Mestizos Magazine

Volver
Alt de la imagen

Enfermedades cardíacas en gatos

agosto 13, 2019 by Isabel Pinto en Mestizos Magazine

Conversamos con un médico veterinario cardiólogo, quien nos cuenta cuáles son los principales problemas al corazón que pueden presentar los gatos, a qué signos debemos estar atentos, cómo prevenirlos y qué hacer en caso de una urgencia.

Por Isabel Pinto G. Fotografías Gonzalo Muñoz

Los gatos pueden padecer enfermedades que afectan su corazón y que se clasifican en congénitas y adquiridas. Las primeras las tienen desde el nacimiento y las segundas se van produciendo a medida que los animales envejecen. Lo importante es la detección temprana para identificar el tipo de enfermedad que padece y definir el manejo que se le va a dar, para lograr buenas expectativas y calidad de vida.

«También tenemos los problemas mecánicos del corazón: pueden fallar las válvulas, las paredes se pueden engrosar o adelgazar, y además, están los problemas eléctricos del corazón, que producen las arritmias (trastornos del ritmo cardíaco), pudiendo presentar distintas sintomatologías o signologías en los pacientes’’, explica Nelson Pérez, médico veterinario cardiólogo, Director de Cardioimagen.

gatos

Nelson Pérez, médico veterinario cardiólogo, Director de Cardioimagen.

Soplo: señal de alerta

El soplo es el sonido audible que genera un flujo turbulento en el corazón e indica que hay un problema. “Cuando se escucha un soplo, este puede tener distintas intensidades, que van del 1 al 6, dependiendo de si es moderado o severo. Muchas veces, los colegas y la gente en general se quedan con la impresión de haber encontrado un soplito o un ruido, pero como es de pequeña intensidad, se asocia a una baja gravedad. La intensidad del soplo no está asociada con la severidad de la enfermedad. Es decir, puede tener sonidos muy bajitos, pero presentar un daño muy grande en el corazón, así como puede haber un soplo que suene muy fuerte y no una enfermedad tan grave, permitiéndole al animal vivir con ese soplo toda la vida”, dice el especialista.

El cardiólogo destaca que los médicos veterinarios deben revisar el corazón de sus pacientes y en caso de ser detectado un soplo, averiguar cuál es la causa. “El soplo no es la enfermedad, tiene un problema o malformación en el corazón que hay que corregir. Esas malformaciones no se cierran solas, ese es un mito”.

Los gatos tienen un corazón pequeño, por lo tanto, se deben auscultar con un fonendoscopio neonatal. “Si ven que el veterinario está auscultando a su gato con un fonendo grande, de esos típicos que uno conoce, es muy probable que se pierda información. Los soplos de pequeña intensidad, 1-2-3, pueden no ser detectados y se necesita un fonendoscopio neonatal, sobre todo si en la consulta hay mucho ruido”, indica.

Enfermedades adquiridas

Las principales enfermedades de los gatos son cardiomiopatías. Esto quiere decir que “el corazón se empieza a modificar: las paredes pueden adelgazar o engrosar, y la cavidad se hace pequeñita o se puede dilatar. Por lo tanto, es un corazón que se desgasta más, porque requiere trabajar más para poder mantener al gato con vida”, señala el médico veterinario.

Entre las enfermedades adquiridas del corazón, la más frecuente es la hipertrofia cardíaca, que se divide en dos tipos: “La primaria es heredable y asociada a un gen. Se ha relacionado a algunas razas, como el Maine Coon, Persa, Ragdolls, Sphynx, entre otras. Las secundarias se producen en los gatos por insuficiencia renal, enfermedad renal crónica, hipertiroidismo, obesidad, diabetes o hipertensión. Sin embargo, se da en todas las razas, incluso en los domésticos de pelo largo y corto”, menciona el doctor Nelson Pérez.

Signología de los felinos

Un perro enfermo del corazón tiene tos, arcadas, se desmaya, te dice “estoy enfermo”. En el caso de los felinos, la signología clínica es más sutil; por lo tanto, es muy importante que el médico veterinario le realice un buen examen físico cuando tenga un control. ‘’Los gatos enfermos del corazón no tosen por una enfermedad cardiológica. Cuando uno se da cuenta que el gato está respirando mal, es porque prácticamente se puede estar muriendo, porque es algo muy avanzado. Cuando alguien detecta un soplo o una arritmia en un examen físico, se tiene que chequear inmediatamente. Un soplo es pequeño o inocente, cuando el estudio cardiológico lo confirma”, enfatiza el Director de Cardioimagen.

Sin embargo hay signos que podemos identificar y que nos pueden llamar la atención. El médico veterinario dice que “un pelaje hirsuto, pelo medio seco, corto. Hay gatitos que comen, pero bajan de peso; otros son medio nerviosos, pueden estar tomando más agua de lo normal o haciendo más pipí de lo habitual, o no se acicalan, no se lavan… pierden algunas conductas que son propias de un gato saludable: un pelaje brillante, se limpian todo el día, duermen cómodamente. En cambio, estos gatitos empiezan a perder esas conductas. Ahí es importante llevar al animal al médico veterinario, porque muchas de estas signologías están asociadas a enfermedades crónicas, como el hipertiroidismo o insuficiencia renal crónica”.

