Mestizos Magazine

Volver
Alt de la imagen

Carmen Gloria Arroyo »El maltrato amerita presidio»

septiembre 18, 2019 by Isabel Pinto en Mestizos Magazine

La abogada, que golpea la mesa a diario en su programa “Carmen Gloria a tu servicio” (TVN) , tiene una relación con los animales en la que deja ver su pasión por la justicia y la igualdad. Sobre la discriminación y el maltrato –del que también son víctimas los perros de raza– y de su propia historia, nos cuenta en la siguiente entrevista.

Por Isabel Pinto G. Fotografías Gonzalo Muñoz Maquillaje Paula Bruzzone.

Carmen Gloria nos recibe en su casa, ubicada en una parcela de Colina, donde vive junto a sus hijos y pareja, Bernardo Borgeat, además de sus dos gatos y cuatro canes. “Desde que tengo memoria siento una cercanía con los animales, que es de corazón. Mi mamá sufría porque yo recogía cuanto animal encontraba. Ella tuvo la paciencia, me permitía y me aguantaba”, recuerda.

Una vez que fue independiente, continuó su vida relacionándose con animales. Al casarse, lo primero que tuvo para su casa fue un perro, que se llamaba Kabul. “Estuvo conmigo muchos años, hasta que me lo robaron. Fue horrible, lo busqué durante meses, lloré mucho. Cuando nació una de mis hijas, llegó Lucas, un Poodle Toy que vivió 18 años con nosotros. Murió de viejito el año pasado y fue un golpe súper fuerte para todos nosotros. Hasta hoy, lo echo de menos. De repente me parece escucharlo por ahí, porque pasaba adentro de la casa. Vivió todos nuestros cambios de casa, estuvo conmigo cuando me separé, cuando me fui a vivir sola…”, relata.

Te emocionas al recordarlo

Era parte de nuestra familia, nos íbamos de vacaciones con él, dormíamos con él, estaba súper viejito y fue súper dolorosa su partida. Al Lucas lo enterramos en la casa, fue súper bonito, le hicimos una especie de funeral, un ritual, le rezamos, le dejamos flores y vinieron unos amigos. Fue súper bonito ver cómo los perros, los días siguientes, se iban a echar al lugar donde estaba Lucas. Darte cuenta que ellos saben lo que pasó, es triste, pero hay que seguir, igual como cuando uno pierde un familiar. En ese tiempo, ya teníamos al Chocolate y a la Canela, también al Kimba y a la Cocó (gatos). Ellos me ayudaron a pasar la pena.

¿Qué significan en tu día a día?

Son mi familia y nos alegran los días, eso es lo rico. Los animales siempre te aportan alegría. Puedes venir derrotado, estar triste y un lengüetazo, un salto encima, hay algo que te hace sonreír finalmente. Nosotros funcionamos respecto a ellos, cuando nos vamos de vacaciones vemos quién se va a quedar cuidándolos, dándoles la comida. Para la Navidad, les compramos regalos, porque son parte importante de mi familia, me encantan, soy feliz con ellos. Siempre digo “éste es el último” y llega otro. No sé si van a ser estos cuatro o si van a llegar más.

Se tiende a pensar que los perros de raza son privilegiados, que todos quieren tener uno, pero también son víctimas de abandono y maltrato…

Sí, si es que no cumplen con todos los parámetros de perfección, para ser reproductores o ser vendidos, son discriminados y hay perritos que a pesar de ser raza, tienen historias terroríficas. Es como con las personas: hay gente linda a la que le pasan cosas feas igual, es lo mismo. Todos nuestros animales tienen una historia importante atrás.

Grey , el sobreviviente

Es el último que llegó, tenía tres meses y lleva en la casa como cinco. Su historia es terrorífica, nos partió el alma y nos hizo llorar mucho. Me acuerdo y me da pena (se emociona), es muy tierno además. Una vecina me comenta que andan buscando padrinos para cubrir los gastos médicos y buscarle familia a un perrito maltratado. Además, me pide si yo puedo hacer una publicación en redes sociales, pero cuando me contó su historia, le dije: “Yo me quedo con él”. Habían muerto todos sus hermanitos producto de un maltrato feroz: recibieron golpes de una persona que tenía problemas con las drogas. Grey fue el único que sobrevivió, pero quedó en muy malas condiciones. Lo cuidaron las veterinarias de una clínica en Quinchamalí, que hasta hoy me preguntan por él. Ellas lo vinieron a dejar, venía con juguetes y una camita que se comió a los dos días (ríe). Grey tiene un problema en un ojito debido a los golpes, le hicimos un tratamiento con plasma, se ha logrado recuperar. Al principio lo tenía muy hinchado y ahora lo tiene medio cerrado, pero encontré una veterinaria especialista en ojos que lo va a revisar y vamos a saber si ve por ese ojo y si es posible operarlo. Es muy heavy su historia, es difícil pensar en cómo alguien puede herir así a un animal.

