ternero
Actualidad Animal

Día mundial sin carne ¡Hazlo por los animales y el Planeta!

Este 20 de marzo se celebra el Día mundial sin carne que apunta a recordar a pollos, gallinas, cerdos y vacas, entre otros, que forman parte de los llamados animales de producción. Todos ellos, sin excepción, viven un infierno antes de morir, sin que la mayoría de las personas lo sepa. La industria de la carne además de ser cruel y explotar a los animales es una de las principales responsables del cambio climático. Acá de contamos la razón.

Por Isabel Pinto G.

A estas alturas pocos ignoran que los animales de producción viven completamente hacinados. El fin de esta industria es que se desarrollen rápidamente a fin de producir más. Para esto les administran hormonas y antibióticos, que promueven el crecimiento y previenen enfermedades que se pueden dar por el hacinamiento. A modo de ejemplo, los pollos se encuentran en enormes galpones, donde debido al alto número de individuos se aplastan unos a otros y por las hormonas alcanzan en solo 40 días un tamaño adulto, lo que les provoca trastornos óseos, incluso, se les quiebran las patas, ya que no alcanzan a tener la fuerza suficiente para sostener el tamaño del cuerpo desarrollado por las hormonas. Sin embargo, la industria de la carne no solo representa graves problemas de bienestar animal, sino que también afecta el medioambiente.

La Organización de Naciones Unidas (ONU), el año 2006, publicó un informe donde menciona que la industria ganadera genera más gases de efecto invernadero que el transporte de todo el mundo (alrededor del 18% más, medido en su equivalencia en Dióxido de Carbono CO2). La industria ganadera es responsable de un 14,5% de las emisiones de efecto invernadero a nivel planetario, y el 65% más nocivo de tales emisiones proviene de la especie vacuna, debido al gas metano presente en su estiércol. Debido a esto, la ONU destaca que una de las acciones más efectivas para disminuir el cambio climático es disminuir el consumo de carne. Si bien, todo lo que comemos produce un impacto ambiental, el consumo de carne afecta el medioambiente por su contaminación y huella hídrica.

Camila Ahumada, Jefa de Incidencia, Fundación Vegetarianos Hoy, agrega que “la crisis ecológica y climática que estamos viviendo tiene dentro de sus pilares la alimentación. No es solo por culpa de las emisiones de gases de efecto invernadero de la industria de la energía o el transporte como se ha revelado en los últimos años. La industria ganadera es una de las que más emite gases de efecto invernadero a nivel internacional. Emite CO2 y metano, el metano si bien es un gas de vida más corta que el CO2 absorbe 20 veces más radiación, entonces por eso el peligro en general del metano que es producido directamente por las vacas en la industria ganadera de carne de vacuno. Además, tiene una implicancia enorme en la deforestación, que es una de las mayores causas del cambio climático. La deforestación del Amazonas, por ejemplo, que es nuestro gran pulmón verde, no solo a nivel Latinoamericano, sino que a nivel mundial, se ha deforestado, primero, para terrenos para el pastoreo de los animales, pero también para la plantación de soya. Más del 70% de esa plantación se utiliza para la alimentación del ganado, entonces, con la deforestación más la emisión de gases vemos que es una industria altamente contaminante y de las culpables de la crisis climática actual, por eso que es tan importante, además de la reducción de emisiones en energía y transporte sumar a esto un cambio en la alimentación”.

Camila Ahumada, Jefa de Incidencia, Fundación Vegetarianos Hoy.

Camila explica que “no sacamos nada con generar otro tipo de iniciativas como disminuir los vuelos sino cambias la alimentación, ya que la emisión de gases de la industria ganadera es enorme. Emite más gases que todo el transporte junto a nivel mundial y tiene que ver netamente con hábitos de consumo”.

Un kilo de carne = 15 mil litros de agua

El estiércol que producen las industrias porcinas contamina aguas dulces y saladas, provocando zonas muertas debido a su alto contenido de nitrato. “Cada centro de explotación animal, en general, es un punto de conflicto socioambiental, debido a la contaminación que generan en los alrededores, por la afectación a las personas, los olores, la contaminación de las napas subterráneas. Es un punto importante considerar las plantas como punto de conflicto socioambiental. Tenemos casos históricos como Freirina y las avícolas, entre otras”.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la comida se lleva el 70% del agua que se consume a nivel mundial. Para producir un kilo de carne de vaca se necesitan 15.000 litros de agua, para un kilo de carne de cordero 8.700 litros, y para un kilo de carne de cerdo 6.000 litros. “La Huella hídrica considera todo el ciclo de producción, desde el agua que se utiliza en las semillas para alimentar al ganado, el agua que consume el ganado y el proceso posterior de fabricación, empaquetado y todo lo que ocurre hasta que llegue a los consumidores. La huella hídrica de la industria de la carne es de las mayores y considerando los tipos de proteínas, la proteína de origen vacuno es la que tiene mayor huella de agua. La industria avícola, lamentablemente se considera más sustentable porque su huella es menor, pero hay que pensar en el sufrimiento animal que hay detrás”, dice la jefa de incidencia de Fundación Vegetarianos Hoy. 

