Celeste Jiménez
Actualidad Animal

Candidatos con foco en medioambiente y animales: Celeste Jiménez

Candidata a senadora Región Metropolitana (AL 28). Partido Ecologista Verde. @celestejim_.

Celeste Jiménez Riveros (46), abogada, madre de una humana y una gata. Trabajó en Fiscalía y Defensoría Penal Publica por 15 años, lleva trabajando 25 años en activismo y derechos animales. Es Máster en Derecho Penal por la Universidad de Talca y Pompeu Fabra de Barcelona, es Master of Laws en Litigación por la California Western School of Law de San Diego, EE. UU., y actual embajadora de esa Universidad en Chile y Latinoamérica. Ha participado en la redacción y asesoría de proyectos de ley en temas de derecho animal, y ha litigado en Tribunales con exitosos resultados en causas por delitos de maltrato animal. Es Presidenta de Animanaturalis Chile y asesora de Animal Libre.

La candidata creció en Talca, en una casona donde vivía con gatos, perros, gallinas, a quienes cuidaba. Cuando su mamá iba la feria, ella juntaba dinero para comprar pollitos que estaban en jaulas y llevarlos a la casa para dejarlos vivir libres y cuidar de ellos hasta sus últimos días. “Sentía impotencia de no poder salvar más animales. Luego creciendo vi muchas formas de maltrato y comencé a hacer activismo desde que empecé en la Universidad, primero para GreenPeace juntando firmas para las focas. En mi trabajo en la Radio Chilena, en mi programa, difundía el delito de maltrato animal y asesoraba denuncias. Trabajé apoyando a Codeff, y al egresar fundé la sociedad protectora Bienestar Animal en Talca, rescatamos perros y hasta caballos, en una zona difícil del país para los animalistas. Logramos una condena por maltrato animal en un caso emblemático de 18 caballos abandonados que duró 10 años en trámite”.

Cuando era pequeña un gatito le mordió un dedo, en señal de independencia. La abogada tenía 6 años, y en ese momento aprendió que por más cuidados que pretendamos darles, ellos son los que mandan. A los 13 años rescató a una perrita que iban a matar por ser la única hembra de una camada. Logró que se la vendieran en $1500, consiguió el dinero y la llevó a su casa, Pochy fue parte de su familia multiespecie por muchos años. “Siento que fue mi hermana y mi mejor amiga”. Hoy comparte su vida con Pelusa, una gata. “Es mi hija, y una hermana para mi hija humana. La adopté hace 10 años, estaba pasando por un periodo de mucho estrés, y ella, con su gatuna paz, me enseñó a parar, a descansar. Vi su foto en Facebook muy triste, se veía un poco sucia arriba de una piedra, y no pude resistir a adoptarla y darle un hogar.  Me recuerda que la vida está llena de cosas simples que nos hacen felices”.

Pelusa

Sobre incluir a los animales en la nueva Constitución, menciona que “el animalismo es político, y exige tomar decisiones y una posición. Llegó la hora de representar los intereses de los animales no humanos en esferas de poder para instalar sus intereses y ser su voz. Creo firmemente que los animales no son cosas, que son seres sintientes y que es un deber humano reconocerles un lugar importante en la legislación. En mi propuesta para la Convención constitucional sostengo que no basta con incorporar conceptos como la sintiencia o la individualidad, que son correctos, sino que reconocer un estatus de sujetos de derechos, como punto de partida para un ordenamiento jurídico con clave animalista”.

Celeste manifiesta la necesidad de la #LeyMilagros tras la muerte de la perrita galgo, de ese nombre, quien fue rescatada con el hocico amarrado y con claros signos de violación. “En Chile la pena del maltrato animal es muy baja, y no distingue animales ni conductas extremadamente graves como la zoofilia. Da lo mismo en el delito si es una lesión grave o una mutilación o agresión sexual, y creo que la mayoría de las personas están de acuerdo con un cambio. La zoofilia se trata de una conducta que va más allá de la lesión grave o muerte que puede provocar, es una perversión de la que debemos buscar una mejor investigación y mayor castigo. Mi propuesta legislativa es de elevar la pena en casos de zoofilia a un mínimo de 5 años y un día de prisión, asegurando que sea de cumplimiento efectivo en la cárcel. Y en términos generales en el delito de maltrato animal, eliminar la pena mínima de multa de 2 UTM y establecer el mínimo en 541 días”.

Propuestas:

-Crear un Servicio Nacional de Protección animal, para instalar una política pública de protección para todos los animales, desde donde se genere un plan sobre cada especie en las distintas zonas del país, y según su necesidad, con fiscalización, comunicación y participación ciudadana. En fin, un sueño del que llevo años hablando y espero hacer realidad.

-Desde el Senado, liderar una política pública de fiscalización de toda forma de maltrato animal, con comisiones investigadoras, proyectos de ley y asignación de recursos en la ley de presupuestos para asegurar un avance en el largo plazo.

-En cuanto proyectos de ley, impulsar un reconocimiento y un sistema legal de familia multiespecie, en que podamos dar un lugar y asegurar un futuro a los animales en el núcleo familiar, dando solución a custodias post separación, o asegurando su cuidado luego del fallecimiento de sus tutores, desde un modelo como este podemos crear un seguro de salud para animales.

-En cuanto al maltrato animal, endurecer las penas y robustecer la investigación de toda forma de maltrato, incluso aquella que ocurre veladamente en faenas de producción y grandes campos de concentración de animales.

-La prohibición del rodeo y de los mal llamados deportes con animales, y la prohibición de las carreras de perros, que es un tema en que el Congreso ha demostrado que no da el ancho ni nos representa como país. En síntesis, de llegar al Senado instalaré a los animales en el lugar que merecen, seré su voz.

En cuanto al medioambiente, asegura que le gusta hablar de la Naturaleza y todo el mundo vivo. “Siento que esa postura antropocéntrica en que el ´hombre´ está al centro del medio que lo rodea es aquello de lo que tenemos que empezar a salir”.

-Considerar a la Naturaleza como ente autónomo es un imperativo del que se habla desde hace más de 50 años, solo que no hay políticos realmente valientes para instalar el tema, hasta ahora. Si la naturaleza cuenta con un estatuto propio, no necesitaremos que sufra un humano, o poner en la balanza los oscuros intereses del desarrollo económico para exigir justicia. Esta mirada exige una Acción Constitucional propia que sea activada por los ciudadanos de manera simple, y luego conocida por las Cortes con competencia especial o general, en la que “siempre” se deban tomar medidas preventivas para frenar todo peligro. De contar con esa acción y esa consideración de la Naturaleza, ya hubiéramos frenado el proyecto Dominga.

-En base a ese principio, crear legislación sobre protección de glaciares, que está en trámite, humedales, zonas prístinas, áreas oceánicas no explotables.

-Avanzar en la ley sobre cambio climático, en trámite en el Congreso, y asegurar la ejecución de medidas urgentes para frenar el calentamiento global.