Resulta fundamental la detección temprana de enfermedades crónicas, que pueden afectar al corazón a largo plazo; enfermedades renales, hipertiroidismo, obesidad, diabetes y la hipertensión, que también es una enfermedad oculta, que si no se mide con una máquina, no se puede descubrir. “La hipertensión también tiene como causa la enfermedad renal, el hipertiroidismo; entonces, caes en un círculo donde se tienen que controlar. La causa de todos estos cuadros clínicos puede ser el corazón o pueden ser otros trastornos, pero se tienen que tratar los dos. Si uno trata el hipertiroidismo, igual tiene que ayudar al corazón a que no se siga desgastando. Lo mismo el corazón, porque si se enferma, a la larga afecta a los riñones. Debe estar todo controlado. Para esto, los exámenes de rutina complementarios son la ecocardiografía, el electrocardiograma, la revisión clínica y la ecografía abdominal, que permite visualizar los riñones. Los otros son los exámenes sanguíneos y de orina”, enumera el cardiólogo.

Prevención

Una buena alimentación ayuda a prevenir problemas cardiológicos. Por ejemplo, el médico cuenta que le ha tocado ver últimamente “patologías cardiológicas que antes se veían muy poco. Por desconocimiento o por moda, hay personas que quieren que su gato sea vegetariano o vegano, siendo animales carnívoros. Ese tipo de dieta produce una disminución de taurina, que es esencial para el desarrollo del músculo cardíaco. Hemos visto un aumento en la presencia de gatos con cardiomiopatía dilatada”, alerta Nelson Pérez.

El consumo de agua también es fundamental para prevenir enfermedades renales. El especialista destaca que “el agua de Santiago es muy dura, hay que tener cuidado con los gatitos con enfermedad renal, porque los hace propensos a tener cálculos. Se les debe dar agua purificada, filtrada, baja en sodio y calcio”.
Mantener una buena salud bucal es otro factor importante. “Las enfermedades dentales generan un proceso inflamatorio crónico que daña los riñones e, indirectamente, puede afectar también al corazón, producto de una enfermedad renal o hipertensión. Hoy existen productos como QChefs, que ayudan a eliminar la placa y a controlar la salud bucal de los animales”, agrega.

El control veterinario es primordial. Además de una revisión que puede permitir detectar un soplo, “es importante que se eduquen en los controles iniciales –menciona el doctor–. Díganle a su veterinario: ¡enséñame a leer las etiquetas de los alimentos porque quiero ver qué está comiendo mi gato!”.

Cómo detectar una emergencia

Los gatos, cuando presentan un problema cardíaco, comienzan a respirar de forma más agitada. “Se quedan en una posición de esfinge (la posición típica de ‘tanque’), separan un poco el tórax del piso o la mesa, y empiezan a respirar más rápido. Generalmente, son sobre 50-60 respiraciones por minuto, considerando que lo normal es 25 respiraciones por minuto, en reposo. Ahí es necesario ir de urgencia donde un veterinario, porque se tienen que controlar”, dice el Director de Cardioimagen.

Pulsaciones

Detectar las pulsaciones en los gatos es un poco más difícil que en el caso de los perros. Se puede aprender a detectar la pulsación en el pulso femoral, que es el muslo. Puedes pedirle al veterinario de cabecera que te enseñe a tomarlo. La frecuencia cardíaca de los gatos normales es de 160-220 por minuto. Si esa frecuencia cardíaca, que tú la puedes tomar indirectamente midiendo el pulso, está sobre 220 en reposo, es un gato que hay que controlar, porque eso puede indicar que el corazón está trabajando más rápido por algún factor.

Gatos senior (geriatra)

El gato es más longevo que el perro, por lo tanto, se considera un paciente senior desde los 11-14 años y súper senior sobre los 15 años. Pero como los gatos pueden desarrollar –en cualquier etapa de su vida– enfermedades renales, hipertiroidismo o hipertensión, que afectan al corazón, es útil hacer un control preventivo a cualquier edad. ‘’Es importante el control específico cardiológico con exámenes como ecocardiografía, radiografía, electrocardiograma, lo que se especifique. En la consulta habitual, rutinaria, siempre se debe preguntar al veterinario si tiene soplo”, finaliza Nelson Pérez.

Cómo controlar la frecuencia respiratoria en un gato

“La frecuencia respiratoria se cuenta cada vez que sube el tórax. Lo normal es 25 respiraciones por minuto en reposo. Si está entre 30-35 respiraciones por minuto, el paciente se tiene que revisar. Si está sobre 50, es una urgencia y debe ser llevado al veterinario, porque eso indica que está respirando mal. No necesariamente a causa de una enfermedad cardiológica; también puede deberse a una neumonía o una enfermedad de la pleura. Pero algo te indica que esa respiración no es normal y es una situación de urgencia. Los gatos también empiezan con un aleteo nasal, abren los hoyares de la nariz al momento de respirar, indicando que tiene una dificultad respiratoria grave”, explica el especialista.

Dr. Nelson Pérez, Director Cardioimagen
Web: http://www.cardioimagen.cl
Instagram: @Cardioimagenvet

Electrocardiograma en felinos: Técnica no invasiva, no necesita sedación ni anestesia.

gatos

gatos

Uso de Holter para monitorear arritmias durante 24 horas en felinos

Estudio ecocardiogáfico

 

Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *