sequía Aculeo
Actualidad Animal

Denuncian sequía extrema en Aculeo

En una visita a lo que fue la Laguna de Aculeo, queda en evidencia sequía extrema, animales muriendo de sed, centros turísticos abandonados…

Celeste Jiménez, Candidata a Senadora por la Región Metropolitana, menciona que la laguna se secó casi exclusivamente por los desvíos de agua y por el uso y abuso del agua de las napas subterráneas.  «La descarada usurpación de las aguas del estero Pintué tienen mucho que ver en esta problemática. Al estero lo mataron, el agua se fue a recargar acuíferos de la cuenca vecina, a otro sistema hidrológico que no tiene conexión con la Laguna de Aculeo. El boom inmobiliario y la producción agrícola alrededor de la laguna no generaron diferencias significativas en la sequia. Lo increíble llega a partir de 2014 a 2019. La laguna no aguantó los desvíos de agua de esos 5 años porque se produjeron durante el invierno, que es cuando la laguna se llena naturalmente. El verano del 2014 la superficie que cubre el agua ya bajo fuertemente a 800 has. El 2015 a 500 has. y ya entre 2018-2019 llegó a cero».

Agrega que , otros factores que secaron la laguna fueron la nula fiscalización de los pozos profundos de la cuenca de Aculeo, la extracción de agua directamente de la laguna por varias salas de máquina con el fin de regar predios agrícolas. Y la disminución de las precipitaciones en la zona, debido en un alto porcentaje a que ya no se hace el “efecto lago” que ayudaba mucho, por algo Aculeo tenía 550 mm. de promedio del siglo y Santiago Centro menos de 350 estando a 40 km de distancia en línea recta.

Celeste Jiménez

«El nefasto Código de Aguas fraguado en dictadura, donde el agua paso a ser de privados, es el principal respaldo de grandes agricultores para saquear de forma “legal” (o ilegal, pues les da lo mismo) los principales ríos de nuestro país. Propongo que la Laguna de Aculeo y su cuenca (incluido parque Cantillana) sea protegido como “Santuario de la Naturaleza”, que nadie pueda desviar las aguas del estero Pintué y Las Cabras, y que se dé prioridad al agua de consumo humano por sobre lo agrícola, limitando lo más posible los derechos ya otorgados para ir disminuyendo escalonadamente plantaciones en la zona», destaca.

Finalmente menciona que, «esa sería por ahora una salida, pero el verdadero cambio deben salir desde la nueva constitución y desde el parlamento, especialmente desde el Senado, lugar donde hoy se encuentra trabada la discusión del Código de Aguas».