Nuestra realidad y la del mundo

Es importante mencionar que desde los años 70 se ha duplicado la población mundial, pero se quintuplicó la producción de carne. “Ha sido totalmente desproporcionado la forma en que consumimos carne a nivel mundial, por eso también los efectos que ha tenido en el medioambiente. Esto tampoco se justifica desde el punto de vista de proteína por persona, porque el consumo es excesivo”.

A nivel internacional y pensando en posibles zoonosis (enfermedad infecciosa que pasa de un animal a humanos) se hace investigación para generar proteínas más limpias y para disminuir el consumo de carne por el medioambiente y los animales. “Se están trabajando en proteínas alternativas o generadas en laboratorios, cultivo de carne, eso significa una menor huella porque no tendrías que criar animales, sino simplemente replicar las células de la carne y también opciones basadas en vegetales, desarrolladas por startups que buscan generar una proteína alternativa que tenga el sabor y la textura de la proteína animal, pensando obviamente que para muchos no es fácil el cambio, pero que tienen una huella mucho menor y que además son mucho más saludables. Es algo que no solamente se está viendo a nivel internacional, sino que también acá en Latinoamérica y nosotros hemos sido pioneros en ese sentido con The NotCo”, menciona Camila.

Si bien en Chile sólo el 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero vienen de la industria ganadera, no somos de los mayores emisores a nivel Latinoamericano, “tenemos que pensar en el impacto, ya que el 50% de la importación de carne viene de Brasil y Argentina, donde sabemos que existe una destrucción enorme en términos ecosistémicos”, dice Ahumada. En cuanto a iniciativas que se están realizando para que las personas disminuyan o dejen de consumir carne destaca campañas como el “Veggie Challenge”, que reta a las personas a llevar una alimentación vegana por 30 días y que sigan esta alimentación.

Sabías que…

-El sector ganadero consume anualmente 6.000 millones de toneladas de alimentos entre forrajes, granos, piensos (pellet) y otros materiales.

-Para producir un kilo de carne de vaca es necesario gastar 15.415 litros de agua. Casi 9.000 para un kilo de carne de cerdo y 4.325 para producir un kilo de carne de pollo.

-La huella hídrica de la carne de vacuno es seis veces mayor que la de las legumbres.

-Si los países industrializados apostaran por una dieta vegetariana el gasto de agua para la alimentación humana podría reducirse hasta un 36%.

-El 20% de toda el agua dulce consumida en el planeta se usa para el cultivo de cereales y granos con los que los ganaderos alimentan a los animales.

-El 70% del terreno agrícola del planeta se destina a pastos para alimentar a los animales que nos comemos.

-Los terrenos para la alimentación de los animales son conseguidos deforestando principalmente selvas necesarias para evitar el efecto invernadero y el cambio climático.

… Y las pandemias

El gran problema que hemos vivido en los últimos años como humanidad ha sido el Coronavirus (SARS-Cov2) que es una de las tantas enfermedades zoonóticas que hemos tenido, solo que este impactó a nivel internacional. El punto es que relaciona directamente con cómo nosotros tratamos a los animales. El hecho de consumir animales y deforestar son dos complementos para que existan aún más enfermedades zoonóticas, así como también ha sido la gripe aviar, la H1N1 (conocida como la gripe porcina) y tantas otras. “Existen predicciones de que van a seguir existiendo y apareciendo más de este tipo de enfermedades, por lo que generar un cambio en la alimentación además de ayudar al medioambiente serviría para evitar otras pandemias”, finaliza.

Día Mundial Sin Carne

La conmemoración del Día Mundial Sin Carne es una iniciativa promovida por FARM (Farm Animal Reform Movement) surge el año 1985. El objetivo de esta fecha es educar y motivar a las personas a llevar una alimentación basada en plantas y generar conciencia sobre los beneficios para la salud, el medio ambiente, la ética de vivir sin carne debido a la crueldad y explotación que sufren los animales de granja.

Foto de Oriel Frankie Ashcroft en Pexels