Negrito
Actualidad Animal,  Mestizos Magazine

El Negrito inmortal: El homenaje de Marcel Solá

Acompañaba a los jóvenes en las marchas del movimiento estudiantil, el año 2011. Pese a que falleció en 2017, se ha convertido en un símbolo de las manifestaciones, en nuestro país ya tiene una reconocida escultura que fue quemada y hoy renace. ¿Qué significado tienen estos homenajes?

Por Isabel Pinto G.

El Negro, conocido además como “Matapacos” cuenta con murales, fotografías, ilustraciones, memes, stickers, poleras, pañuelos y un sinfín de artículos. Su imagen se ha hecho presente en Chile desde que comenzó el estallido social en el mes de octubre, diversos medios han contado su historia y en distintos países le han hecho un reconocimiento.

Dentro de todo, el homenaje que más ha acaparado la atención es la escultura realizada por el artista Marcel Solá. Ubicada en el sector del Metro Salvador, en Providencia, originalmente fue de alrededor de 80 kilos, hecho de material reciclado. Fierros recogidos de la calle, muchos de las mismas protestas, trozos de plástico de techos, botellas, bidones y una capa externa de cartón y papel.

Solá es el director del Colectivo CIAN y señala que esta escultura es ‘’una ofrenda al pueblo de Chile. Se trata de un homenaje a todos quienes han luchado incansablemente por la dignidad social y la justicia’’. La motivación para hacerlo fue la falta de líderes o portavoces de las demandas ciudadanas, por lo que ‘’era importante potenciar el referente del quiltro Matapacos como estandarte e ícono de lucha. El quiltro, es la expresión más precisa de nuestra identidad y muchas veces una parte de la sociedad los abandona, los maltrata y los discrimina del mismo modo que la clase política ignora las problemáticas de gran parte de los chilenos’’.

 

Agrega que la escultura es un emblema que genera un gran sentido de pertenencia y apropiación social. ‘’Es un ícono de lucha contra los abusos de un sistema que reniega de la identidad de un pueblo para presuponernos únicamente como masa o consumidores. El quiltro nos incita a fortalecer nuestra creatividad, nuestra consciencia por el medio ambiente, nuestro respeto y valoración hacia los pueblos originarios, a velar por la equidad de oportunidades, entre otras muchas demandas sociales’’.

El artista ve en el Negro un salvador, el quiltro de la calle sobrevive y resiste cada día. ‘’Se enfrenta a un sinnúmero de adversidades y vive a diario la indiferencia de muchos. Sin embargo, ante la expresión de afecto o cuidado de una persona se entregan desinteresadamente y dan la vida por quienes los cuidan y protegen. Mientras vivió El Negro, estaba siempre en la primera línea de combate dado que sentía el compromiso de defender a todos los estudiantes que lo alimentaban y cuidaban’’.

A Solá le conmueve ver la gratitud, alegría y esperanza de las personas que visitan la escultura. ‘’En reiteradas ocasiones me han dicho que les ha dado fuerza para levantarse y seguir adelante como también les transmite un sentido de unidad social. No en vano, el entorno de la escultura está permanentemente rodeado de personas de todas las edades quienes han adoptado esta sección del Parque como un lugar de encuentro y reconocimiento. De ellos surgió la idea de rebautizar el Parque Balmaceda, como Plaza Salvador, en honor al quiltro como referente de salvación’’.

El Negro inmortal

La escultura fue quemada en noviembre, tras lo que un grupo de floristas hizo una simbólica intervención como símbolo que renacimiento. Finalmente y en tiempo récord, Marcel Solá consiguió financiamiento para una nueva escultura. ‘’Fue un proceso colaborativo, hubo aportes de personas de Santiago, regiones y del extranjero, gracias a eso pudimos comprar todos los insumos y compensar el trabajo de un equipo de cuatro escultores para sacarla en un corto plazo. Esta obra desde el momento en que participó la gente de la pérgola pasó a ser una obra colectiva, una cocreación, he mantenido el rol de coordinador, pero la obra dejó de ser mía, y eso la hace más rica y más potente. Se armó en 10 días, se reforzó la estructura original y está revestido con hojalata de buen milimetraje y tornillos, para darle el aspecto de armadura. Pasó de pesar 80 kilos a 300 – 400 kilos’’.

Negrito

“Quedó repower –agrega-. Hubo gente que apoyaba la moción de dejarlo plateado, como armadura y otros que volviera a su estado original, a su apelativo de ‘El Negro’. Se hizo una encuesta pública para que fuera una elección democrática, votaron más de 5.000 personas y finalmente, se pintó. Esta vez con un negro muy metálico, a diferencia del primero, es un negro brillante, que expresa el tema del metal, y se mantuvieron los ojos metálicos. La impresión óptica, es power, se ve hasta más grande, se ve potente. Quedó un poquito violento, pero es parte de lo que busca esta etapa’’. Además, cuenta con una bandana roja que realizó el colectivo de bordadoras »Mil agujas por la dignidad», que tiene un sello muy similar a la que la mayoría de las personas tiene.

La nueva escultura reapareció en las calles el viernes 20 diciembre, en las cercanías de la ‘’Plaza de la Dignidad’’, esta vez la obra cuenta con ruedas, para que pueda desplazarse sin la necesidad de levantarlo, es una especie de »Negro rodante». El artista menciona que todo lo que ha pasado con la escultura ha sido ‘’espontaneo, natural, desde el momento en que fue intervenida por los floristas pasó a una dimensión totalmente insospechada y riquísima. Todos están aportando, se ha dado una discusión positiva’’.

Los homenajes que cruzan nuestras fronteras:

Nueva York, Estados Unidos

El 25 de octubre un joven afroamericano sufrió una violenta detención por lo que diversas personas se manifestaron evadiendo el pago en metro de Nueva York. Quienes participaron en esta iniciativa mencionaron que se habían inspirado en los estudiantes chilenos. En las paredes de una estación apareció un sticker de un perro evadiendo el metro. Se trata del Negro Matapacos.

Un grupo de chilenos decoró la estatua de Balto, ubicada en el Central Park, de Nueva York, fue decorada «con el pañuelo rojo del Negro Matapacos y un parche en el ojo para homenajear a los heridos en Chile».

Shibuya, Tokio, Japón

Un grupo de chilenos intervino la estatua de Hachiko en Japón y le pusieron un pañuelo rojo en el cuello.

Malinalco, México

El artista @chirretegolden le hizo un mural en Malinalco, México, donde le dedicaron unas palabras. “Un reflejo de la negligencia y egoísmo de la sociedad, que al mismo tiempo dan lección de aguante, dignidad, resistencia, solidaridad y lucha diaria, pero igual de amor, juego y alegría. Este muro es parte de nuestra colaboración con Los Amigos de los Perros de Malinalco”, escribieron.

 

MIRA LAS IMÁGENES DE »EL NEGRITO»