Actualidad Animal

Volver
Alt de la imagen

El dolor de los animales de laboratorio

mayo 4, 2021 by Isabel Pinto en Actualidad Animal

El cortometraje Save Ralph de Humane Society International dejó en evidencia la cruda realidad que viven los animales de laboratorio que son sometidos a testeo. Especialistas en el tema dejan claro por qué no deberían ser sometidos a testeo y la necesidad de mayor regulación y leyes para proteger a los animales.

Por Isabel Pinto. Fotografías: Gentileza HCI (Human Society International).

Cristian Apiolaza, director legal de Vegetarianos Hoy, tuvo la oportunidad de trabajar en el Bioterio de Primates de la Universidad Católica durante el verano del año 2003, ubicado en el edificio de la esquina de calle Portugal con Marcoleta, en pleno Centro de Santiago. En este lugar se hacía experimentación en el área de ginecología, principalmente, testeo de anticonceptivos. De hecho, en este bioterio se testeo la pastilla del día después. Además, se hacían otro tipo de experimentos a cargo de estudiantes de postgrado. “El Bioterio estaba ubicado en un quinto piso y tenía capacidad para albergar a 120 primates. En el periodo en el que estuve había 84 primates de la especie capuchino, tanto hembras como machos, juveniles, adultos y ancianos. Todos estaban encerrados de forma individual, sin posibilidad de socializar, sin posibilidad de contacto físico con otros monos, en jaulas completamente metálicas -incluido el piso- por lo que muchos tenían heridas en sus patas. Estas jaulas individuales eran de alrededor de 70 x 70 centímetros, y tenían espacio para dejar comida y llave automatizada para el agua. Se encontraban en piezas con superficies lavables, sin ventanas y con temperatura controlada, por lo que nunca tenían acceso a aire fresco o a tomar sol”, recuerda el abogado.

Según cifras de Humane Society International, se estima que más de 115 millones de ratones, ratas, aves, peces, conejos, cobayos, animales de granja, perros, gatos y primates no humanos son utilizados cada año para experimentos de laboratorio en todo el mundo. Camila Cortínez, directora de la ONG Te Protejo, explica que “el testeo en animales para cosmética es sinónimo de alto nivel de encierro, sufrimiento y angustia para los animales. Las pruebas que se realizan implican quemar, inyectar o rasurar partes de su cuerpo, lo que genera daños como úlceras, pérdida de vista, audición y otros sentidos, y al final todos los animales son sacrificados. Continuar con estas prácticas poco éticas ya no es necesario, debido al avance tecnológico que hemos alcanzado y a la poca eficacia que tienen sus resultados”.

Nicole Valdebenito, Directora de Comunicaciones y Asuntos Corporativos Te Protejo, agrega que estas pruebas “son crueles porque no se provee ningún alivio de dolor a los conejos, conejillos de indias y ratones utilizados para los test. Los más reconocidos para probar la seguridad de un cosmético son el test de Draize, que es el que le realizan a Ralph en el video. Implica proporcionar o depositar un ingrediente, insumo o formulación final en el ojo o en la piel del conejo para ver cuánta irritación causa este test por un determinado tiempo. Puede durar aproximadamente 14 días y ahí en la observación se puede decir:´ok´ este ingrediente o formulación final es muy tóxico y causó mucho daño al ojo del conejo, a la piel, por lo tanto, los resultados dicen que se puede utilizar un máximo de tanto gramaje o medida de esta formulación”.

Así también menciona que se utiliza el test de dosis letal o DL50 que “es un test que utiliza un ´X´ número de animales, generalmente conejillos de indias o ratones donde van de los 20 a 50 animales, a los que se les proporciona un ingrediente, insumo o formulación final por una cantidad de período de tiempo y el test termina cuando el 50% de esta población fallece”, explica Valdebenito. Quien destaca que estas pruebas “son muy crueles, significan dolor, sufrimiento y la muerte de estos animales. Recordemos que 500 mil animales mueren todos los años por este tipo de testeos”.
Cristian Apiolaza dice que si bien no hay leyes específicas que regulen el bienestar de estos animales, sí existen protocolos y guías internacionales sobre experimentación en animales vivos y en esta guía, sobre todo en las que están más desarrolladas en experimentación biomédica existen escalas de severidad. “Cuando se plantea el experimento, también se establece cuánto dolor va a producir, hay escalas de severidad. Así también hay criterios de punto final, a partir del experimento se tiene que evaluar si los animales tienen que ser eutanasiados al terminar el experimento o si durante éste el animal empieza a sufrir de tal forma que la única solución es la eutanasia o el sacrificio”.

El director legal de Vegetarianos Hoy agrega que “hay experimentaciones que son sobre dolor, entonces claramente generan dolor y son las experimentaciones más brutales también. Hay experimentación que tiene que ver con el daño neurológico que son sumamente dolorosas. Por ejemplo, cuando se experimenta con vacunas, si los animales tienen efectos secundarios también se tiene que evaluar si son dolorosos o no. Si bien la experimentación biomédica cuenta con parámetros internacionales y guías, la pregunta es si todos los laboratorios del mundo cumplen esos parámetros”.

Alicia Plaza, médico veterinario, especialista en etología clínica y bienestar animal destaca que en países donde no hay reglamentación ni directrices y las condiciones de bienestar animal no se cumplen “hay obviamente abuso y no consideración con que el animal es un ser sintiente, los manipulan de manera inadecuada, los ponen en espacios reducidos, existe hacinamiento, el enriquecimiento animal no existe, pero eso ocurre cuando no hay nada que regule y obviamente hay un perjuicio en la calidad de vida y bienestar del animal. Se vulneran todas las libertades, necesidades y dominio del bienestar animal”. Agrega que en cuanto al sufrimiento “les afecta en todo lo que es el estado mental, el bienestar físico, en la capacidad de reaccionar frente a estímulos externos. Cuando las condiciones de bienestar no se cumplen vamos a tener problemas con los animales, desde lesiones podales, por ejemplo, si es que ocupamos jaula y no lugares correctos van a tener problemas en sus patas”.

Innecesario

Nicole Valdebenito explica que los testeos en animales en la industria cosmética son innecesarios, ya que existen alternativas. “El año 2013 en la Unión Europea se prohibieron las pruebas en animales para cosméticos, lo que significó que alrededor de 30 test hoy son aprobados por la OCDE y la comunidad científica que no solamente son mejores por temas éticos, ya que no usan animales, sino que alcanzan una eficiencia y eficacia que puede ir de un 80% a un 100%. Entonces también son mejores para el humano porque nos dan resultados mucho más altos”.

Alicia Plaza agrega que el testeo en la industria cosmética no es necesario, ya que “existen cultivos celulares, todo lo que es programación matemática, ingeniería, la verdad ya no es necesario usar animales. Lo que se busca es que la tecnología finalmente ayude y aporte a evitar el uso de animales en este tipo de testeos”.

Legislación y estado de la materia

Actualmente en Chile, no tenemos una ley específica sobre experimentación en animales. La única ley que hace mención sobre esta materia es la Ley N° 20.380 sobre Protección Animal. En su Título IV hay 5 artículos que hablan sobre experimentación en animales vivos, donde se establecen recomendaciones mínimas y se crea el Comité de Bioética Animal.

El abogado Cristian Apiolaza menciona que “de la lectura de esta norma, se puede concluir que hoy en Chile es posible hacer todo tipo de experimentación en animales mientras se cumplan estándares mínimos de bienestar animal, los cuales están establecidos en guías y protocolos internacionales de experimentación en animales vivos. El principal problema que tenemos hoy en nuestro país Chile es la falta de información respecto tanto de los animales que son utilizados en experimentos -especies y cantidades- como de los tipos de experimentos o investigaciones que se están realizando. Además, no existe fiscalización, mientras que hay muchas limitantes en el acceso a la información de entidades públicas, desconocemos lo que pasa al interior de entidades privadas. Por ello, no sabemos si estos animales están en una situación de bienestar animal o de maltrato animal, como en el reciente caso de España con Vivotecnia”.

Agrega que es urgente que se apruebe prontamente el proyecto de ley de las organizaciones Te Protejo y No Más Vivisección para la prohibición de la experimentación cosmética. Así también, trabajar en una ley específica sobre la materia con énfasis en el desarrollo de alternativas a los modelos animales, mejorar el acceso y transparentar la información que tienen las entidades que realizan investigación en animales y fortalecer el rol del Comité de Bioética Animal”.

Recuerda que puedes ayudar a todos los animales que sufren la misma realidad de Ralph firmando la petición en www.becrueltyfreechile.org y escogiendo únicamente productos certificados como libres de pruebas en animales.