Flaco el galgo
Actualidad Animal

La historia de Flaco, el galgo “Conocí el sufrimiento que padece esta raza de perros”

Javiera Güiraldes, su humana, muestra que el Flaco representa la experiencia de muchos galgos que son explotados en las carreras para el entretenimiento humano, y luego, cuando ya son rentables abandonados. La diferencia es que su historia dio un vuelco. Hoy en instagram @flaco.elgalgo comparte sus aventuras y busca generar conciencia para terminar con las carreras y la explotación.

Por Isabel Pinto G. Fotos: Mike Iriarte (@onlyguaus.fotografia)

Javiera Güiraldes es la mamá humana del Flaco, nos cuenta que, con su pololo, Rodrigo López, querían adoptar un perrito abandonado. “Como en talla me dice que quiere que se parezca a él, es alto y flaco (ríe)”. Empezó a buscar información sobre los galgos y llegó a la Fundación Galgos Chile, fue así como se enteraron sobre las carreras de perros y que había todo un mundo detrás de ellos del cual no tenían idea. Postularon para adoptar un perrito de la fundación, en ese momento había una perrita que se llamaba Estrella, que estaba súper complicada de salud y necesitaban que la adoptara una familia con recursos y ellos eran estudiantes en ese momento. Decidieron esperar y un día salieron en busca de su perro. “Sabíamos que los tiraban a la calle en el sector de Rancagua. Empezamos a preguntar en Rengo, hasta que una señora nos dijo que su esposo andaba en una carrera de galgos en Requínoa y fuimos”.

El horror de las carreras

Javiera recuerda que recorrieron un camino largo y llegaron a una especie de potrero. “Nos cobraron entrada, era una carrera clandestina. Una cosa asquerosa, había jaulas por todos lados con perritos galgos en pésimas condiciones, eran los que no estaban corriendo y los tenían encerrados. Entramos muy traumados, tratando de esconder nuestros sentimientos para no llamar la atención. Empezamos a hablar con los galgueros, nos explicaban que funcionaba con apuestas, nos contaban de sus perros. En el ambiente había olor como a mentholatum, era ese gel que se ponen los deportistas para enfriar los músculos y tenían a todos los perros tapados en eso”.

Javiera y Pablo pensaban que en ese lugar podían adoptar un perro, pero no fue así. “Una niña me decía que amaba a su perro, pero a los dos minutos me dijo que si lo quería me lo dejaba en 150 mil pesos,. Obviamente ninguno nos dijo que tenía un perro en malas condiciones y que lo podía regalar, inocentemente pensamos que eso podía llegar a pasar. Nos fuimos destruidos, fue súper triste ver toda esa realidad, se notaba que los perros no estaban sanos, tenían caras anormales, deben haber estado drogados”.

Vieron una carrera, relata que ponían una bolsa de basura amarrado a un hilo, como señuelo, la tiraban y los perros corrían detrás. “No había nada que regulara, se cruzaba gente, vimos como un perro voló, se dio mal una vuelta y siguió de largo, por suerte no le pasó nada, pero perfectamente se podría haber dañado. Fue súper duro y salimos con la idea clara de que queríamos adoptar un galgo rescatado”.

La llegada de “El Flaco”

En los días previos a la Navidad de 2019, Fundación Galgos Chile publicó un caso externo, donde mencionaban que un perro había aparecido en un condominio en Lampa. Presentaba heridas de pelea, estaba bajo peso, era dócil y necesitaba que alguien lo adoptara porque no lo podían tener en el condominio. “Llamamos, preguntamos por él y no lo habían adoptado. Justo no estaba en Santiago, así que fue Rodrigo a buscarlo. Tenía heridas bien grandes, estaba muy flaquito, por eso le pusieron Flaco. Su peso normal son 35 kilos y pesaba 25 cuando lo adoptamos. Todo apuntaba que era utilizado para las carreras porque pese a su peso era muy musculoso y en ese sector de Lampa hay un canódromo cerca. El Flaco es un galgo inglés, que es el que más se ocupa para las carreras de perros porque dicen que es el más rápido”.

Cuando llegaron a la casa se dieron cuenta de lo que es adoptar a un perro que ha sido maltrato y explotado. “Su mirada era de resignación, miraba con cara de que nada le importaba, serio, no reaccionaba a nada, sólo a la comida porque tenía mucha hambre. Era súper tranquilo, le teníamos muchos juguetes porque lo único que queríamos era jugar con él y no entendía ningún juego, los miraba con cara de: ‘¿qué es eso?’. Tampoco jugaba con otros perros, cuando se le acercaban él se corría, no interactuaba. Después de seis meses empezó a jugar con sus peluches y empezamos a notar que estaba apareciendo su personalidad, su niño interior”.

