tortugas marinas
Actualidad Animal

Encuentran más de cien tortugas muertas en una playa de México

La mayoría de las tortugas se encuentra en peligro de extinción. Tenían golpes y huellas de anzuelos y redes en el cuerpo.

Las especies de animales que habitan en los océanos son algunas de las más afectadas con el impacto de las actividades del ser humano. Constantemente sufren las consecuencias de nuestro estilo de vida irresponsable y muchas de ellas se encuentran en peligro de extinción debido a esta situación. Es un llamado de atención por nuestro comportamiento que nos obliga a ser más consciente y vivir en armonía con el entorno.

Por estos días hemos sido testigos de una trágica noticia proveniente de México. Un total de 113 tortugas fueron halladas muertas en las playas de Puerto Arista, en el estado de Chiapas, de acuerdo a lo informado por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA). De los ejemplares que fueron encontrados, 111 pertenecen a la especie golfina, que actualmente está declarada en peligro de extinción.

Las tortugas fueron halladas en distintos puntos de las playas, en una extensión que abarca unos 30 kilómetros. Según los reportes oficiales, el diez por ciento de los animales presentaban evidencias de haber sido golpeados en la cabeza y el caparazón, además de tener huellas de anzuelos y redes. Los expertos también piensan que las muertes se pudieron haber debido a asfixia o a la presencia de algas nocivas.

“No se tiene reporte de las causas debido a que las necropsias y análisis de tejidos no se han realizado debido al avanzado estado de descomposición en el que se han encontrado los ejemplares”, señaló un comunicado emitido por la Secretaría de Medioambiente.

A raíz de este lamentable hecho, las autoridades mexicanas han anunciado que intensificarán los recorridos en los sectores costeros con el fin de combatir la captura de tortugas que desovan en las playas de Chiapas.

Por el momento hay que esperar los resultados de los análisis para conocer la razón detrás de estas muertes, sin embargo, todo parece indicar que el ser humano podría tener algo de responsabilidad en esta verdadera tragedia ecológica.