carreras de perros
Actualidad Animal

Galgos: Están hechos para correr ¿Mito o realidad?

Especialistas nos cuentan sobre las características de los galgos, los riesgos a los que se ven expuestos al competir en las carreras y nos aclaran si es real que necesitan correr para satisfacer sus necesidades.

Por Isabel Pinto G.

“Los galgos tienen un físico que es bastante favorable para las carreras, pero también, duermen en promedio de 18 horas al día, son unos gatos. Son animales que independiente que tengan una muy buena musculatura, que les favorece, no significa que estén hechos para correr. Es una raza de compañía, son de hogares, corren 15 minutos y son felices, corren porque naturalmente les gusta correr, pero les gusta hacerlo en un parque, con sus tutores”, dice de entrada Romy Weinborn, académica de la Universidad Andrés Bello y vocera del Colegio Médico Veterinario de Chile (Colmevet).

La doctora agrega que, si bien “son potentes y rápidos, sus huesos son largos y de corticales delgadas. Eso hace que cuando sufren fracturas sean  severas, ellos al correr -más aún en las carreras- pueden tener un golpe de alto impacto y a alta velocidad, por lo que las fracturas suelen ser muy complejas y en muchos casos no presentan una, sino que varias. Además de las fracturas pueden padecer lesiones de tejidos blandos como esguinces y rupturas musculares que son más difíciles de diagnosticar porque no son tan evidentes como una fractura”.


Es sabido que a los galgos lesionados le aplican fármacos para que puedan seguir corriendo. La especialista menciona que cuando se utilizan se enmascara el dolor. “El perro tiene cierta conducta aprendida y sabe que en ese lugar va a correr detrás de algún señuelo, por ejemplo. Entonces va a salir corriendo igual y no va a sentir dolor”, lo que agrava su lesión.


Problemas cardiovasculares

Estos perros podrían tener patologías cardiovasculares que son importantes de identificar de manera previa. “Estos individuos no son llevados a una consulta de manera preventiva, no se les hace ningún estudio y tienen predisposición a patologías neoplásicas, el hemangiosarcoma, es importante de evaluar, ya que no se necesariamente se dan en perros viejos, pueden afectar al corazón, y si eso pasa un perro puede tener una muerte súbita durante una carrera”.

Al tener bajo número de plaquetas tienen tendencia hemorrágica y, por ende, en las carreras, aunque no se golpeen con otros individuos, igual van a tener traumas o microtraumas. “Un golpe a esa velocidad se puede manifestar de manera importante, dependiendo de cuán importante sea esa baja de plaquetas o trombocitopenia. Además, son leucopénicos, ese es el término técnico respecto a baja cantidad de glóbulos blancos, lo que los hace ser bien sensibles a infecciones de cualquier tipo, por ejemplo, una enfermedad en la piel”.

Estimulantes

Los galgos reciben estimulantes, depende del tipo y efecto es el riesgo que representa. “Tenemos algunas que enmascaran la signología o estimulantes como la cafeína o drogas como cocaína, eso hace que los perros, además de que se puedan volver adictos, tengan mayor agresividad entre ellos mientras corren. Eso conlleva a un riesgo de más accidentes durante las carreras y dependiendo del estimulante puede generar daño hepático”, explica.

Son perros que tienen poca grasa, por lo que son sensibles al frío. “Son felices al lado de una estufa, ya que son intolerantes al frío. Al estar en caniles mal tenidos, que no tengan cuidado con la ventilación o calefacción lo pasan mal, cuando los tienen para las carreras eso no les importa, mientras el perro funcione y sea rentable. Además, se sabe que esta misma condición es asociada a una tendencia a tener hipotiroidismo”.


Finalmente, la doctora enfatiza en que los galgos no están hechos para competencia, sino que, para correr libres, no para competición, ya que tienen el riesgo de lesiones serias.

“Lo estresa todo el ambiente”

Gonzalo Chávez, subdirector de la Comisión de Tenencia Responsable de Mascotas del Colegio Médico Veterinario de Chile (Colmevet) y etólogo, destaca que al igual que nosotros, todos los perros necesitan hacer ejercicio. “Los galgos lo disfrutan, pero cuando hablamos de hacer ejercicio, es una motivación individual, por lo tanto, uno explora, camina o corre cómo y cuándo lo desea. Los perros de esta raza son obligados a hacer ejercicio, se les obliga a correr bajo una motivación a la que han sido condicionados a través de la persecución de una presa ficticia, que va rodeada de una serie de factores que son muy estresantes para el perro”.

El docente de medicina veterinaria de la Universidad Santo Tomás destaca que “uno no puede decir a priori que el perro galgo que participa de las carreras lo pasa bien o lo pasa mal sólo por el hecho de correr, un perro puede disfrutar corriendo, pero lo que claramente lo estresa es todo el ambiente violento que rodea la carrera. Está el proceso de entrenamiento, la misma carrera y lo que ocurre posterior a ésta, son todas actividades que escapan a la motivación individual del perro. Es muy distinta la emoción que le puede producir a un perro después de correr en una plaza jugando, interactuando con otros perros voluntariamente, al hecho de tener que someterse a estas carreras donde han sido entrenados y condicionados artificialmente”.

El doctor explica que hay una evidencia indiscutible respecto al estrés que le produce. “Es un estrés negativo o distrés y eustrés, que es el estrés verdadero, porque los animales con los gritos, golpes, sonidos, el encierro, la misma competencia que hay entre los perros, las agresiones que se cometen o que hay entre ellos producen estrés. El más evidente es el conductual y lo puede percibir cualquier persona, son animales que están jadeando, ladrando, inquietos, sobre reactivos, irritables, son todas conductas que uno no debiese observar en un animal”.

Hiperapego

El etólogo menciona que son animales muy vulnerables emocionalmente, ya que a lo largo de su vida han tenido problemas para establecer relaciones de apego, cuando comienzan a sentirse parte de un grupo familiar pasan rápidamente a generar relaciones de hiperapego, de hiperdependencia, dependen de manera exagerada de su ser de apego, y eso constituye un problema de bienestar para ellos.