vegetariano - vegano
Actualidad Animal

Avanza Proyecto de Ley de Etiquetado de la «carne» que pone en peligro sistema alimentario

El Proyecto de Ley que busca modificar el Código Sanitario para definir el concepto de “carne” y prohibir el uso de este término para productos de origen vegetal será votado este lunes en el Congreso chileno. La Fundación Vegetarianos Hoy manifiesta que existen varias razones para concluir que es un proyecto que no tiene justificación alguna.

En noviembre pasado comenzó la discusión en el Pleno de la Cámara de Diputadas y Diputados del Proyecto de Ley Boletín N° 12599-01 que Modifica el Código Sanitario, para definir el concepto de carne y prohibir dar esa denominación a productos que no sean de origen animal. Este lunes 16 de enero se llevará a cabo su votación final en la Cámara y de aprobarse pasará al Senado.
La iniciativa ha sido cuestionada por organizaciones animalistas ya que no responde a necesidades legales y no menciona las implicancias negativas de la producción de carne para el medio ambiente y la salud humana.

Asimismo, cabe mencionar que el concepto de carne ya está establecido en los artículos 268 y siguientes del Reglamento Sanitario de los Alimentos. Por tanto, explica el abogado y Director Legal de la ONG Vegetarianos Hoy, Cristian Apiolaza, que “esta supuesta problemática podría subsanarse con mayor fiscalización del cumplimiento de la norma”.

Por otro lado, quienes patrocinan el Proyecto de Ley, Harry Jürgensen (Partido Republicano), Miguel Mellado (RN) y Gastón Von Mühlenbrock Zamora (UDI), manifiestan que el objetivo de este es proteger al sector de producción de carnes de una compleja situación económica, y a las y los consumidores ante confusiones al querer venderles proteínas vegetales en vez de carnes.

No obstante, Apiolaza argumenta que no existe tal confusión: “No existe ninguna evidencia científica a nivel nacional o internacional que sustente la idea de que los consumidores se confunden al momento de comprar productos de origen animal y productos de origen vegetal. Los patrocinadores no mencionan ningún estudio en el fundamento del Proyecto porque no existe evidencia científica al respecto”.

De esta forma, contrario a una confusión, existe evidencia empírica a nivel internacional que establece que los consumidores no se confunden al momento de realizar sus compras entre alimentos de origen animal y de origen vegetal. Algunos estudios que llegan a esta conclusión son: EE.UU., 2020; Alemania, 2020; Unión Europea, 2021; España, 2021; Portugal, 2021; y Australia, 2022”, además de la Corte de Justicia más importante de Francia y el fallo de la Corte Administrativa de Suiza.

Desde la Fundación Vegetarianos Hoy sostienen que el objetivo real de este Proyecto recae en la preferencia de un sector productivo por sobre otro. “Este Proyecto es poco honesto con los mismos productores ya que plantea que esta actividad se podrá seguir haciendo sin modificación o problema alguno. Lo cierto es que, dadas las características cada vez más evidentes del calentamiento global y siendo Chile uno de los países que se verá más afectado, el sistema de producción de alimentos en base a proteína animal se verá obligado a cambiar ya sea hacía un sistema de ‘ganadería sostenible’ o, definitivamente, a uno de producción de alimentos en base a proteínas vegetales, explica el abogado.

El Proyecto hasta la actualidad no menciona soluciones u opciones ante la crisis climática, y lo que aquello podría implicar para los actuales productores de alimentos de origen animal.

Tampoco incorpora indicaciones respecto a las tecnologías de “carne cultivada” que ya se están desarrollando en nuestro país en universidades, el mundo privado y grandes empresas.

Cuestiones de impacto medio ambiental y salud de las personas

La producción de alimentos de origen animal tiene un mayor impacto medio ambiental que la producción de alimentos de origen vegetal, según indicadores cómo emisiones de CO2, el gasto de agua, el uso de tierras y el uso de granos.

Igualmente, el consumo de carnes de origen animal está ligado a distintas enfermedades, cómo el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, entre muchas otras. Además, esto acarrea un gasto público en salud debido a enfermedades asociadas al consumo de alimentos de origen animal.

A días de la próxima votación en el Cámara, Apiolaza sugiere que este Proyecto de Ley sea rechazado y se piensen en nuevas soluciones: «Aprobar este Proyecto claramente es un retroceso para nuestro sistema de producción de alimentos. En un escenario de crisis climática, es clave incorporar el desarrollo, la innovación y producción de proteínas alternativas vegetales dentro de una política pública de seguridad alimentaria. Y este proyecto hace todo lo contrario».

Foto de Ella Olsson en Pexels.