Van a cumplir dos años juntos ¿cómo es su personalidad ahora?

Es seco para dormir, mientras hablo contigo está durmiendo a mi lado, es súper cariñoso, apegado, es un perro mamón (ríe), es muy tierno. Tiene sus momentos en que le gusta jugar, pero son cinco minutos al día, el resto duerme y pasea. De temperamento es muy dócil, se lleva bien con todos los perros, en general no tiene ningún problema.

El Flaco es grande y musculoso ¿qué les dice la gente?

En la calle nos paran y nos dicen qué grande tu perro, qué raza es, por qué es tan musculoso, si corre mucho. Hay otros que se asustan, la gente que anda con perros chicos nos ven y cruzan la calle o toman al perro en brazos, es súper chistoso. Nos preguntan si lo sacamos a correr, qué por qué es tan musculoso. Él siempre fue así, nunca perdió el músculo que alguna vez desarrolló. Les contamos que duerme todo el día, pero que genéticamente es así.

¿Les cuentan sobre las carreras?

Cuando se da la conversación en la calle, siempre intentamos contarles para hacer conciencia, porque, así como nosotros no teníamos idea, hay muchas personas que no saben. Mucha gente como lo ve de raza cree que es comprado y le contamos que es un perro rescatado, que los usan para la caza, para las carreras, y te dicen que ellos pensaban que era algo del pasado y que ya no se hacía.

¿Qué cosas hacen juntos? 

Vivimos en departamento, así que nos gusta sacarlo a pasear, llevarlo al parque, a un lugar seguro para que pueda correr libre. Tenemos que preocuparnos de que no haya más perros porque corre muy fuerte. Nos entretenemos mucho con él publicando sus historias en redes sociales.

El perro influencer

Javiera dice que nunca quisieron hacerlo famoso. Su cuenta Instagram partió porque junto a su pololo le sacaban muchas fotos y no querían aburrir a sus amigos de redes sociales con tantas fotos del Flaco. “En mi Instagram nunca subo nada y parecía spam con sus fotos (ríe). A Rodrigo se le ocurrió que le podíamos hacer una cuenta. Empezamos a conocer más gente, más casos, se nos abrió todo un mundo, conoces otra realidad porque no todos los perritos llegan en las mismas condiciones. El Flaco dentro de todo llegó bien, hay otros que encuentran con las patitas quebradas, agonizando Sus redes sociales empezaron a crecer, se volvió entretenido, pero nunca tuvimos ese objetivo. Lo más importante es que con los seguidores que tiene nos sirve mucho para hacer conciencia, transmitir un mensaje, hacer llegar a todos los que lo siguen la historia de los galgos para que ayuden a apoyar la causa para lograr terminar con las carreras”.

Conociste el mundo de los galgueros…

Muchos opinan y los galgueros se defienden diciendo que uno opina sin saber. Estuve ahí y puedo decir que es un mundo asqueroso porque entras y ves que tratan a los perros como cosas, los andan trayendo con correas muy cortas, los tironean, inyectan, vimos que eran violentos con sus perros. La misma niña que me dijo que amaba a su perro, pero a los dos minutos me lo estaba vendiendo. Hablamos con una familia que tenía un criadero de galgos, nos ofreció una cachorra, fuimos al lugar y tenía muchas jaulas con perros acostados en el barro. Los galgos en general no tienen olor a perro y esa perrita cuando la sacaron de la jaula corrió hacia nosotros desesperada y tenía un olor horrible, estaba en pésimas condiciones. Nos contaba que los amarraba en su moto y los sacaba a correr, es un mundo horrible.

¿Esperas que podamos terminar con las carreras?

Creo que con todos los movimientos que se están haciendo ahora, la gente está tomando conciencia, creo que el nuevo proyecto de ley para prohibir las carreras de perros va a salir aprobado. Las últimas votaciones estuvieron peleadas, faltaron sólo un par de votos.

“El flaco es mi hijo, lo quiero con todo mi corazón y todo lo que hago es por él. Tener un perrito te cambia la vida, pero él la cambió en todo sentido, conocí otro mundo, todo el sufrimiento que padece esta raza de perros y que no tenía idea, la explotación. Me uní a su lucha, tratamos de ayudar en todo lo posible, con todos los casos, ser activistas.

MIRA LAS IMÁGENES DE FLACO EL GALGO POR @ONLYGUAUS.GOTOGRAFIA