Perros

Volver
Alt de la imagen

3 enseñanzas básicas para criar bien a tu perro

mayo 13, 2018 by Carla Ingus en Perros

Al educar no sólo hay que fijarse en qué enseñar, sino también en cómo hacerlo. Hoy es común que para abordar acertadamente la crianza de un perro hay que recurrir a especialistas. Pero también es importante tener en cuenta lo siguiente:

En todos lados: ¡no! Para crear hábitos de higiene, debemos reconocer los tres momentos en que un perro necesita orinar o defecar. Después de comer, después de despertar y después de jugar. En esos tres momentos lo debo llevar al lugar donde quiero que orine o defeque, y quedarme a su lado. ¿Por qué me tengo que quedar con él? Porque así se relaja. Muchas personas lo dejan en la terraza y se van; así el perro se angustia, por lo tanto, no se relaja y no orina. Una vez que se relaja y orina, hay que premiarlo, y con eso darle un refuerzo positivo. Después de jugar los perros se detienen, empiezan a buscar algo, entonces es momento de llevarlo al lugar donde quieres que vaya, incluso jugando, debes quedarte con él para que se relaje, orine y reciba su premio. El tercer momento es al despertar. Debes llevarlo al lugar donde quieres que orine antes que orine, así el perro va sistematizando espacios para orinar.

Es mejor muchos ratitos cortos, que uno muy largo. No debiese establecerse una hora al día sino a lo mejor treinta minutos cada dos o tres horas, cuestión que hoy no se puede. Hay personas que entran a trabajar a las ocho y vuelven a las ocho, y la máxima cantidad de tiempo que pueden dedicarle a un perro es el del paseo. ¿Qué aprende la mascota en ese tiempo? Eso es lo que hay que pensar, y luego buscar asesoramiento. Es algo que debe hacerse. Es como criar a un hijo sin llevarlo al pediatra; con un cachorro o un perro se necesita la asesoría de un médico veterinario. El perro tiene que tener un horario para comer, una zona para dormir y para eso debo enseñarlo si no, ¿cómo?

Contacto con su manada. Recuerda que el perro es un individuo de grupo y, por lo tanto, requiere de actividad social con su dueño. No se trata sólo de sacarlo a pasear, sino de estar con él. Aquí surge nuevamente al tema del tiempo; si no puedo estar con un individuo que es de grupo y vive en grupo, es complejo.

 

 

Fuente: Libro Guía del Perro Mestizo Chileno, Planeta.