perros y gatos primavera
Actualidad Animal

La “maldita” primavera ¡Época de prevención!

En estos meses aumentan las temperaturas y con éstas las pulgas, garrapatas, insectos, espigas y también se intensifican las alergias. Especialista del Colegio Médico Veterinario (Colmevet) ¿tenemos que tener cuidados especiales? Sí, te contamos cuáles.

Por Isabel Pinto G.

Llegó la primavera y es necesario que tomemos las precauciones necesarias para evitar que perros y gatos se vean afectados por las patologías más comunes de esta estación. Paula Hidalgo, vocera Comisión tenencia responsable de mascotas del Colegio Médico Veterinario (Colmevet) nos alerta sobre qué hacer frente a posibles alergias, cómo prevenir la aparición de pulgas y garrapatas, la forma de reaccionar ante picaduras de insectos -algunas pueden terminar siendo mortales-, y otros cuidados que debemos tener en esta época del año.

Dra. Paula Hidalgo, vocera Comisión tenencia responsable de mascotas del Colegio Médico Veterinario (Colmevet).
  1. Pulgas y garrapatas:

“En cuanto al tema de salud de las mascotas y las personas lo principal es la prevención, en esta época aumenta el calor y a la par los parásitos externos, que son las pulgas y garrapatas. Mucha gente dice: ‘Mi mascota no tiene parásitos, y por eso no le pongo nada’, pero las pulgas saltan de un perro a otro, pueden picar y no es sólo eso, también pueden transmitir por la picadura bacterias, parásitos internos, por lo que es importante prevenir con la aplicación de desparasitarios, ya sea pipetas, pastillas o collares. Si usan collares, estos deben ser seguros y de buena calidad, ya que hay algunos que son tóxicos y si es que los perros se los llegan a comer se podrían enfermar”.

2. Aumento de la radiación solar:

El aumento de la radiación solar puede desencadenar algunos problemas en la piel, por ejemplo, principios de cáncer o dermatitis actínica. “Hay muchas mascotas que son de tez blanca o roja (naranjo) lo cual no ayuda a evitar la alta radiación solar a diferencia del color negro o café, y esta falta de pigmentos podría desencadenar en un cáncer de piel, si no hay prevención con la radiación solar”, explica. Este puede empezar con una inflamación en la piel y después con el tiempo aparecer un cáncer. Con la radiación solar también se pueden activar enfermedades autoinmunes como el lupus cutáneo, que en algunos casos se localiza solo en la nariz y empeora en primavera – verano por la radiación solar.

3. Uso de bloqueador solar:

Para cuidar la piel de nuestros animales es importante usar bloqueador solar. “Se debe aplicar en zonas desprovistas de pelo como la nariz, las puntas de las orejas y si son animales a los que les gusta tomar el sol de guatita, también se debe aplicar en la zona abdominal, pero lo mejor es evitar que tomen mucho sol”. La especialista recomienda que si los tutores tienen un balcón donde llega sol se debe tratar de cerrar con persianas desde las 11 a las 15 horas y después abrirlas. Así también, utilizar, de preferencia, bloqueadores solares de uso veterinario, porque el pH es neutro (pH 7), a diferencia del humano que es pH 5. “Los bloqueadores de mascotas traen menos compuestos tóxicos que los de uso humano, por ejemplo, el óxido zinc, que, si un perro llega a consumir altas cantidades, al lamerse, podría intoxicarse”, agrega.

4. Alergias:

Las alergias son complicadas para las mascotas al igual que para las personas porque los alérgenos más frecuentes son los ambientales, como los pólenes y en primavera empiezan a aumentar. “Es común que los perritos comiencen a llegar a las consultas veterinarias porque están rascándose mucho en esta época, tienen su piel roja, se lamen más sus patas, a veces empiezan a presentar otitis, que es una inflamación en los oídos, y se hacen heridas al rascarse. Además, algunos perros que son alérgicos a estos pólenes también son alérgicos a las pulgas, entonces los puede picar una y les detona la crisis alérgica”.

La especialista destaca que los perros que tienen dermatitis alérgicas deben ser evaluados por médicos veterinarios especialistas, “ojalá un dermatólogo, para que se generen pautas de tratamientos y así aplicar tratamientos preventivos para que el paciente no sufra tantas crisis en el año, porque las alergias son crónicas y no tienen cura”.

5. Baños:

La periodicidad del baño en perros que no tienen problemas en la piel es de una vez mes al mes. “Hay personas que los bañan cada 15 días, también está bien, pero en estos casos se deben utilizar productos especiales, que sean hidratantes”.

