. Sara Zúñiga, vocera del Colegio Médico Veterinario de Chile (Colmevet), docente adjunto UNAB, dedicada al área de Nefrología y Medicina Interna de pequeños animales menciona que “los gatos nunca podrían obtener energía proteica desde las proteínas de origen vegetal. Existen alimentos basados en proteína de soya, pero son hiperprocesados, por lo tanto, son especiales para que ellos puedan metabolizarlos bien. Además, la carne no es sólo una fuente rica en proteínas, sino que también hay otros elementos esenciales para los felinos como la taurina que participa activamente en la funcionalidad adecuada del sistema cardiovascular, específicamente el corazón y también la visión”.

Dra. Sara Zúñiga, vocera del Colegio Médico Veterinario de Chile (Colmevet).

La Dra. Sara Zúñiga explica en qué consisten los distintos tipos de dietas y la diferencia entre el alimento húmedo y seco:

Dietas caseras: No son tan equilibradas para los felinos. “Considerando que en Chile estamos acostumbrados a comer dietas caseras ricas en carbohidratos y los gatos no los necesitan tanto, ellos requieren carne. En la dieta casera -además de no contener la cantidad de proteínas suficientes- va a haber un déficit de taurina, de ácido araquidónico que son esenciales para el corazón y la salud de la piel”.

La médico veterinaria destaca que el déficit de taurina se estudió muchos años atrás y se descubrió que los gatos tenían insuficiencias cardiovasculares producto de este déficit. “Por eso los alimentos vienen enriquecidos en taurina y los médicos veterinarios los prescribimos. Esto hizo que la presentación de esta enfermedad, que es adquirida, producto de un déficit nutricional, ya no sea tan constante”.

Dietas de mala calidad: Es importante saber diferenciar una dieta de buena a una de mala calidad. Una dieta adecuada debe tener mucha proteína, y esto lo podemos ver fácilmente en la tabla de ingredientes de cualquier alimento pelletizado o extruido. “El primer y segundo ingrediente debiese ser de origen animal (carne). En las que no son de buena calidad, su primer ingrediente puede ser harina de trigo, por ejemplo, que son nutrientes que proporcionan kilocalorías, pero no proteicas. Esa es una buena forma de diferenciar”, explica.

Problemas de las dietas de mala calidad: Hemos visto pacientes que están desarrollando alergias alimentarias debido a estas dietas hiperprocesadas de no tan buena calidad. Aún no hay estudios que asocien un gran consumo de carbohidratos con enfermedades metabólicas como diabetes mellitus, pero creo que son cosas que vamos a ir viendo con los años.

Alimento húmedo: Las latas de alimento húmedo de buena calidad, son muy palatables, ricas y no hay ningún gato que se rehúse a ellas, además tienen mucho contenido de agua. “Para quienes nos dedicamos a nefrología nos parece perfecto porque el gatito consume más agua, el problema que tienen, es que para alcanzar las kilocalorías día, el paciente tiene que comer más, porque tienen mucha agua, por lo tanto, el volumen de comida es mayor. A largo plazo, sobre todo en pacientes geriátricos, cuando hay que hacer cambios de comida nos genera problemas cuando los gatitos están acostumbrados a consumir sólo alimento húmedo. Por eso siempre recomendamos el extruido (pellet)”.

Alimento seco: Se debe elegir acorde a la edad del gato (gatitos, adulto, senior). Debe tener las proteínas cárnicas adecuadas para que los pacientes puedan desarrollar sus funciones fisiológicas y metabólicas de manera correcta. La especialista agrega que los gatos necesitan Vitamina A, que sirve para la visión y el pelaje. “Si bien éste pareciera pasar a un segundo plano, hay que recordar que la piel también es un órgano y, por lo tanto, requiere un cuidado especial”.

Alimentación por edades

Gatitos (hasta los 12 meses): Requieren alto contenido en proteínas cárnicas, un alimento alto en kilocalorías porque son pacientes que son más activos y que están en un proceso metabólico que requiere, no tan sólo el crecimiento del paciente, sino que la maduración de diferentes sistemas. Por ejemplo, el sistema renal madura aproximadamente a los seis meses, son meses en que deben comer alimento para gatito.

