perro veterinario
Actualidad Animal

Colmevet genera 14 propuestas para fortalecer políticas públicas bajo enfoque de Una Salud

Documento será entregado a las autoridades, haciendo hincapié que la salud animal, humana y medio ambiental están interrelacionadas y requieren ser enfrentadas de forma colaborativa, donde la medicina veterinaria tiene un rol fundamental.

En el marco del Día Mundial de la Salud, que este año tiene como lema “Nuestro planeta, nuestra salud” (OMS-OPS), el Colegio Médico Veterinario de Chile (Colmevet) presentó el documento “Propuesta del Colegio Médico Veterinario de Chile para la Presidencia: políticas públicas bajo el enfoque Una Salud”, texto que contiene 14 iniciativas regulatorias concretas para que el país avance hacia el enfoque de Una Salud y se fortalezca el rol de las y los médicos veterinarios, haciendo hincapié en que la salud animal, humana y ambiental están interrelacionadas y se deben enfrentar de forma colaborativa con todos los actores.

“Con estas 14 propuestas, que son fruto del trabajo de nuestro gremio, estamos entregando soluciones concretas y que no requieren casi de financiamiento para su implementación, lo que permitirá avanzar hacia el enfoque de Una Salud como política pública, reconociendo el rol y valor que la medicina veterinaria tiene para enfrentar la salud humana, animal y ambiental. Ese es el llamado que hace hoy la OMS y es el llamado al que como Colegio Médico Veterinario adherimos para cambiar la formar de ver y trabajar la salud en Chile”, indicó María José Ubilla, Presidenta Nacional del Colegio Médico Veterinario de Chile (Colmevet).

Así, las propuestas apuntan a la creación de una Agencia Una Salud; reincorporar la medicina veterinaria en el Código Sanitario; que se redacte de una vez por todas el reglamento del Art. 1° de la Ley 20.380; solicitar al Presidente se dicte el Código de Protección Animal al tenor del art. 2° transitorio de la Ley 20.380; otorgar herramientas para combatir eficientemente el ejercicio ilegal de la profesión; articular una reforma de fármacos de uso animal y Una Salud en la materia; generar categorías de establecimientos de salud animal; generar normativa respecto de eutanasia y otras intervenciones quirúrgicas; fortalecer protección a animales utilizados en investigación; eutanasia a cetáceos, con modificación regulatoria a la Ley 20.293;  generar funcionarios habilitados y permanentes para hacer cumplir la Ley 21.020 y otras normativas en los municipios del país; ampliar el campo de acción del SAG hacia la temática mascotas y hacer cumplir la identificación permanente en Ley 21.020, respetando lo que señala la norma y eliminar circulares que frustren su sentido y objetivo. 

“Tenemos la convicción que la implementación de estas propuestas, no solo serán beneficiosas para la medicina veterinaria, sino que también ahondarán en aspecto que hoy se discuten públicamente sobre el bienestar animal. Tenemos que entender, como lo ha demostrado esta pandemia, que avanzar en el enfoque Una Salud es urgente y que repercutirá también de forma virtuosa en la salud humana y el cuidado de nuestro entorno”, puntualizó María José Ubilla.

Cabe destacar que el documento fue elaborado por la Directiva Nacional del Colegio Médico Veterinario (Dra. María José Ubilla, Presidenta Nacional; Dr. Danilo Abarca, Vicepresidente; Dra. Beatriz Zapata, Secretaria General y Directora Comisión Nacional Bienestar Animal; Dr. Alfredo Caro, Prosecretario; Dr. Nicolás Pérez, Tesorero); Diego Gallegos, Asesor Legal de Colmevet; y las  Comisiones Nacionales Técnicas (Fauna Silvestre y Medio Ambiente, dirigida por el Dr. Javier Cabello; Bioética, encabeza por la Dra. Jessica Gimpel; y  Tenencia Responsable de Mascotas, liderada por la Dra. Viviana Valenzuela).

Link documento: https://bit.ly/14PropuestasColmevet

Las 14 propuestas

1.    Agencia Una Salud.

Institucionalizar un enfoque integrador del concepto “salud”, quebrando la distancia existente hoy bajo un sistema prestacional-asistencial entre “salud humana” y “salud animal”. El enfoque Una Salud propone una gobernanza transversal a los distintos sistemas/ecosistemas, camino que ha sido reconocido como el único válido en esta época pandémica. Se propone como modelo ACHIPIA e incluso, podría usarse dicha infraestructura y ampliar esta última.

2.    Superar la dependencia de la especie como criterio regulatorio. Reglamento del Art. 1° de la Ley 20.380, pendiente de redacción desde el 2009.

El actual esquema de categorías de animales se encuentra asociado a la dependencia de la especie al ser humano. En coherencia con el enfoque “Una Salud”, el Ministerio de Agricultura no ha dictado el referido reglamento por encontrarse la Ley 20.380 adscrita al Ministerio de Salud. Resulta evidente que bajo un real enfoque “Una Salud” esta situación puede destrabarse, comprendiendo “grupos” de animales.

