Cholito
Actualidad Animal,  Mestizos Magazine

Nancy Morgado y Cholito “Él no es mi hijo, pero yo sí soy su mamá”

Conquistó el corazón de nuestros seguidores. Este viejito vivió en una pequeña jaula durante un año, probablemente; su destino era terminar en ese lugar. Sin embargo, tuvo una nueva oportunidad. Fue rescatado, encontró una familia que lo ama y lo cuida. Esta es la historia que ganó la mención honrosa de nuestro concurso Portada Mestizos Magazine.

Por Isabel Pinto G.

Probablemente tiene ancestros pitbull, canoso, de unos 11 años, se le asoma sólo un colmillo. Llega en compañía de la persona que decidió darle una nueva oportunidad y de las rescatistas que lucharon por sacarlo de una vida en jaula. Tiene pocos dientes, pero un coqueto colmillo se asoma en su hocico y unas marcas en su cabeza nos dan señales de lo que puede haber sufrido en la calle. Es adorable y pese a que le cuesta moverse, no duda en saludarnos, nos mira con sus ojos brillantes, mueve la cola y acepta con entusiasmo los snacks que le ofrecemos.

Pamela Cerón, quien lo rescató, trabaja hace 10 años velando por el cuidado de los animales y colabora en la Fundación Mirada Animal. Conoció a Cholito cuando hacía un voluntariado en el Departamento de Higiene Ambiental de la Municipalidad de San Miguel, en diciembre de 2017: «Iba dos o tres veces a la semana. Ahí lo conocí, lo sacaba a pasear, lo alimentaba, limpiaba y me encariñé mucho con él. Antes vivía en una plaza de la comuna, al parecer se portaba mal y los vecinos reclamaron, por lo que fue trasladado a ese lugar’’, relata.

Permaneció en ese recinto alrededor de 15 meses. ‘’Vivía en una jaula de 50 centímetros de ancho, 50 centímetros de alto y 1,20 metros de largo. Ahí estaba las 24 horas del día, ahí comía y hacía sus necesidades. En el tiempo que fui voluntaria lo sacaba a pasear, pero claramente no estaba en las mejores condiciones’’, recuerda Pamela. La voluntaria dice que se encariñó con Cholito, porque ‘’era un perro viejo y nadie lo quería. Para la gente que trabaja allá, era un viejo que estaba ocupando una jaula y había que dormirlo. Era un estorbo, un viejo que nadie iba a adoptar’’. Después de un tiempo, Pamela dejó de colaborar en ese lugar, pero siempre preguntaba por él y pedía que le enviaran fotos y videos. Lo veía cada vez más deteriorado. En marzo de 2018, recibió unas imágenes que la preocuparon: ‘’Vi que estaba mal, sus ojitos de tristeza me rompieron el alma y decidí sacarlo de ahí como fuera. Sabía que iba a tener problemas con la gente de la fundación, pero no me importó. Lo publiqué en Facebook, fue un grito de auxilio para sacar a ese negro, viejo. En ese momento me contactó Nancy, la mamá actual de Cholito’’, agrega.

cholito
Cholito en su jaula

Una nueva vida

Nancy Morgado miraba Facebook y le apareció la historia de Cholito. ‘’Supe que vivía en una jaula y sólo con ver una imagen me dio pena. También vi un video y le mandé un mensaje a la Pame, preguntándole si me podía quedar con él. El video me conmovió, todos los perros que he tenido son recogidos, pero él me dio mucha pena al verlo en una jaula mirando hacia arriba. La Pame me contó que había otras personas interesadas, me hizo muchas preguntas y finalmente me quedé con Cholito’’, cuenta orgullosa, al tiempo que su querido viejito le pasa la lengua por la cara y también por la de Pamela, como si supiera que hablan de él.

‘’Íbamos llegando donde Nancy y por primera vez en mi vida veo que la casa de una adoptante está llena de globos y carteles para darle la bienvenida a su perro. Con Tati –la abogada que ayudó a Pamela a sacar a Cholito del Departamento de Higiene Ambiental- nos cayeron las lágrimas de emoción. Lo estaban esperando, eso me emocionó, cómo lo recibieron, cómo lo quieren. Pensé: llegó al lugar indicado –recuerda, emocionándose al decirlo–. Entregar un perrito en adopción no es dar una cosa; es entregar una vida y una vida sufrida’’.

Nancy pensó que nadie querría a Cholito por ser viejito y que iba a morir en esa jaula. ’’Lo adopté, porque si tenía que vivir seis meses, un mes o tres días, por último que saliera de esa jaula, que estuviera tranquilo. Hay que ponerse en el caso de que fueras un perro, que vive la mayor parte del tiempo en la calle, que después te llevan a un canil. Ojalá la gente pensara que además de hacerle un bien a ellos, ellos también te hacen un bien a ti. Solamwnte el hecho de sentir que te quieren, ya es … –se emociona– yo amo a mi Cholo. Me preocupo que nadie lo estrese, que esté en paz. En la casa tiene tranquilidad, somos todos adultos, mis hijos se preocupan mucho de él, de su comida’’.

El lugar favorito de Cholito es el portón, le gusta mirar lo que pasa en la calle. ‘’Me voy a trabajar a las seis de la mañana, hora en que él come su primera comida y se queda en el patio con la Kira, mi otra perrita. Cuando regreso a mediodía, él está en el portón, le gusta estar ahí, ama mirar la calle, todo el día acostado al sol. Duerme, come y toma agua, esa es su rutina. Una vez me preguntaron por qué lo había adoptado si ‘no te sirve para nada’… Respondí: porque nadie lo iba a adoptar y ojalá que hubiese más gente que de verdad se conmueva con estos perritos’’, agrega.
Nancy nos cuenta que un día leyó una historia que le hizo mucho sentido y que decía: «Él no es mi hijo, pero yo sí soy su mamá. Eso soy, y lo voy a cuidar el tiempo que le quede, lo único que quiero es que esté bien. A él le cuesta tanto pararse, pero cuando llego le digo: ¿cómo está mi Cholo Cocholo? Siente mi voz, se para y me golpea la pierna, me agacho y se me acerca. Me enternece, porque siempre me mira. Abro la puerta de la cocina y él está contemplándome, siempre pienso qué dirá… quizás: estoy agradecido de esta mujer que me cuida. Tengo claro que va a durar poco, pero no importa; quiero que sea feliz el tiempo que le queda’’, finaliza.

Pamela Cerón hace un llamado a adoptar perros de edad avanzada: ‘’Basta de maltrato animal, adoptar un viejo es lo mejor que hay, es el amor más puro e incondicional que puede existir. Que la gente se anime, porque son los más abandonados y los que más sufren. Aunque vivan poquito tiempo y uno puede sufrir, que ese tiempo sea el mejor, que puedan morir en su cama, en una casa, con el amor que necesitan, porque ellos son incondicionales. Por favor, adopten’’.

Mención honrosa

Cholito ganó la mención honrosa de concurso Portada Mestizos Magazine. La diferencia de votos con la historia ganadora de Pascal y León, fue de poco más de 100 votos, pero por primera vez en la historia de nuestro concurso, un participante distinto al ganador logra convocar y representar a muchos de nuestros lectores. Cholito ganó 3 meses de Purina Active Mind, para perros senior, y premios de Mestizos Bazar. Por un tema de contingencia, Pascale y León serán nuestra portada de la edición de enero.

MIRA LAS IMÁGENES