mujer y perro
Actualidad Animal

Comunicación honesta entre tutores y animales

La comunicación honesta es un punto clave y bastante desconocido, un poco incomprendido y muchas veces ignorado por tutores y muchos entrenadores. Acá te contamos de qué se trata.

Por Vicente Celedón, etólogo y fundador de Dog Teacher

Una pieza fundamental en el protocolo de confianza es la comunicación, y vamos a partir por un ejemplo sencillo. Si entras a trabajar a un lugar nuevo, un puesto súper importante, el que siempre soñaste, y tu jefe directo, quien te va a guiar, enseñar, y ayudar es Sueco, habla solo ese idioma y tu no entiendes nada… ¿Cómo te vas a sentir en ese trabajo? ¿seguro? ¿confiado? ¿tranquilo? e incluso más allá, ¿crees que lo vas a hacer bien?

Seguramente, fue un no rotundo a todas estas preguntas. Entonces, para estar seguros necesitamos una comunicación correcta, para esto lo mínimo es entender el lenguaje del otro, y la pregunta es realmente cuánto entendemos del lenguaje canino. Y no solo eso, si no además ser honestos en esta comunicación y no cometer errores (intencionales o no intencionales), no engañar, y lo más importante, no traicionar la confianza que hemos ido construyendo.

Volviendo al ejemplo, si tu nuevo jefe, logra comunicarse bien (con un traductor estilo Dog Teacher) y te envía a hacer tareas, pero te engaña, te da una contraseña mala, el correo equivocado, te manda a un lugar y no era. Cómo te vas a sentir (aparte de romper cualquier intento de vínculo con tu jefe). Te vas a sentir más inseguro aún, más incapaz, y la próxima vez que te envíen a hacer tareas, tendrás menos y menos seguridad. Así sin darnos cuenta destruimos nuestro vínculo con nuestro perro, destruimos su confianza con errores cotidianos, como un “toma” para llamarlo y no entregamos nada, con un “juguemos” en la plaza para poner la correa y terminar el paseo, y un clásico, tirar un premio afuera para cerrar la puerta detrás. Pueden haber mil ejemplos de comunicación deshonesta, de comunicación poco coherente pero los que tenemos que aprender esta vez, somos nosotros, no nuestros perros.

Si quieres saber más sobre este tema o si tu perro presenta problemas de reactividad, puedes inscribirte en nuestro webinar.

Foto de Ivan Babydov en Pexels.