3.    Generar un Código de Protección Animal, para superar la dispersión regulatoria en materia animal. La ley 20.380 faculta al Presidente de la República en este aspecto.

Hoy existe una dispersión regulatoria provocada por el populismo legislativo y la deficiente técnica en redacción y promulgación de leyes. La promulgación del código es esencial para dotar de base normativa y cultura operativa-jurídica al concepto “Una Salud”.

4.    Incluir a la Medicina Veterinaria en el Código Sanitario, Libro V.

La Medicina Veterinaria siempre estuvo integrada en el Código Sanitario, hasta su escisión con causa a la reforma agraria y una visión productivista de la profesión. Hoy es necesario reintegrarla expresamente para reforzar el enfoque “Una Salud”. Por otra parte, es necesario definir un ámbito propio de acción para efectos curriculares, profesionales paramédicos veterinarios, fijando así sanciones penales.

5.    Otorgar una herramienta para combatir eficientemente el ejercicio ilegal de la profesión. 

Legitimación activa para interponer querellas por ejercicio ilegal de la profesión e inclusión de la medicina veterinaria en artículos 313 A y siguientes del Código Penal.

6.    Registro SIS, articular una reforma de fármacos de uso animal. Esto a través de una base de datos de médicos veterinarios habilitados para ejercer la profesión y reformas en la materia.

El ejercicio de la medicina veterinaria hoy se encuentra en una situación regulatoria inexplicable a nivel de fármacos, en contra de estándares internacionales, la evidencia científica y los estándares mínimos de intervención médico-veterinaria, perjudicando el ejercicio de la profesión.

7.    Generar categorías de establecimientos de salud animal.

Diferenciar los distintos centros de salud animal según las especies y complejidad de prestaciones que puedan desarrollar con garantía (normativa) de eficiencia, seguridad y respeto a la salud pública, así como otras normas ambientales, municipales y orientada a usuarios.

8.    Una Salud en materia de fármacos. 

Hoy existen dos sistemas de control de fármacos; uno radicado en el SAG y otro en el ISP, lo que genera ineficiencias presupuestarias, operativas e impacta negativamente en el mercado, así como en el continuo desarrollo profesional y las alternativas de tratamiento para la salud de pacientes animales.

9.    Generar normativa respecto de eutanasia y otras intervenciones quirúrgicas.

En materia de salud “humana” existen normas y protocolos dictadas por el Minsal asociadas a los artículos 4° y 1° de la Ley 20.584. Resulta importante para el gremio iniciar este trabajo bajo el amparo de un reconocimiento oficial de la autoridad que corresponda, ya que determinar las condiciones mínimas para intervenciones en salud animal permite a la vez determinar requerimientos para las distintas categorías de centros de salud animal.

10.Fortalecer protección a animales utilizados en investigación.

Realizar los cambios regulatorios que permitan cumplir el espíritu de la ley 20.380 para otorgar a los animales utilizados en investigación el nivel de protección que se buscaba y con ello ponerse a la altura de los estándares internacionalmente aceptados.

11.Eutanasia a cetáceos, con modificación regulatoria a la Ley 20.293.

Atendida la propuesta jurídica de la Ley 20.293, la autoridad administrativa ha entendido que no procede la eutanasia de cetáceos. La situación anterior es contraria al bienestar animal y, provoca escenarios de sufrimiento injustificado a cetáceos varados, neonatos, lactantes y/o agónicos que varan en las orillas de nuestro país.

12.Generar funcionarios habilitados y permanentes para hacer cumplir la Ley 21.020 en los municipios del país.

Para que la inversión pública tenga sentido, se debe contar con médicos veterinarios con responsabilidades administrativas, responsables respecto de la política animal municipal y especialmente el cumplimiento de la Ley 21.020, imponer metas, objetivos y otros acompañados de facultades y atribuciones. La nueva Ley de plantas municipales debe considerar el cargo profesional de médico veterinario como profesionales indispensables en su estructura orgánica municipal.

13.Ampliar el campo de acción del SAG hacia la temática mascotas.

Generar un “Departamento de Mascotas”, que aborde el cumplimiento de las Leyes N°20.380 y N°21.020 desde la perspectiva del Servicio, especialmente en materia de alimentos, fármacos, resistencia antimicrobiana de éstos, pero también en materia de transporte, eutanasia y condiciones de bienestar animal en general. Una modalidad es mediante convenios interinstitucionales con los municipios.

14.Sistemas de identificación permanente en Ley 21.020, respetando lo que señala la norma y eliminar circulares que frustren su sentido y objetivo. 

Se deben derogar toda Circular de Subdere u otros actos administrativos interpretativos de la Ley 21.020 y sus reglamentos que habiliten en base a la “libertad personal” el cumplimiento de la obligación e identificación de los tenedores responsables en base a dispositivos externos, quedando como único criterio el expresado en la ley y sus reglamentos.