colmevet
Actualidad Animal

Colmevet Coquimbo presentó querella por ejercicio ilegal de la profesión

El acusado, quien figura como técnico veterinario en el registro de transparencia de la Municipalidad de Ovalle, habría utilizado esta relación para generar una clientela, promoviéndose como médico veterinario en redes sociales y realizando actividades privativas de la profesión

El Consejo Regional de Coquimbo del Colegio Médico Veterinario (Colmevet), presentó ante el Juzgado de Garantía de Ovalle una querella por ejercicio ilegal de la profesión según lo establece el Art. 213 del Código Penal-, en contra de un colaborador a honorarios de la Municipalidad de Ovalle, quien figura en el registro de transparencia como “técnico veterinario”. El acusado, habría utilizado este rol para generar una clientela y promocionarse a través de redes sociales como médico veterinario, realizando actividades privativas de la profesión.

“A través de las denuncias recibidas, constatamos como Consejo Regional de Colmevet, que esta persona generó una clientela que lo reconoce como ‘veterinario’, promocionándose como tal y cobrando por servicios propios de nuestra profesión, lo que podría generar graves problemas a la salud y bienestar de los animales que atiende y daños a sus familias”, sostuvo Fernando Costa del Río, presidente regional de Colmevet Coquimbo.

Según se indica en la querella, el Colegio Médico Veterinario de Chile ha sostenido reiteradamente que son actividades privativas “el diagnóstico, pronóstico, tratamiento e intervención, con fines clínicos o quirúrgicos, sobre el cuerpo, muestras o comportamiento de uno o más animales, con el objeto de restablecer la salud animal y/o proteger la salud poblacional”. Esto, responde a una política de salud pública, como consta en el artículo 112 del Código Sanitario, en el cual se refiere a las actividades propias de los profesionales relacionados con la conservación y restablecimiento de la salud, exigiendo para ello el título universitario validado por Universidad reconocida por el Estado.

“Desde el punto jurídico entregamos una serie de pruebas que dan cuenta que el imputado tiene conocimiento de su falta de preparación. Por tanto, acepta el riesgo al que expone a sus pacientes animales por una retribución económica. Los tenedores afectados no conocen esos riesgos porque finge ser veterinario y, por lo tanto, engaña respecto de su preparación. Por último, el acceso a productos farmacéuticos es un tema delicadísimo que lesiona la cadena de bioseguridad del producto, pero también de seguridad pública”, planteó Diego Gallegos, abogado de Colmevet sobre las razones para perseguir penalmente al imputado.

Al respecto, Fernando Costa del Río agregó que “es muy importante para nuestro Colegio Médico Veterinario, excluir intrusos por nuestro compromiso con la salud y bienestar animal, pero también con la seguridad en el uso de productos farmacéuticos”. Esto porque en Chile la regulación de productos farmacéuticos restringe la receta médico veterinario respecto de psicotrópicos, con el único argumento de la seguridad pública. Por tanto “para derrotar este prejuicio, debemos demostrar que somos activos en combatir y excluir intrusos y que la cadena de prescripción y administración de fármacos es segura”, puntualizó.

En la denuncia fue acogida por el tribunal, solicitaron una serie de diligencias que incluyen oficiar a la Municipalidad de Ovalle, Servicio de Impuesto Internos y al Servicio Agrícola Ganadero, para que den cuenta de actividades comerciales, procedimientos y transacciones de fármacos, entre otros.