perro jugando
Actualidad Animal

Estudio revela la importancia de zonas para mascotas en áreas comunes de edificios

El estudio “Preferencias post pandémicas en espacios comunes” dio a conoccer, por primera vez que las áreas para animales de compañía ganan terreno y se instalan entre las preferidas para ser incluidas en un edificio. Antes no eran siquiera mencionadas.

Una completa mirada a la valoración y preferencias post pandemia sobre los espacios comunes de los edificios, fue la que realizó Inmobiliaria Pilares a cerca de 400 cotizantes, por medio de su Estudio “Estudio “Preferencias post pandémicas en espacios comunes”, realizado por el área de investigación de la empresa en octubre de 2022.

Entre sus principales resultados, destaca la irrupción de espacios comunes que hasta hace un tiempo no aparecían en las preferencias de los cotizantes, como las zonas para mascotas y sectores de reciclaje o puntos limpios.

En este sentido, cuando se le pregunta a quienes buscan departamento para habitar, qué nuevos sectores mejorarían los espacios comunes actuales y la calidad de vida de las personas que viven en un edificio, el primer lugar lo ocupan los patios o terrazas abiertas entre pisos, con un 51%; mientras que los puntos limpios aparecen en segundo puesto con un 47% y las zonas para mascotas en tercer lugar con un 43%, valorado incluso por quienes no tienen mascota.

Mascotas: Un vecino más

María Francisca León, gerente de Research de Inmobiliaria Pilares, explicó que “resulta interesante analizar cómo se reconfiguran las formas de vida de las personas y sus preferencias. Hace solo un par de años, las zonas para mascotas y puntos de reciclaje no eran prioritarios en el habitar de las personas, sin embargo, hoy son aspectos clave en la vida diaria de mucha gente porque la sociedad está cambiando”.
Según cuenta la investigadora, en el caso de las mascotas, éstas son hoy un integrante más de la familia, y lo que estamos viendo no es más que la manifestación de una nueva configuración de las familias durante los últimos años. Se trata de una tendencia demográfica solo va a tender a profundizarse por lo que esta necesidad en los edificios debiera tender a seguir creciendo.

El punto clave es la convivencia. Para María Francisca la existencia de estos espacios mejora la convivencia en comunidad. “Hoy es una realidad que las nuevas familias, parejas sin hijos, optan por vivir con mascotas, y se sienten igual de dueñas del espacio común que si fueran niños y por la Ley Cholito, no se les puede prohibir el uso. Por tanto, mientras tengan un espacio diseñado, mejor es la convivencia”.

Consciencia verde

Según explica Francisca “la preocupación por el cambio climático ha hecho surgir una conciencia verde que se ha llevado al diario vivir, lo que hace que surjan nuevas exigencias y demandas de las personas a la hora de buscar departamento”. Incluso, cuentan desde la inmobiliaria, en un reciente estudio sobre valoración de atributos en edificios, se confirma esta tendencia ya que un 31% valora la incorporación de atributos sustentables en proyectos inmobiliarios y es particularmente prevalente en las generaciones más jóvenes menores de 39 años. Por lo general, la valoración aumenta al ser considerado un beneficio directo al usuario, considerando por ejemplo ahorro en el uso de energía o consumo hídrico. Mientras tanto, el 36% prefiere que existan espacios comunes tradicionales como piscina o gimnasio.
En cuanto a las zonas para reciclaje, tanto inversionistas como quienes buscan para vivir les gustaría tener puntos de reciclaje cerca de sus departamentos y no solo uno en el primer piso. Un 65% de los cotizantes señala que le gustaría tener varios puntos distribuidos en cada piso y solo un 30% se inclina por disponer de solo un sector en el primer piso del edificio.

Las áreas verdes se consolidan post pandemia

Se concluye también que las áreas verdes se han instalado como el espacio común más relevante para los cotizantes a la hora de decidirse por uno u otro edificio, con un 77% de las preferencias, superando a otros sectores más tradicionales como el quincho (42%) y la piscina (36%).

El liderazgo de las áreas verdes es tan marcado, que se mantiene cuando los cotizantes se categorizan para habitar (79%) o invertir (70%); al igual que entre cotizantes con hijos (áreas verdes lideran con 86%) y sin hijos (75%).

María Francisca León señaló al respecto que “la pandemia expuso la importancia de los espacios comunes de un edificio, como sectores que deben responder a ciudades más estresadas, menos seguras y a necesidades específicas que surgen de vivir en un departamento. Un ejemplo de eso es la ausencia de patio y todo lo que eso implica, es decir, la conexión con la naturaleza, disfrutar de mayor libertad y relajo o disponer de espacio para que los niños jueguen. En ese sentido, los resultados del estudio van en línea con esas necesidades, donde las áreas verdes cobran un alto valor para los cotizantes, liderando todas las preferencias y superando a espacios que tradicionalmente son muy valorados, como los quinchos o la piscina”. Del mismo modo, complementa que, “Se valora además porque no todas las personas tienen acceso a parques o plazas cerca de donde viven, y que a su vez, hace más segura la convivencia. Sumado a esto, son espacios multifunción para las familias a diferencia de los quinchos o la piscina”, finaliza León.

Foto de Blue Bird en Pexels.