¿Cómo era Grey cuándo llegó?

Era muy tímido. Está saliendo de la casa recién hace un mes, porque los primeros los pasó adentro, arriba de la cama. Dejábamos que los demás perros entraran, para que lo conocieran. Él estaba en mi dormitorio y los otros lo venían a ver y lo olían. Nos emocionaba ver a la Cleo y a la Canela, que actuaban como mamás, intuían que necesitaba cariño: lo olían, lo lamían, lo empujaban con la nariz para acostarlo. Nosotros, todos, lo híperregaloneamos, mis hijos, Bernardo, lo tomábamos mucho en brazos, lo metíamos en la cama, todos intentábamos borrarle los recuerdos que tenía. Creo que ha ido pasando, lo veo feliz, pero sigue muy asustadizo, al igual que la Canela, que es alaraca a morir, chocas con ella y llora.

“Tenemos muy malas políticas”

¿Están protegidos los animales en nuestro país?

No, las penas son ridículamente bajas. Falta una cosa cultural importante, no recuerdo haber visto otro país en el mundo donde haya tanto perro callejero como en Chile. Y no es que sean callejeros, son animales abandonados, olvidados. Tenemos muy malas políticas, hay que partir por cambiar la Ley que dice que los animales son consideramos cosas, porque el Código Civil los considera cosas muebles o cosas semovientes y no lo son, son seres vivos. Es lo primero que hay que modificar, para empezar a entender que son sujetos de derecho, que tienen sentimientos, emociones y que nadie, pero nadie, tiene derecho a maltratarlos.

Los animales aún no son reconocidos como seres sintientes…

Obvio que sienten, sienten mucho más que nosotros, son más perceptivos que los seres humanos en muchos aspectos. Los perritos muchas veces se dan cuenta cuando uno está con pena o angustiada. A los pocos días que me habían echado de Chilevisión, estaba sentada en la terraza pensando en la nada misma, revisando mi vida y llega la Cleo a poner su carita arriba mío. ¡Son tan exquisitos! Como que presienten cuando uno está pasándolo mal o necesita cariño. Mucho más, a veces, que la gente con la que convives o vives. Para mí son algo especial.

¿En qué los beneficiaría que sea considerados seres sintientes?

Los convierte en sujetos de derecho, dejan de ser cosas. Son seres vivos y al igual que los seres humanos, sujetos de derecho. Por lo tanto, debiesen crearse normas especiales e incluso, un código específico que contuviera normas relativas a la tenencia de animales y a los animales propiamente tales, más allá de si son tuyos o no. Simplemente porque son seres vivos. El cambio ordenaría el trato, la posibilidad de hacer más legislación para ellos, empezaríamos a asumir legal y formalmente un cambio cultural que debe ocurrir.

Se ha criticado la Ley de Tenencia Responsable, porque está dirigida sólo a los animales de compañía…

Hay que hacer un cambio, creo que la legislación no está acorde a lo que está pasando y las penas son demasiado livianas, es poco rígida la norma y eso permite que (los infractores) no reciban prácticamente ningún castigo, que les salga casi gratis el dañar a un animal. Creo que es de un salvajismo horroroso y además es un antecedente de cómo actúan con los seres humanos, si no les importan los animales. Hay estudios que demuestran que las personas que golpean, que maltratan animales pueden ser violentas con los seres humanos. Generalmente, en la violencia intrafamiliar se ve mucho.

¿Cuál es tu opinión del maltrato animal?

Es una cobardía pegarle a un animal que no es capaz de defenderse y que no te devuelve el maltrato ni te puede denunciar. Es terrible, porque además los perritos son tan nobles, que cuando la gente los maltrata ellos le siguen meneando la cola al maltratador, vuelven a confiar una y otra vez. Es tan cobarde, es tan vil pegarle a alguien que no se puede defender. Hay mucho que entender, que hacer y que evolucionar respecto al tema y las leyes tienen mucho que avanzar. Como abogada trato en el programa (“Carmen Gloria a tu servicio”, TVN) de recalcar que es un delito, pero las penas son tan bajas, que resultan casi ridículas. Hay gente que mata animalitos, como el dueño de la mamá de Grey, y a los dos días están libres, no les pasa nada. Es una falta de respeto con la vida.

