búfalo de metal
Actualidad Animal

Ángeles Lasso: Predicciones para el año del búfalo de metal

El 12 de febrero del 2021 se celebra el año nuevo chino -que se rige por el calendario lunar-, y entonces comienza la era del búfalo de metal. La reconocida astróloga, hace sus sorprendentes proyecciones basándose en la características de este animal y el elemento que lo acompaña. Ojo, el 2021 continúa un proceso que se inició el 2020 y termina el 2031.

Por Jessica Celis Aburto.

El búfalo es el animal del Horóscopo Chino que marca el 2021. Equivalente a capricornio en el horóscopo solar, es un animal con características que sobresalen, al igual que su tamaño, como destaca la astróloga y tarotista Ángeles Lasso. “Es cosa de mirar un búfalo para darnos cuenta que es un animal sumamente poderoso, grande, y a veces invasivo. Como símbolo representa el trabajo. Son animales eminentemente trabajadores y muy responsables, también bastante rígidos, amantes de las rutinas y de los límites”, cuenta.

Pero no es lo único que debe considerarse. Al igual que el animal, el elemento, -que en este caso es metal-, es el otro factor que le da a un año todas sus particularidades. “El metal nos remite al intelecto Y, en muchas ocasiones, a la violencia. Entonces son años que pueden ser bastante guerreros y también muy dados a poner orden y límites, para bien o para mal. Muchos golpes de Estado se han dado en años búfalos, por ejemplo, el del 11 de septiembre de 1973 en Chile, o el de China en 1949. Los años búfalos como que ponen a todos y todas en la fila, recortan todo lo que sobra. En lo positivo, va abrir oportunidades en el área de lo laboral. El ratón es el iniciador, el que dio el vamos el 2020, y el búfalo es el que nos empieza a ordenar y a organizar, a ponernos en línea en lo que es esta nueva forma de vivir, este nuevo paradigma.

Búfalo de metal

La era de la tribus…

Primero que todo, tenemos que aprender que todo está sucediendo a nivel global porque es parte de esta revolución de la humanidad. “Todo el sistema dejó de ser bueno para la gente y los países empezaron a revolucionarse. El nivel de esclavitud al que había llegado el ser humano, bajo el viejo paradigma es espantoso, porque la gente ya no trabajaba para vivir sino que vivía para trabajar”, explica Ángeles.
Las personas se empezaron a revolucionar en el ciclo anterior, que fue entre el 2008 y el 2019. Ahí fue el desarme, el cao y se desmoronaron todas las viejas estructuras. “El ratón dio el inicio a esta nueva manera de vivir y no sólo está el tema de la pandemia, si no del dominio de las castas y las injusticias sociales. El sistema que estaba establecido con todo eso, y como algo normal para todas las personas, ya no lo quiere la gente. Ahora se busca una vida mucho más amable, más equilibrada, sin la tiranía de las corporaciones o la dictadura del dinero”.

El ratón vino para decir que ya no va más ese estilo de vivir. El búfalo llega con una escoba y todas las herramientas necesarias para decirnos que hay muchas maneras de trabajar, que cada uno puede inventar su propio trabajo. “Vamos a entrar en la era de las pequeñas pymes, de los trabajos familiares organizados en pequeños grupos o agrupaciones: vamos hacia la era de las tribus. Nuestros pueblos ancestrales sabían vivir, porque de alguna manera había un lugar para todos, para que el que quedó huérfano tenga un lugar, al igual que un anciano o un enfermo. Con en este nuevo orden la gente empieza a adquirir otro concepto de la vida, como el que se tenía antiguamente. Ahora, esto no va a pasar en un año”, explica. Los resultados de todo este proceso se van a ver alrededor del año 2030 y 2031.

¿Qué cambios deberíamos ver?

Vamos a ver muchísimas leyes en favor de la naturaleza y de los animales, entre algunas cosas. Ya no se les harán esas cosas terribles que le han hecho los seres humanos. El que ahora haya una ley sobre maltrato animal, es una muestra de eso. Antes, por ejemplo, una persona que golpeaba al caballo que arrastraba una carreta, era visto como algo normal. Ahora eso ya no es así y es un gran avance. Vamos a pasitos cortos caminando con los 12 animales hacia el 2031.

Cuando empezó la pandemia, era usual leer o escuchar que “nos cambiaría como seres humanos”. Sin embargo, con el paso del tiempo, la realidad demuestra que era casi iluso pensar eso: persisten las fiestas clandestinas, no usar mascarillas ni respetar la distancia física recomendada…
Sí, es que eso le pasó a algunos y otros se volvieron peores. Tiene que ver también con la vibración de cada uno. La gente que está vibrando alto, si es que se contagia, el Covid les da más leve, como un resfrío. Y quienes están vibrando bajo o en mucho miedo, resisten mucho peor el contagio. Yo creo que la humanidad se está separando como la leche cuando vas a hacer un queso, y el líquido se separa del suero.

