equinacea
Actualidad Animal

Los remedios naturales pueden ser efectivos para tratar afecciones respiratorias

En este ámbito, la fitoterapia es una de las más empleadas por la población y presenta gran evidencia científica que avala el uso medicinal de preparados en base a plantas y sus productos.

La medicina o remedios naturales pueden generar escepticismo en una gran parte de la población, sin embargo, en muchos casos puede ser una alternativa efectiva en reemplazo de fármacos convencionales o bien complementarios a estos.

La académica de la Escuela de Química y Farmacia de la UNAB, Maite Rodríguez, señala que debido a que las afecciones respiratorias son muy comunes y en su mayoría causadas por virus, el uso de antibióticos no siempre es la terapia más acertada.

Según la experta, el uso de estos genera gastos de salud y, además, resistencia bacteriana, “muchas afecciones de tipo respiratorias, pueden ser tratadas con plantas y sus fitomedicamentos, ya que contienen principios activos con acción broncodilatadora, expectorante, antiviral y antibacteriana”.

Entendemos por fitomedicamentos los medicamentos de origen vegetal elaborados con extractos estandarizados. El fitomedicamento se elabora por un complejo proceso químico que busca concentrar los principios activos de la planta en un extracto. Estos deben tener un registro del Instituto de Salud Pública de Chile.

La equinácea

Una de las especies más empleadas en la medicina tradicional, según la química farmacéutica, es la equinácea, de la cual hay diversos estudios científicos que corroboran su uso.

“Se puede utilizar en preparaciones doméstica, en infusiones, por ejemplo, pero lo más recomendable es la utilización de fitomedicamentos que ya tienen su dosificación y sus formas de empleo estandarizadas” explica Rodríguez.

“Siempre hay que cuidar que estas especies vegetales presentan componentes activos que pueden ser irritantes para las mucosas y la piel expuesta” advierte la académica de la UNAB.

La equinácea es una planta aceptada por las entidades de salud en diversos países de Europa, Norteamérica y Asia por sus propiedades medicinales. Existen varios fitomedicamentos en el mercado que ya han sido aprobados para su uso en personas, “por lo cual es importante recomendar su empleo, más que los medicamentos herbarios tradicionales, es decir, las hierbas comercializadas artesanalmente”.

Existen varias equináceas, las que presentan diferente composición química. En general, los compuestos activos que contenga cada especie y su proporción en cada parte de la planta, actúan de manera sinérgica, por lo que es muy importante utilizar el extracto o preparado completo.

Propiedades y contraindicaciones

Las propiedades que presenta la equinácea son inmunoestimulante, antiinflamatoria, antioxidante y cicatrizante, indica Maite Rodríguez, por lo que puede ser utilizada como terapia coadyuvante y profilaxis de infecciones recurrentes del tracto respiratorio superior, tanto bacterianas como víricas.

“Entre sus principios activos, muchos de ellos son comunes a diversas plantas, como los flavonoides y polifenoles que son antioxidantes, antivirales y antisépticas. Otros componentes como terpenos son útiles por su efecto expectorante y antibiótico” señala. Otros principios activos como las alquilamidas presentes en la especie Echinacea purpurea se consideran inmunomoduladores.

Rodríguez indica que, si bien esta planta no es tóxica por vía oral en dosis habituales, como la mayoría de las especies, no se deben utilizar por períodos prolongados de más de ocho semanas. Asimismo, enfatiza que no se puede usar esta planta junto con fármacos inmunosupresores y citostáticos.

“La equinácea está contraindicada en enfermedades autoinmunes y afecciones sistémicas progresivas como tuberculosis o esclerosis múltiple. No se debe usar en pacientes con insuficiencia renal ni hepática. Tampoco se aconseja en mujeres embarazadas, ni en lactantes” advierte la académica de la Escuela de Química y Farmacia UNAB.