El FBI elabora un listado con los maltratadores de animales…

Son personas peligrosas, nosotros al tratarlos como cosas nos estamos quedando atrás, es necesario que tomarse el problema en serio. Hay un tremendo trabajo que hacer, porque esto es como si no existiera nada. Hoy lo que tenemos son algunas sanciones parche que han tratado de calmar los ánimos a los que nos enerva que maltraten o golpeen a los animales, nada más. No hay una regulación que vaya para un sendero o que uno diga: a partir de aquí vamos a seguir creciendo, estos son los organismos que se van a hacer cargo. No existe esa organización, hoy queda a la buena de Dios.

¿Cómo castigarías el abandono?

Con una pena, una multa alta a beneficio de los hogares que rescatan animales y que los cuidan para poder dejarlos en condiciones en que puedan ser adoptados por otras personas. Pero también amerita una pena de presidio, aunque sea corta.

¿Y el maltrato animal?

Presidio, es más cruel que el abandono.

HISTORIAS

Chocolate

Siempre me han gustado los labradores de color chocolate. Un amigo trabaja rescatando y entrenando animales, sabía que me gustaban y un día me llama para decirme que había uno en un criadero, que tenía alguna falla, que no lo iban a comprar y tampoco iba a servir para reproducción. Tenía seis meses. Está conmigo hace ocho años y para mí es perfecto, llegó a unirse al Lucas; fue mi primer perro después de separarme.

Canela

Fui al restaurante de un amigo y como sabe que me gustan los animales, me cuenta que una familia que tenía unos perros Rottweiler compró a la Canela, que es una Rodesiana, y los perros casi se la comieron. Estaba mal, quedó súper herida y la devolvieron, porque no la podían tener. Le dije: “Yo me hago cargo”. Se recuperó, ya tiene cuatro años y ha sido muy bonito ver su evolución, porque cuando recién llegó era muy asustadiza, se caía algo en la casa y saltaba, te acercabas mucho y saltaba. Ella no tiene conciencia de lo grande que es (ríe).

Cleo

Le pusimos Cleopatra por sus ojos, pero le decimos Cleo. Un vecino tenía una perrita Pastor Alemán, tuvo cachorros y mis hijos quisieron una, es una mestiza exquisita. Cuando recién llegó, cometí un error y pensé que era muy chiquitita para esterilizarla y quedó preñada del Chocolate. Tuvieron siete perritos, los regalamos, les buscamos casa, sabemos dónde está la mayoría, los vemos, salieron muy bonitos. Son igual al Chocolate, pero negros.

Tienes cuatro perros. ¿Cómo son sus personalidades?

Son muy distintos. El Chocolate es más caballero, regalón y bien portado, a pesar que cuando fue cachorro se portó muy mal y se comió todo. Tengo unos libros que no los quiero botar y son recuerdo de que él los mordió, pero creció y se le pasó. Ahora es el maduro y se porta muy bien. La Canela es porfiada a morir, no le hace caso a nadie, es desordenada, se tira encima, es súper efusiva, te lengüetea. Cuando llegas, es capaz de entrar al auto, no tiene límites y no es consciente del tamaño que tiene, es torpe con su cuerpo. La Cleo es cariñosa, si te ve mal te pone su cabeza, te hace cariño. Y Grey, que es el más chico, es como una guagua, un niño, juega todo el día, si encuentra algo para comer se lo roba. Anoche nos estábamos riendo porque sentía ruido en la cocina, pero no veía a nadie y mi hijo se dio cuenta que Grey estaba adentro del saco de comida y ese era el ruido que sentía (ríe).

¿Quién es más regalón?

Grey, lejos. Es el más chiquitito y todos sabemos la historia de terror que vivió. Inevitablemente le damos más cariño, para que se le olvide.

¿Y el más inquieto y travieso?

La Canela abre las puertas y se instala donde ella quiere, en la cama, en los sillones, pelea harto con Bernardo cuando hace asados, se queda al lado para robarle algo. Bernardo les da comida todo el rato, le digo que no le dé; creo que por eso no aprende a no robar, porque cuando Bernardo no está en la parrilla y si no le ha tirado nada, se acerca y lo saca. Se puede llevar el asado completo y le da exactamente lo mismo.

Carmen Gloria además tiene dos gatos, Kimba y Cocó, a quien rescató un día que fue a dar una charla a Curacaví. Había sido abandonada junto a su mamá y sus hermanitos. La abogada cuenta que es “la reina de la casa: ‘Queen Cocó’. Se para en la puerta y ningún perro entra, nadie se le acerca. Ella es la que manda, la líder de todos los animales”.

Comentarios

Agustín Martorell Correa

septiembre 20, 2019

Te felicito de todo corazón, estoy absolutamente de acuerdo con tus planteamientos, siempre he pensado que la raza humana se divide en dos grandes grupos, aquellos que respetan y quieren a los animales y aquellos que los miran con desprecio y los agreden, como seres humanos debemos cuidarnos de este último grupo.

Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *