Mestizos Magazine

Volver
Alt de la imagen

Claudia Pizarro, Alcaldesa de La Pintana: “En la periferia hay más abandono”

enero 25, 2019 by Isabel Pinto en Mestizos Magazine

La edil, acompañada en todo momento de su perro Pillín, revela por qué decidió entregar a los monos y animales de granja que vivían en el municipio, las políticas relacionadas a la tenencia responsable y el sueño de contar con un hospital veterinario.

Por Isabel Pinto G. Fotografías Gonzalo Muñoz

La entrevista fue en terreno, en la propia Municipalidad de La Pintana, donde nos recibió la alcaldesa Claudia Pizarro. De inmediato llama la atención las jaulas y ruidos que emiten los animales. Cabras, ovejas, gansos, conejos, gallinas, palomas exóticas y monos, entre otros, residen en el municipio. ¿Por qué viven ahí?

‘’Hace muchos años se pensó traer el zoológico del Parque Metropolitano a La Pintana, pero la idea no siguió adelante, porque sólo habría una vía, por Santa Rosa, para llegar al recinto y falló la licitación. El alcalde de ese entonces (Jaime Pavez), en protesta o reclamo, trajo animales al municipio. Fue una pésima señal, porque no pasó nada, no se vino el zoológico ni se habló del tema. Cada cuatro años, se jugó en las elecciones, se decía que iban a volver a insistir en el que el zoológico llegara a la comuna, mientras se fue poblando de animales”.

Pavez se mantuvo por más de dos décadas en el cargo y durante su mandato se implementó una especie de mini-zoológico en las dependencias de la Municipalidad. “Son animales que están en cautiverio, encerrados, no tenemos las condiciones para cuidarlos como corresponde. Muchos han muerto, porque la gente les da cualquier cosa que pilla y los molesta; los monitos viven estresados’’, explica Claudia.

¿Usted no está de acuerdo con que los animales vivan en este lugar?

No. La idea, pensando en su bienestar, es que no haya animales en el municipio. Hicimos un convenio con el Centro de Primates de Peñaflor para que los monitos vivan ahí y los otros animales se vayan a la granja educativa de la Universidad de Chile, con la posibilidad de que los vecinos puedan visitarlos allí. No estoy de acuerdo con que estén acá, el municipio no se dedica a los animales, no es parte de su función. Tener un zoológico carece de sentido. Más aún, si estos animales eran usados para divertir a la gente’’.

¿El resto de los funcionarios aprobó su decisión?

Este tema lo tocamos en el consejo, fue un poco discutida la determinación, porque significaba también hacer el convenio inmediatamente. Los acuerdos tienen una subvención por parte del municipio, porque implican, por ejemplo, que en Peñaflor tienen que construir un lugar para que estén los monitos, contratar más personal para mantener a los animales y la alimentación. Tampoco es que nos estemos desligando o deshaciendo de ellos, vamos a estar monitoreando cómo están.

A la fecha del cierre de esta edición, el total de los monos había sido trasladado al Centro de Primates de Peñaflor. Se espera que entre enero y febrero, las otras especies sean reubicadas en la granja educativa de la Universidad de Chile.

Ningún perro abandonado es feliz

Otro aspecto que ha abordado la actual edil de La Pintana es la tenencia respondable en la comuna. La Municipalidad cuenta con centros veterinarios en convenio y con una consulta veterinaria en la Dirección de Gestión Ambiental. Los recursos provienen del municipio, la Subdere y el Gobierno regional, para la implantación de microchip y esterilización. ‘’Realizamos jornadas extensas, los días sábado, en distintas juntas de vecinos’’, señala.
El abandono es un gran problema. “Hay organizaciones animalistas que nos brindan colaboración y ayuda. Los casos muy complicados se los transferimos a ellos. Andan muchos perros abandonados y eso nos parte el corazón, porque ninguno que esté en la calle es feliz, no tiene comida ni abrigo, no recibe amor ni cariño’’.

La presencia de una población canina que permanece en la calle durante el día, cobijándose en las casas de sus dueños solo por las noches, también es un tema que quiere trabajar Claudia. “Vemos que muchas mascotas tienen un amo, pero están en sus hogares solamente en horario nocturno y andan sueltos en el día. Eso un gran peligro, los animalitos no lo pasan bien. Una mascota es parte de la familia y si tengo un hijo, me preocupo de su salud, educación y bienestar. De esa forma creo que es la tenencia responsable. Pero la gente no se hace cargo. Cada día avanzamos más, pero falta mucho, sobre todo en estas zonas, comunas más periféricas, donde se ve mucho más el abandono’’.

¿Hay educación sobre tenencia responsable en los colegios de La Pintana?

Estamos haciéndola, pero hemos empezado por las organizaciones, en los colegios todavía no. El “bichólogo”, Alfredo Ugarte, fue al Colegio Capitán Ávalos, porque los niños ahí tienen unos talleres de periodismo y lo llevamos para que lo entrevistaran. Él llevó reptiles, tortugas y culebras. Fue bastante educativo, porque les habló de las mascotas, pero fue la primera actividad en esa línea. A los niños les gustó y estaban súper atentos. Desde ahí hay que comenzar a enseñar, porque muchas veces se tiene una mascota para entretener a un niño, pero los animales no son para la diversión, sino un integrante más de la familia.

¿El municipio cuenta con un canil?

No, las organizaciones, los presidentes de juntas de vecinos y a personas que les nace, llevan a los animales a nuestra consulta municipal. Al esterilizarlos hay que contar con un lugar para su recuperación y observación. Nosotros no poseemos la capacidad presupuestaria para mantener un canil. Creo que cuando uno adquiere una mascota tiene que hacerse responsable, un canil no significa solucionar el tema de los perritos abandonados, no depende de un individuo o del amor de un veterinario, esa responsabilidad debe ser de cada una de las personas que tiene una mascota.

¿Qué servicios brindan en la consulta?

Esterilización, vacunas y chip. En los otros lugares se ven las enfermedades con tratamiento. Es como una urgencia lo que tenemos, pero nuestra intención es avanzar y tener un hospital veterinario. En La Pintana está la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de Chile y con ellos establecimos un convenio: nosotros les pasamos un lugar y ellos atienden.

¿Los animales son una prioridad para el municipio?

Sí, por supuesto. Nosotros motivamos a que si ven un perro abandonado, lo lleven al veterinario, que se hagan cargo de la recuperación, porque no los podemos tener en la Dirección de Gestión Ambiental, debido a que no contamos con presupuesto. Queremos trabajar en que los vecinos se hagan cargo de sus animales.

¿Alguna iniciativa que le interesaría implementar?

Me gustaría que la gente tuviera más conciencia de la tenencia responsable de las mascotas, también habilitar un hospital veterinario. Eso significa que empecemos a mirar y a proyectarnos en esa línea. Muchos podrán decir que no es necesario, porque tenemos el Hospital de la Universidad de Chile, pero creo que es distinto cuando un municipio se hace cargo de sus animales. No quiero un canil, porque muchas personas vendrían a dejar animales; en cambio, con un hospital podríamos controlar el número a través de las esterilizaciones y me gustaría que más gente nos cooperara, que ayude a los perritos porque a nosotros nos falta personal para eso.

Pillín

Desde pequeña, Claudia ha tenido animales. ‘’Guardo muchos recuerdos de mi primer perro, que se llamaba Pillín. Por eso le pusimos así al que nos acompaña ahora. Crecí con él, arrastraba la parte de atrás, porque a su madre la atropellaron cuando estaba preñada. Todos los perritos nacieron muertos y sólo vivió Pillín. Era chiquitito, café clarito, lo iban a botar y mi mamá se hizo cargo’’.

Su Pillín actual tiene 12 años y es un mestizo de cocker con quiltro. “Nunca me he preocupado de las razas y mis animales siempre han llegado en el momento oportuno, nunca he comprado uno. Cuando Pillín era cachorro, me rompía todos los zapatos, los tacos los tenía molidos, era su entretención. Es parte de la familia, va periódicamente al veterinario, no sólo cuando se enferma. También va a la peluquería, le cortan las uñas; siempre buscamos lo mejor para él. Vivimos en un departamento y cuando llega un extraño, ladra todo el rato, hasta que la persona se va. Mis vecinos lo quieren mucho, pero la administradora no… por sus ladridos he tenido que pagar varias multas’’, cuenta la alcaldesa.

‘’Es muy educado, hace sus necesidades afuera. Tenemos un sillón de cuero, que lo ha dejado todo roto; he cambiado los muebles del living dos veces en estos 12 años. Le gusta dormir arriba de un sillón y en la mañana sale temprano a pasear. Cuando quiere que lo saquemos, rasguña y rasquetea la puerta. No sé qué voy hacer cuando no esté, él ha encarnado los nombres de todos los perros que he querido, es parte de nuestra familia. Tengo dos hijos y cuando llegamos se pone muy feliz, nos echa mucho de menos cada vez que salimos de la casa’’, agrega.

La alcaldesa finalmente hace un llamado: ‘’Si no existe la capacidad de cuidar a un perrito o un gatito, no tengan uno, porque los animales sufren. Hay perros que han abandonado en el municipio, nosotros los esterilizamos, pero nos molesta que la gente se desprenda tan fácilmente de su responsabilidad. Si uno les da amor a las mascotas, son súper leales, es un amor limpio’’.

monos la pintana

Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *