Actualidad Animal

Volver
Alt de la imagen

Encuarentenadas: Connie Achurra, Chía y Trufa

agosto 11, 2020 by Isabel Pinto en Actualidad Animal

En cuarentena desde el 14 de marzo. “No he salido ni una vez. Nunca he pedido permiso y ni sé como se piden. Mis hijas tampoco han salido, así es que estamos 4 meses absolutamente ‘encuarentenadas’. Estoy bien, feliz, tranquila, cansada (risas)… Montaña rusa como todo el mundo, pero en general bastante bien.

Creo que el momento más complejo fue al principio, como el miedo e incertidumbre inicial. Las primeras semanas me costaba dormir, estaba con pesadillas y con mucha angustia. Después uno se empieza a acostumbrar, como a todo. Lo otro complejo fue el 28 de junio, cuando un conductor borracho, con la licencia suspendida y en horario de toque de queda y a exceso de velocidad, chocó contra el muro de mi casa. Todavía están terminando los arreglos y fue un momento súper duro, muy muy duro.

“Somos una familia de 5”

Lo positivo, sin lugar a duda, ha sido estar con mis hijas 24/7. Ha sido una delicia. Hemos podido comprobar lo bien que nos llevamos las 3, lo rico y agradable que es vivir juntas. Nunca lo había dudado (risas), pero estar 4 meses encerradas pone a prueba todas las relaciones, y esto me ha permitido confirmar la relación exquisita que tengo con mis dos adolescentes y, por supuesto, con mis perritas que están en llamas, porque por ellas ojalá estuviéramos encerradas para siempre (risas).

No he leído mucho sobre consejos de expertos. Más bien escucho lo que me dice nuestro veterinario, Javier, que es el que las ha tratado desde que llegaron. Me recalca las cosas que le hacen mal, como los chocolates. Yo les doy pellet, y estando más en la casa tienen más oportunidades de robar comida. Lo que él me ha explicado es que cuando tienen alimentación con pellets no tienen una flora bacteriana preparada para digerir muchos alimentos, así es que hay que tener ojo con eso. Sé que hay sicólogos para perros, pero yo aplico sentido común (risas). Creo que estando calentitas y siendo tratadas con amor y empatía, y en una familia que las quiere, están muy bien.

El amor que les tengo a mis perritas se proyecta en el amor que mis hijas les tienen. Somos una familia de 5, y una conclusión que hemos sacado las 3 -con mi July y mi Lulú- es lo potente que es tener a la Chía y la Trufa, lo importante que son para nosotras, el amor gigante que les tenemos. De hecho, decimos “¡qué heavy sería vivir una cuarentena sin ellas!, ¿cómo se hace”? (risas). Ellas llenan un espacio muy potente. Mi reflexión en el encierro ha sido que agradezco al Universo que hayan llegado a nuestras vidas, es más, tenemos muchas ganas de adoptar una nueva perrita, una quiltrita, para completar el trío. Vamos a esperar que pase esta situación compleja para que no haya riesgos, nos hace falta una cachorrita”.

Connie Achurra