Adultos (12 meses – 10 años): Necesitan comida de mantención rica en proteínas de origen cárnico.

Senior (desde los 10 años): La dieta es distinta porque busca protegerlos frente a posibles enfermedades que se podrían generar en un gato senior. Por ejemplo, enfermedad renal crónica, enfermedades cardiovasculares, por lo tanto. Este alimento tiene menos proteínas, menos fósforo, sal, eso hace que los cuidemos respecto a esas posibles enfermedades. Sin embargo, la forma más completa de cuidarlos es poder llevarlos a controles con su médico veterinario.

Nuevos tipos de alimentación

Dieta Barf: La doctora destaca que debe ser individual, desarrollada para el animal en específico. Sin embargo, “la dieta BARF como base requiere carnes no cocidas y existen un montón de enfermedades, entre ellas parasitarias que pueden afectar el sistema gastrointestinal del gatito y además son enfermedades zoonóticas. Es decir, se pueden transmitir a los humanos, por lo que le podemos generar un problema gastrointestinal al paciente y a su familia”.

Dietas veganas: Los médicos veterinarios usan alimentos extruidos de origen vegetal (soya) para pacientes que tienen alergia o intolerancia alimentaria frente a proteínas de ciertos animales. “Recetas ese alimento por un tiempo para ver si remites los signos clínicos y después se va probando por proteína. Este alimento tiene proteína hidrolizada y no pasa nada si el paciente lo come, hay gatos con enfermedades gastrointestinales severas de intolerancia, que comen toda su vida alimento hipoalergénico y no va a pasar nada. En estricto rigor sería vegano porque va a comer proteína de soya hidrolizada. Eso no significa que al gato o un perro le podamos ofrecer tofu, soya, porque no hay estudios que indiquen que estos pacientes puedan metabolizar las proteínas de origen vegetal y obtener la energía que requieren”.

¡No deben consumir!

Cebolla y ajo: Además del malestar gastrointestinal, su consumo hace que los glóbulos rojos se modifiquen y provoquen, inclusive, anemia y puede ser grave.

Uvas y pasas: Son tóxicas y causan insuficiencia renal porque tienen una micotoxina. No va a pasar nada si el gato come uno o dos granos de uva o pasas. El daño es acumulativo.

Chocolate: Al igual que en los perros también es tóxico para los gatos, tiene teobromina que es parte del cacao, puede generar anomalías cardiovasculares, convulsiones, temblores, inclusive el fallecimiento. Esto va a depender del tipo de chocolate, los con mayor porcentaje de cacao tienen más teobromina vs un chocolate con leche le va a generar problemas igual, porque gatos y perros no toleran la lactosa.

Flores de lilium: Pueden generar insuficiencia renal aguda. Hay que tener cuidado porque es una flor muy común en las casas, presentan problemas al olerlo o masticando la hoja. A modo de prevención, una familia que tiene gatos no debiese tener lilium en su casa.

Leche: Su consumo es muy común en nuestro país, se les da a los gatitos bebés o cuando están enfermos, pero la intolerancia a la lactosa aumenta en los gatos después del destete, por lo tanto, no debiésemos darle porque les vamos a generar un problema gastrointestinal mayor.

Hábitos de alimentación

Va a depender del gato, hay muchos que van comiendo de a poco durante el día. “Sus tutores les dan los gramos que corresponden en función a su peso en la mañana, otros tienen un apetito más voraz, son más ansiosos, por lo que se sugiere que se divida su ración y se les dé varias veces al día”.
Importante: Su plato de comida debe estar lejos del plato del agua y de su caja de arena. Debido a un tema de conducta, los gatos prefieren que estén alejados, ya que se sienten más seguros.

¡Agua!

Es muy importante en los gatos. Pareciera que consumen poca agua, pero podemos estimular su consumo. “Lo ideal es que tengan varios platos con agua en distintos lugares de la casa y si es posible puedan invertir en una pileta, ya que aumenta y estimula su consumo debido a que les gusta el agua en movimiento. Así podemos evitar enfermedades como los cálculos urinarios, enfermedad renal crónica, etc. A ese gatito que toma agua cuando abrimos la llave, le gustaría tener una pileta”, finaliza.

Foto de freestocks.org en Pexels