osos
Actualidad Animal

Derribando mitos de los osos pardos

¿Son agresivos? ¿Carnívoros estrictos? ¿Comen miel? Descubre las respuestas a estas preguntas y el origen de ellas.

Por Veronica Cardona De Santiago

Los osos pardos son animales marrones, muy grandes, a pesar de ser catalogados como agresivos, solo responden a estos comportamientos cuando se sienten atacados o invadidos, siendo sumamente peligrosos, para los humanos y otros animales. Su distribución es mundial, ya que están ubicados en los bosques de América del Norte, Europa del Este y Asia.

Su dieta es mayormente vegetariana, pues se alimentan de plantas y frutas. Sin embargo, también comen abejas; naciendo así  el mito de que les encanta la miel, debido a que la consumen junto a las abejas.

Son animales que hibernan, por lo que en otoño consumen enormes cantidades de alimento, ya que en la hibernación llegan a perder hasta el 40% de su peso. Es cuando los osos ubicados en Alaska se juntan a cazar salmón para poder sobrevivir al invierno.

Esta misma época es la de reproducción, dando a luz entre el final del invierno y el principio de la primavera. Son mamíferos y comúnmente una osa no tiene más de dos crías por gestación, las cuales se quedan con ella hasta que cumplen dos años o un poco más de tiempo.

Cuando nacen lo hacen con un peso promedio de 200- 300 gramos; ya al momento de su adultez lo hacen pesan entre 300 a 600 kilos, alcanzando su mayor pesaje al final del otoño.

Si bien en su mayoría los pelajes son de color marrón, hay algunos que sus pelajes son diferentes, variando entre los colores más oscuros como el negro, hasta colores más claros como crema amarillenta.

Foto de Александр Максин en Pexels.