Actualidad Animal

España: 32 perros serán sacrificados en el ensayo de un nuevo fármaco

Solo 6 de los 38 perros de raza Beagle que fueron utilizados en una investigación de la Universidad de Barcelona para probar un fármaco antifibrótico serán dados en adopción.

Pese a las manifestaciones y las campañas para salvarlos, solo seis de los canes serán dados en adopción, ya que en la segunda fase del estudio será «imperativo» hacer necropsias a otros animales. Según el Parque Científico y la Universidad de Barcelona necesitan estudiar sus tejidos como parte de un proyecto del programa Retos Investigación, del ministerio de Ciencia e Innovación, cuyo objetivo es desarrollar un fármaco antifibrótico para tratar la fibrosis hepática y la mielofibrosis.

Según publica el diario ABC, la Universidad de Barcelona contrató a Vivotecnia, un laboratorio con múltiples denuncias de maltrato animal, para llevar a cabo las pruebas de un fármaco antifibrótico. La empresa, que ganó la licitación por 255 mil euros en noviembre, estuvo meses atrás en el ojo de la tormenta cuando una ONG divulgó imágenes del personal burlándose de los animales sometidos a experimentos con insultos y frases que los comparaban con el Holocausto. También, la organización Cruelty Free los acusó de realizar los estudios sin suministrar anestesia, causando dolores innecesarios.

El proyecto se desarrollará en Madrid

La Universidad de Barcelona ha dado a conocer que el proyecto se desarrollará en la sede de Vivotecnia en Madrid el próximo mes de marzo y que en una primera parte del estudio, que todavía está en fase preclínica, el fármaco se administrará a seis perros.

La universidad ha pedido a Vivotecnia que, una vez finalice el estudio, los dé en adopción y el parque científico de la Universidad de Barcelona se ha comprometido a colaborar con la empresa para buscarles un hogar.

Manifestaciones

Según información publicada por rtve.es, PACMA había denunciado la «falta de interés e inversión económica en la búsqueda de alternativas a la experimentación con animales», recordando que el porcentaje de fracaso de ese tipo de proyectos es del 90 % por «cuestiones de incompatibilidad» entre animales y humanos.

A raíz de la polémica, tras la que grupos animalistas han denunciado la experimentación con los perros, el Parque Científico y la UB han revisado «de forma exhaustiva» toda la documentación relacionada con el proyecto «para garantizar el cumplimiento estricto de la normativa en todo momento».

Según la normativa europea, antes de probar el tratamiento en humanos es obligatorio hacer el estudio de toxicidad en dos especies de mamíferos, y es imperativo que una de las dos no sea una especie roedora.

Por eso es necesario hacer el tratamiento con algún otro tipo de animal -en este caso, perros beagle-, para saber si posteriormente podría probarse en humanos.