Día de la leche
Actualidad Animal

Día de la Leche ¿Por qué disminuir su consumo y cuáles son las alternativas?

Los lácteos se encuentran entre los productos de origen animal más consumidos a nivel mundial, lo que conlleva devastadoras consecuencias para el medio ambiente y la salud humana por su producción y consumo. Por ello, la Fundación Vegetarianos Hoy cuenta con campañas que asesoran sobre cómo reemplazar la leche con opciones vegetales.

La conmemoración del Día Mundial de la Leche, celebrado el 1 de junio desde el año 2001, es una fecha proclamada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), con el objetivo de realzar el sector lechero en todo el mundo e incentivar el consumo de leche. Sin embargo, en la actualidad, existe abundante evidencia de lo prescindible y lo perjudicial que puede ser su consumo para la salud humana. Por ello, en el marco de esta fecha, la Fundación Vegetarianos Hoy busca destacar las alternativas a las bebidas lácteas a través de campañas que concienticen sobre la industria lechera.

Una de las campañas que ha levantado esta Fundación es el #VeggieChallenge: un desafío permanente durante todo el año, al cual se puede ingresar en cualquier momento. Consiste en una asesoría completa y gratuita de 30 días guiada por nutricionistas y mentores veganos, cuya motivación se halla principalmente en la incorporación de una dieta compasiva con los animales, con la salud de las personas y que reduzca el impacto ambiental en la producción de alimentos.

También está la campaña “Semana Mundial Sin Lácteos”, llevada a cabo durante el mes de agosto: se trata de una iniciativa realizada a nivel mundial, cuyo fin es incentivar una alimentación libre de lácteos, por los beneficios que entrega para la salud, los animales y el planeta, considerando la relación de su producción y consumo con el calentamiento global, según el reciente informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC).

Estas campañas están vigentes en todos los países de habla hispana, donde además se aprecia una  evidencia en la reducción del consumo de leche, tal como lo refleja el estudio “Cambios en el patrón de consumo de alimentos y nutrientes” publicado en 2016, con un 26% menos entre los años 1997 y 2013, destacando como principal motivo de esta tendencia la disminución de casi el 40% del consumo de postres de origen lácteo y leches a nivel mundial. Al comparar el caso de Argentina con otros países de la región, donde se refleja una clara tendencia a la baja en el consumo lácteo, resulta prudente el contraste con Chile, donde de acuerdo al informe el consumo de leche de origen animal presenta oscilaciones a lo largo de su historia.

Los lácteos y la salud humana

Soledad Rapimán, nutricionista de Fundación Vegetarianos Hoy, especialista en alimentación vegetariana y miembro de la Asociación Chilena de Nutricionistas Vegetarianos ACHINUV, explica: “Como humanos necesitamos nutrientes y no alimentos en específico, en este caso podemos cubrir los requerimientos de calcio consumiendo otros alimentos de origen vegetal, que a su vez son más saludables… Además, existen estudios que asocian el consumo de lácteos con un mayor riesgo de cáncer de mama y próstata, por lo cual es importante informar a la población sobre otras fuentes alimenticias para obtener este y otros nutrientes”. 

Los lácteos y el trato hacia los animales

Cecilia Melucci, Coordinadora de Campañas de Fundación Vegetarianos Hoy, explica: “Para cubrir la demanda de la Industria, se mantiene a la vaca en etapa constante de lactancia, mientras que al ternero, se lo separa de su madre. El estrés y sufrimiento que genera en ambos, es lo que motiva a un gran número de personas en la actualidad a no consumir leche ni derivados y optar por alternativas vegetales”.

Asimismo, aunque las vacas pueden vivir en promedio veinte años, muchas de ellas son enviadas a un matadero a penas a los cuatro o cinco años, cuando disminuye su producción de leche.

Los lácteos y el daño al medio ambiente

Por último, según datos de la FAO, la producción lechera mundial representa el 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la agricultura animal y alrededor del 4% de las emisiones mundiales. También esta organización indica que esta producción ha aumentado en más del 50% en los tres últimos decenios, pasando de 500 millones de toneladas de leche en 1983 a 769 millones de toneladas en 2013. Su nivel de destrucción de tierras y biodiversidad es enorme e invaluable, dejando consecuencias irreversibles en nuestro medio ambiente.