6. Picaduras de abejas:

Tras una picadura de abeja se produce un angioedema, que es una inflamación en la cara. “La mayoría de los perros son picados en la cara porque al andar persiguiendo a las abejas, las tratan de atrapar con el hocico, la abeja los pica y se les hincha toda la cara. La recomendación es ir inmediatamente al médico veterinario, ya que es necesario dar un tratamiento para bajar la reacción inflamatoria. Podría ser muy peligro para perros braquicéfalos, que son perros que tienen dificultad para respirar porque tienen un problema anatómico de nacimiento. Sus narinas son muy estrechas y el paladar blando lo tienen elongado, por lo que les dificulta respirar en su vida diaria y en ellos, una inflamación severa podría bajar aún más el ingreso del oxígeno y llegar a no poder respirar”, dice.

7. Picaduras de mosquitos:

En países más tropicales los mosquitos pueden transmitir diversos tipos de enfermedades como la Leishmaniasis. “En Chile no tenemos está enfermedad porque no está el mosquito transmisor del protozoo, pero con el cambio de clima no sabemos cuándo va a llegar, pero si se viaja con la mascota a lugares donde hay mosquitos recomiendo usar collares repelentes de mosquitos o spray en base a citronela que son seguros para los animales”.

8. Espigas:

Las espigas se pegan en el pelo de los animales. “Si las personas no se dan cuenta empiezan a perforar la piel, y pueden generar lesiones. Entra la espiga, se aloja dentro de la piel y el cuerpo forma un absceso, que es una reacción o un rechazo que tiene el cuerpo para poder eliminarla. Si la espiga afecta una pata, el perro empieza a cojear, le duele, se lame, y muchas veces se deben extraer con anestesia general o local. También se pueden alojar dentro de los oídos, y los perros van a sacudir la cabeza, y rascarse las orejas, si hay mucha molestia. Si es que los tutores no se dan cuenta se puede hacer crónico y romperse la membrana timpánica”, explica. Lo recomendable en este tiempo es revisarlos después de cada paseo, sobre todo a aquellos perros que tienen el pelo largo, también cortar el pelo de las patas para observarlas mejor.

9. Paseos:

Evitar sacar a los perros en horas de altas temperaturas para evitar posibles quemaduras en los cojinetes. “Se recomienda sacarlos temprano en la mañana y en la tarde – noche, si es que no es posible sacarlos en esos horarios, usar zapatos para prevenir que se quemen. También se deben prevenir posibles shocks térmicos debido a las altas temperaturas, sobre todo en perros braquicéfalos, a ellos por ningún motivo llevarlos a hacer trekking”.

10. Pelecha y corte de pelo:

Hay dos temporadas que ocurre la pelecha: invierno y primavera – verano. El ciclo del pelo empieza a cambiar porque en invierno el perro va a necesitar un pelaje que cubra más su cuerpo y en verano botan el pelo extra y quedan con un pelo más grueso que ayuda con el calor, ya que al moverse el pelo los refresca, por lo que hay que cepillarlos constantemente. “Hay personas que en este tiempo le cortan el pelo con máquina a sus mascotas, pensando que con el pelo corto enfrentarán de mejor manera las altas temperaturas. Sin embargo, al raparlos están lesionando la piel, generando microtraumas, y exponiendo su piel directamente al sol. Los perros tienen pocas zonas expuestas directas a la radiación UV, como la nariz, orejas y abdomen, al raparlos estamos exponiendo casi toda la piel del perro que es mucho más delgada que la nuestra, y estás generando que en algún momento pueda tener algún tipo de cáncer a la piel y lesiones por roce. Además, el pelo puede evitar la radiación debido a los pigmentos y al brillo que refracta los rayos UV, además les permite termoregular el cuerpo. Es importante que en perros de pelo largo como los poodle, les mantengan el pelo cepillado, para evitar las motas, un manto enredado no les va a servir, al contrario, le va a generar más calor, por eso es importante mantener el pelo en buen estado, sobre todo en perros de crecimiento continuo, a los que se les debe ir recortando el pelo”.

Además de estas recomendaciones, la médica veterinaria destaca que es importante que los animales siempre tengan disponible agua fresca y agrega que debido al aumento de las temperaturas algunos perros pueden comer menos, porque tiende a bajar el apetito.

Gatos

Los tutores de gatos deben seguir las mismas indicaciones, uso de protector solar, desparasitarlos, aunque sean gatos que vivan en departamentos. “Hay gente que adopta gatos, que no han sido desparasitados y pueden traer pulgas al hogar, estas pueden dejar huevos en las alfombras y con el aumento de las temperaturas estos huevos comienzan a eclosionar, completan su ciclo y pican a las mascotas. La gente puede que no se dé cuenta de las pulgas porque el gato al acicalarse se las come, por lo que es muy importante prevenir con antiparasitarios internos y externos”.

Foto: Dominika Roseclay en Pexels