sopas
Actualidad Animal

#CocinaCrueltyFree: Sopas

Nutricionista detalla los tipos y cómo prepararlas. Tienen diferentes aromas, sabores e ingredientes y ayudan a sobrellevar los días fríos de invierno.  

“Las sopas normalmente se usan como primer plato, ya que nos dan saciedad. También ayudan a la hidratación del organismo, ya que aportan líquido, que a veces en tiempo de invierno no se consume en la cantidad necesaria. Asimismo, entregan diferentes tipos de nutrientes, dependiendo de los ingredientes que contenga la preparación”, explica Andrea Orellana, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello.  

Según indica la nutricionista, “lo ideal es que estas sopas se preparen en casa, utilizando alimentos frescos o poco procesados y evitemos el consumo de las que vienen envasadas o deshidratadas, ya que, estas contienen una gran cantidad de sodio (1 porción preparada contiene 762 mg de sodio)”.  

Existen diferentes tipos de sopas, dependiendo del ingrediente con que se preparen. La académica de la UNAB detalla cuáles se pueden transformar en las más requeridas durante el invierno:  

Sopas más consistente o espesas son las cremas de verduras

Se preparan mediante la cocción de diferentes vegetales como: zapallo camote o italiano, brócoli, champiñones, alcachofas, tomate, espinacas, acelga o mezclas de estas. Para prepararlas, primero se cuecen las verduras. Puede ser hervidas con un poco de agua (el tiempo depende de la verdura que se use) con un sofrito y condimentos (ajo, orégano, pimienta).

También las verduras se pueden cocer el horno (quedan con mejor sabor), luego se agregar agua y un sofrito preparado con cebolla, ajo y pimentón, se muele todo en la juguera o mini pimer. Si se quiere dar más sabor se le puede agregar semillas de sésamo o zapallo o jengibre rallado al momento de servir.  

Sopas de legumbres como: porotos, lentejas, garbanzos, arvejas

En este caso se puede realizar a partir de legumbres ya hidratadas y cocidas o se pueden usar las que vienen listas en cajita tetrapack (cuando no existen el tiempo suficiente para dedicar a la cocina). Para hacer la sopa se mezclan con un sofrito y algún cereal como fideos o arroz para complementar con el aminoácido metionina, y con ello obtener una proteína de buena calidad. Si se quiere mejorar la presentación y aumentar el aporte calórico se agregan crutones, que son trocitos de pan (se puede usar de días anteriores) cortados en dados que se hornear o se doran en un poco de aceite. Si quedaron legumbres preparadas del día anterior también se puede licuar y obtener una nutritiva sopa.  

“Todas estas sopas se pueden congelar y mantener por un par de meses y es posible utilizarlas cuando no se tenga tiempo de cocinar. Como podemos ver, las sopas son una buena alternativa para incluirlas en nuestra alimentación, ya que son sabrosas, nutritivas, fáciles de preparar y se puede usar en su preparación ingredientes que son económicos y que tenemos en nuestras casas”, concluye la nutricionista y académica de la UNAB.  

Foto de denys-gromov en Pexels