Álvaro Pérez Ramírez
Actualidad Animal

Hombre recorre el mundo en bicicleta promoviendo los derechos de los animales

Álvaro Pérez Ramírez es un médico veterinario activista, ha recorrido 22 países en su bicicleta promoviendo los derechos de los animales y la tenencia responsable. Hoy se encuentra en Chile y conversó con Mestizos.

Álvaro Pérez Ramírez nació en Estados Unidos, tiene 60 años, y en julio de 2008 se cuestionó por qué los animales en algunos países tienen derechos y en otros no, por ejemplo en Estados Unidos cuentan con una policía especial para ellos. «Por qué los seres humanos tienen derechos a nivel universal y ellos no, los animales no pueden levantar su voz. Hay animalistas y ONGs, pero por qué no podemos unificar sus derechos a nivel de América Latina. Estaba en Canadá y decidí coger una bicicleta y salir a recorrer el mundo por sus derechos».

Su viaje comenzó el 2008 en Canadá, luego pasó por Estados Unidos y México, entre otros. Ha recorrido 22 países, y hoy se encuentra en Chile, en la ciudad de San Fernando. Es médico veterinario activista y tiene dos récord Guinness, sólo le falta seguir recorriendo en su bicicleta hasta Punta Arenas para completar el continente americano. Asegura que se han logrado muchas cosas, «en Perú las comisarías deben tener comederos y bebederos públicos para los animales. En Colombia eso ya existe, en Venezuela se respeta a los animales, en Bolivia, Paraguay y Uruguay también. En Perú hay programas de televisión pensados en las mascotas, en Brasil también se hizo algo. Yo no ando de turista, voy me entrevisto con los alcaldes, les presento mi proyecto que es una ordenanza de tenencia responsable de mascotas».

Álvaro Pérez Ramírez

Menciona que «hay que quitar de este planeta a los que viven a costillas de los animales. Personas que se lanzan al congreso o a la gobernación diciendo ´soy animalista´, salen en las propagandas con sus animales, pero son animalistas de dos horas. Van a un albergue, llegan con 50 cámaras para que los filmen. Los animalistas no necesitamos cámaras para realizar nuestra labor, tenemos una ideología y los animales nos agradecen a su manera y la gente va viendo la labor que uno va haciendo».

Hoy, se encuentra en San Fernando, se ha reunido con el alcalde para asesorarlo en cómo realizar una clínica veterinaria gratuita y un albergue para la comuna. En ese proyecto está trabajando. «Esto es lo que hago en todos los países que voy, esta lucha ha sido de sudor y lágrimas, pero no me quejo, aunque a veces me duelen mucho las piernas, pero hay que seguir adelante. Mientras uno tenga el sueño y la esperanza, seguimos, si eso se pierde el hombre está muerto en vida», asegura.

Amor por los animales

El médico veterinario menciona que ha dedicado toda su vida a los animales, pero lleva 13 años en la lucha por sus derechos. «Me gusta dar charlas en colegios, hablarle a los niños sobre los animales. En l caso de los adultos, pienso que árbol que nace torcido no se endereza jamás (ríe). Mi abuela tenía una finca con gansos, pollos, gallinas, conejos, gatos, perros, de todo, pero alguien fuera a tocarle alguna gallina para matarla para comer ¡no! ellos morían de viejitos en la finca. Vi el amor que mi abuelita tenía por ellos. Me ha tocado dejar todo por ellos, no ando ni con esposa ni con gente que me mande plata, he dejado todas mis comodidades, los amigos, la novia, la familia. No soy casado, no tengo hijos, dejé todo eso, pero la satisfacción es que se concientiza mucha gente y se les ha cambiado chip».

¿Algún país que te haya sorprendido durante tu viaje?

Me sorprendió Colombia porque tiene leyes muy estrictas, la gente aprendió y cuando ven a alguien maltratando a un animal le hacen bullying. En Colombia una señora tomó un perro, le puso una cadena, lo ató a una camioneta y lo arrastró. La cogió la autoridad, le metieron cinco años de prisión por maltrato animal y le quemaron la camioneta. En Estados Unidos las penas son muy rígidas también. En Perú destituyeron a un policía que atropelló a un perro en una patrulla, siguió derecho y lo metieron preso por maltrato.

Maltrato animal

Álvaro explica que el maltrato no sólo se comete al golpear a un perro, «también es maltrato tenerlo en las terrazas como antenas parabólicas, al sol y al agua. El otro maltrato es encerrarlos y no sacarlos a pasear. Eso se está combatiendo, nuestros hermanos menores son una bendición, sirven para terapia, rehabilitación».

Experiencia en Chile

El médico veterinario lleva alrededor de nueve meses en nuestro país. Estuvo en Arica, Iquique, Santiago. «En Chile sucede un fenómeno, le ponen chip al perro y no hay con qué leerlo, es como tener carro y no tener gasolina. La Ley Cholito es un saludo a la bandera, la ordenanza que yo cargo es más estricta. La pandemia ha servido para dos cosas, para limpiar el planeta y para que la gente ame más a sus mascotas, se han adoptado más animales. En el caso de Alto Hospicio había mucho animal perdido, que lo deja la gente de Iquique, pero no he visto tantos como en otro países, acá están un poco más civilizados. He visto a la gente con su perrito, que tiene su collar, su bolsita para recogerle las heces. He visto perros que son de una cuadra, les tienen agua, comida, pregunto por ellos y me dicen ´ese es de nosotros´. Todos los cuidan, están bien, algunos gorditos, parecen marranitos, todo el mundo les da comida. La gente es más consciente, eso es algo cultural y Chile es un país más desarrollado.

Nueva ruta

Álvaro seguirá recorriendo el sur de Chile hasta Punta Arenas, luego tomará un avión a Europa para recorrer Polonia, España, Italia, Francia para luego reunirse con dos animalistas y su novia para ir a Sudáfrica para «llevar el mensaje de amor a los animales. En Namibia me quedaré como voluntario en uno de los cuatro parques de vida salvaje que tiene África y espero terminar mis días allá».