Cuesta mantener la fe cuando vemos que “la gente sigue igual o peor”…

Es que eso muestra un egoísmo enorme, que da cuenta de cómo se ha formado esta sociedad que siempre ha tenido principios tremendamente egoístas, donde tú tenías que buscarte la vida, rascarte con tus uñas. Si tenías que ayudar a alguien, era a tu gente más cercana o a tus mascotas. Pero si veías un perro moribundo en la calle, como no era tuyo, lo dejabas. Todos estábamos formados así, muchas generaciones. Entonces este nuevo despertar, este nuevo sentir, el estar conscientes, es muy muy reciente. El año del ratón ni siquiera termina porque oficialmente lo hace el 11 de febrero, por lo que esto que estamos viviendo es la punta de la cola y todavía la cosa está muy brava.

¿Cuál sería tu consejo para sobrellevar este búfalo de la mejor forma y poder recibir sus bondades?

Creo que todos los que han perdido el trabajo o la forma en que se ganaban la vida, y quienes no saben a que se van a dedicar, son los primeros que tienen que ver, desde ya, con quiénes se pueden aliar. Siempre va haber alguien en situación parecida a la tuya, entonces, ¡juntémonos y hagamos algo! De la necesidad nace la unión. Es como lo que pasa en los terremotos. Cuando hay uno, todo el mundo sale ayudar y nadie pregunta quién es quién. Esa necesidad común tiene que servir para unirnos y eso el búfalo lo provoca, porque él es de clan, funciona en manada, no es un animal solitario, es de caminar junto a otros. Esa tendencia nos va a ayudar mucho y si seguimos esa corriente, lógico que nos va a servir. Por otro lado, lo que nos va a ayudar mucho, es que si tú no tienes un trabajo remunerado o tradicional, tienes que dedicarte a arreglar a algo, tienes que inventar actividades porque en lo que el búfalo es muy malo, es dejar pasar el no hacer nada, el quedarte llorando porque todo se te vino encima. Al búfalo le carga eso porque él es: “párate, levántate, esfuérzate y haz lo que sea”. Tiene la capacidad de mostrarnos que podemos salvarnos y ayudarnos entre todos. Estamos en pleno Apocalipsis, por lo que si no nos ponemos las pilas, estamos fritos, realmente. La gente tiene que atinar y entender que a todos nos pasan las mismas cosas, que no somos únicos ni estamos solos y el búfalo no nos deja estar solos, nos hace estar en comunidad. Las palabras mágicas son “ayudémonos” y “solidaridad”.

El panorama que describe la astróloga, coincide con el estallido social del 18 de octubre de 2021, que abrió un proceso constituyente que recién comienza y para el cual da algunas recomendaciones. “Si logramos hacer una Constitución entre todos, que sea justa, en la que se piense y considere a todos y todas, tendremos verdaderos alcances y todo lo que nos quitó el búfalo en su momento, nos lo devolvería maravillosamente, pero nos está desafiando: ‘¿Son capaces de hacer una nueva Constitución?’. En ese sentido, ojalá que los constituyentes se destaquen y no desperdicien esta oportunidad”, precisa.

LO QUE NOS ESPERA: CAMINO HACIA EL 2031

Terminado el año del búfalo, llega el del tigre agua, el cual pone “un tono diferente”, a lo que han hecho el ratón y el búfalo de metal. “El tigre y la liebre de agua, viene como con un cambio de conciencia hacia todo lo espiritual. Por ejemplo, cada vez va a ser más normal el aprecio por la diversidad, como los tipos de razas o de género, porque el tigre es totalmente e innovador. La liebre va a suavizar, va ir redondeando y fijando los límites de los cambios potentes que se hicieron. Luego viene el dragón y la serpiente de madera, que anuncian muchos inventos que van a cambiar la forma de muchas cosas. Seguramente los combustibles fósiles van a pasar a la historia y la manera de trasladarnos también. No alcanzo a imaginar la cantidad de cosas distintas que se pueden inventar en un año de madera. Después llega el caballo y la cabra de fuego, que son años muy feroces porque son de fuego y en ese tiempo lo que esté quedando por destruirse, lo va a hacer. Puede ser que naturaleza nos ponga un escenario bien difícil. Les siguen el mono y el gallo de tierra, que van a asentar lo que ha pasado anteriormente para que por fin vengan el perro y el jabalí de metal, quienes decantan todo para decir que el nuevo camino ya está hecho”, finaliza.

Puedes profundizar en las proyecciones para cada uno de los animales del horóscopo en el libro que lanzó Ángeles Lasso: Horóscopo Chino 2021.

ángeles lasso