gato - imagen MSD
Actualidad Animal

Arañazo de gato: Una enfermedad silenciosa

De difícil diagnóstico, se trata de una de las causas más comunes de inflamación dolorosa de los ganglios en niños y adultos jóvenes.

Con el fin de preservar la salud, a partir de una iniciativa liderada por el Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW, por su sigla en inglés), cada agosto se celebra el mes del gato, una de las mascotas preferidas por los chilenos.

De acuerdo con el estudio “Estimación de la población canina y felina del país y diagnóstico de la tenencia responsable”, realizado por la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Católica de Chile, se estima que en nuestro país hay 4.176.029 gatos que tienen tutores. Según las proyecciones, por cada 7,1 felinos hay uno que no tiene ninguna supervisión y deambula solo por las calles. Es decir, existen más de 500 mil gatos sin cuidador conocido.

Un 86% del total de los gatos vive en las ciudades y, al igual que otros animales de compañía, mantiene un importante vínculo con su respectiva familia. Pese a lo anterior, son muy pocos los que cuentan con microchip o están inscritos en el Registro Nacional de Mascotas. En cuanto a los cuidados de salud, un 65% va al veterinario al menos una vez al año y, aunque los tutores siguen sus instrucciones, existe un 3,1% de personas que alguna vez ha decidido medicarlos por cuenta propia.

En promedio, los gatos duermen entre 13 y 16 horas cada día, por lo que generalmente no toleran ser molestados y establecen los límites en la diaria convivencia con sus dueños. Por eso, es importante evitar incomodarlos, ya sea con movimientos bruscos, abrazos demasiado efusivos u otras manifestaciones exageradas de afecto, a las que pueden responder con mordidas o arañazos. Si bien normalmente son simples “advertencias” de que se está traspasando el límite, incluso un rasguño suave puede traer graves consecuencias posteriores, como la enfermedad por el arañazo de gato.

Enfermedad infecciosa

La enfermedad del arañazo de gato es causada por una bacteria llamada Bartonella henselae, que suele alojarse en las uñas de los felinos y que se transmite a las personas a través del contacto con un animal infectado (mordedura o arañazo) o por la exposición a las pulgas de gato. También puede propagarse a través del contacto con la saliva del animal sobre la piel o las superficies mucosas rotas, como las de la nariz, la boca y los ojos.

Puedo parecer inofensiva, pero la enfermedad del arañazo del gato es una de las causas más comunes de inflamación dolorosa de los ganglios en niños y adultos jóvenes. También puede provocar fiebre y malestar general y, en un porcentaje menor de casos, complicaciones oculares, nerviosas y afectaciones en otros órganos.

¿Cómo detectarla? Las primeras lesiones se observan en la zona del arañazo luego de tres a diez días en forma de erupciones que pueden tener costra. Posteriormente, se desarrolla la inflamación de los ganglios cercanos al lugar del arañazo. En general, la enfermedad suele resolverse sin necesidad de tratamiento, pero la afección de los ganglios puede durar semanas o meses.

Esta bacteria no solo se aloja en las uñas de los gatos, sino que se encuentra en su sangre, en los glóbulos rojos. Lo curioso es que a los gatos normalmente no los afecta a pesar de que pueden permanecer infectados por largos períodos.

¿Cómo llega la bacteria a las uñas?

Para entender cómo llega la bacteria a las uñas, es importante saber primero cómo se transmite de un gato a otro. Las verdaderas responsables de la transmisión de la bacteria son ¡las pulgas! Debido a que se alimentan de sangre, al picar, estos insectos absorben la bacteria junto con la sangre del gato y después la eliminan con su materia fecal sobre la piel del animal. Cuando el gato se rasca, en respuesta a la picazón que le producen las pulgas, contaminan sus uñas con la materia fecal de estos parásitos.

El director de la unidad de negocios de Animales de Compañía de MSD Salud Animal Región Sur, Walter Comas, entrega recomendaciones para prevenir esta enfermedad. “Es importante evitar interacciones y juegos bruscos que lleven a arañazos o mordeduras, particularmente, de gatos de la calle; también es necesario proteger a los gatos contra las pulgas durante todo el año (la mayoría de los productos antipulgas duran un mes y también hay pipetas que duran hasta 3 meses), además de enseñar a los niños a interactuar con los gatos para prevenir arañazos y mordeduras”, recalca.

Aproximadamente el 99% de los pacientes que ha padecido esta enfermedad informa haber estado en contacto con gatos, la mayoría de los cuales son sanos. Estos mamíferos domésticos son el mayor reservorio de B. henselae, así como también el principal vector para la transmisión a los humanos, donde los niños suelen ser el grupo más afectado.

“Ser proactivos protegiendo a los gatos contra las pulgas desde la edad temprana es la principal medida para prevenir la enfermedad por el arañazo de gato. Los cachorros pueden ser portadores durante meses y los dueños pueden no darse cuenta, ya que diagnosticar esta enfermedad en humanos tampoco es fácil”, afirma Walter Comas.

Para prevenir las pulgas en los gatos, MSD Salud Animal brinda soluciones innovadoras para estos efectos y, en general, para el cuidado y el bienestar de las mascotas, entendiendo que cuidar su salud es también cuidar la de las personas. Ante cualquier duda, lo pertinente siempre es consultar al profesional veterinario que brindará toda la información necesaria.