canalizaciones en animales
Actualidad Animal

Canalizaciones: La nueva tendencia en terapia para animales

Hoy en día los tutores no dudan en buscar alternativas para ayudar a sus mejores amigos, ya sea porque presentan algún problema conductual, cuando necesitan saber si es el momento de dejarlos partir e incluso si ya se han ido y sienten la necesidad de saber cómo se encuentran.

La canalización es una forma de comunicación entre humanos y otros seres. Estos seres pueden ser seres angelicales, de naturaleza espiritual, espíritus de seres queridos que han partido, incluso perros, gatos y otros animales, quienes permiten a sus cuerpos sentir o percibir la comunicación proveniente de otro ser.

Si bien hace años se realizan canalizaciones en animales en México, Estados Unidos y España también se hacen en nuestro país. Pero, qué podemos descubrir al canalizar a nuestros perros y gatos. La mayoría de las personas que contactan a los canalizadores lo hacen porque se preocupan al ver cambios de conducta en sus animales, para ayudarlos a superar sus miedos, cuando los médicos veterinarios les aconsejan eutanasiarlos porque están con una enfermedad terminal o presentan dolor o simplemente cuando han fallecido y quieren saber cómo se encuentran.

Blanquita

Una de nuestras entrevistadas le realizó una canalización a su perrita Blanquita, su inquietud nació porque debido a su edad estaba presentando diversos problemas de salud, ella quería saber si debía ayudarla a partir y qué más le gustaría que hiciera por ella. El mensaje que recibió la canalizadora fue el siguiente:

¿Cómo estás?
No extraordinariamente bien

¿Podría ser este el final de tu vida?

Nunca se sabe cuándo va a suceder. Pero todavía me queda un poco de tiempo para un aprendizaje, un proceso que no está terminado.

¿Estás adolorida?

Sí, sí, pero es tolerable. De hecho, sí y no.

¿Tienes miedo a la muerte?

No, no tengo miedo de irme, me gustaría desconectar mientras duermo tranquilamente.

Podríamos ayudarte a dormir ¿Aceptarías?

Si duele demasiado, sí, si no puedo soportarlo más, sí. Estoy bastante en paz por dentro, estoy tranquila. Y necesito calma a mi alrededor. No vengan a molestarme, necesito descansar, estoy cansada. Pero no estoy arruinada ni deprimida. Quiero una paz profunda.

¿Qué necesitas?

Me muestra que necesita un lugar cómodo para ella, y necesita momentos de caricias y cariño. La veo junto a una persona sentada con la cabeza apoyada en los muslos. Eso es para ella un momento agradable, está en demanda de estos momentos. Es un momento sereno con alguien a quien ama a su lado y significa mucha paz para ella.
Ella se está preparando para irse. Está feliz con su vida, no tiene arrepentimientos ni remordimientos, feliz con su desarrollo y sus elecciones de vida. Está en paz, agradece al universo, a su familia…

Un par de semanas después su perrita falleció de manera natural.

Bruno

Otra de nuestras entrevistadas decidió hacerle una canalización a su perro. En este caso la terapia además contemplaba una sesión de reiki y la posibilidad de seguir trabajando con terapia floral. Bruno fue rescatado desde un criadero, estuvo en hogar temporal, pero finalmente la familia de nuestra entrevistada decidió adoptarlo pese a todos los problemas conductuales que presentaba. Si bien lleva varios años viviendo con ellos, sigue siendo muy temeroso, se mantiene en estado de alerta y ladra mucho. El motivo de la canalización fue para saber cómo podían ayudarlo a superar sus miedos. Aquí les compartimos parte de la canalización…

¿Cómo estás?

Bien

¿De dónde vienes?

Me dice que estaba en un lugar donde lo tenían encerrado. Me muestra imágenes, un lugar donde había mucho ladrido de perros, no había silencio, no había calma. Me indica que había malos olores, no siempre los limpiaban, es como estar encerrado en un lugar donde la higiene no es buena. El alimento era poco, no los alimentaban bien, me muestra que pasaba hambre, frío, estaba en un lugar muy pequeño, una jaula muy pequeña, sucia, para él era muy desagradable estar ahí y para la gente de ahí limpiar también era un acto desagradable, donde todo lo que hacían estaba mal, había gritos, retos, aunque el contacto humano era muy poco durante el día, más bien él podía escuchar voces, pero no ver tanta gente. Lo que él más escuchaba eran ladridos constantes de perros.

Para él convivir con humanos en un espacio donde estuvieran todos juntos, donde pasaran por el lado de él, que lo tocaran o que estuvieran cerca, fue muy complejo. Él venía de una jaula, por un lado, estaba feliz de poder estar más libre, pero la jaula para él representaba contención, como límites, a lo que más le costó acostumbrarse es a que el espacio fuera abierto, me muestra imágenes que pasaba abajo de la cama, de una mesa, lugares donde los humanos no pueden entrar.

Pero para él estar en una situación con un contacto, estar cercano, al lado de un humano era muy extraño. Me decía que él sentía que tenía que defenderse, sentía unos niveles de angustia increíbles. Se defendía con agresividad, ladridos, daba tarascones, era por temor. Su estado de angustia, estrés y miedo hacían que él reaccionara porque no había tenido socialización. Le costaba hacer el link de que los humanos podían cuidarlo, protegerlo, venía estresado, angustiado y el contacto con humanos lo estresó aún más.

Le dije que ya no te vas a mover del lugar en que estás, tu humana de adoptó…

Hoy, Bruno se encuentra con terapia floral que lo ayudará a trabajar el miedo, la ansiedad y a darle seguridad.

¿Crees en este tipo de terapias? Queremos conocer tu opinión.

Foto de Turgay Yıldız en Pexels