tenencia responsable
Actualidad Animal

Animales en edificios “Faltan cambios de fondo en Ley de Copropiedad”

Si bien se marcó un precedente se requiere empezar a modificar de manera sustancial la normativa. 

Fue un caso que marcó precedente. Una mujer que vive en un edificio en Vitacura y que es dueña de un perro se vio “obligada” de manera arbitraria a deshacerse de su can por el reglamento de copropiedad. Sin embargo, no se quedó con los brazos cruzados y apeló a la justicia.

La historia tuvo un final feliz: la Corte de Apelaciones de Santiago acogió la apelación y estableció que la cláusula de un contrato de copropiedad que prohíbe la tenencia de mascotas en un edificio vulnera los derechos de sus habitantes.

El fondo del tema está en la Ley de Copropiedad Inmobiliaria, que regula cómo se relacionan las personas que comparten un espacio, ya sea un condominio de casas o un edificio, y establece para ello atribuciones de los comités de administración. Dentro de estas, se encuentra la posibilidad de agregar al reglamento la prohibición desde determinadas razas de perros hasta la tenencia total de mascotas.

La vicepresidenta del Kennel Club de Chile (KCC), Isabel Vásquez, explicó que el pronunciamiento de la Corte de Apelaciones es un hito que marca un precedente, y finalmente se vela por el derecho de las mascotas y de sus dueños. Sin embargo, agregó que “si bien como Kennel nos alegramos por el fallo, no hay que olvidar todo lo que falta en el fondo de la Ley de Copropiedad, que no solo es arbitraria, sino que también atenta contra la tenencia responsable, porque con este tipo de prohibiciones se obliga a personas a deshacerse de sus mascotas”.

Añadió que “hay casos donde razas de perros, sin justificación técnica o experta, están prohibidas en algunos complejos al calificarlas como peligrosas, ya sea por mitos o por prejuicios que se les tiene, lo cual es injusto para el perro. Un argumento que siempre dan las comisiones es el peligro de mordedura de ciertas razas. Como Kennel Club de Chile defendemos la idea de que no hay ‘razas peligrosas’, sino más bien, perros que son fruto de descuido y los malos tratos”.

Según las estadísticas, el año pasado hubo alrededor de 75.000 mordidas de perros, donde el 80% fue protagonizada por perros mestizos, no de razas.

Hay que considerar que a quien más daña esta normativa es a los perros, los cuales se ven amenazados a perder su hogar y a encontrar una nueva familia. Lo importante, como explica el KCC, es buscar leyes que promuevan la tenencia responsable y la salud integral de las mascotas.