Actualidad Animal

Volver
Alt de la imagen

Estudio revela por qué nos gusta abrazar a los animales tiernos

enero 2, 2019 by Isabel Pinto en Actualidad Animal

Especialistas investigaron por qué no resistimos abrazar o acariciar a los animales tiernos.

Seguro cuando ves un animal tierno sientes ganas de tomarlo, acariciarlo o abrazarlo. Según la psicología, ese comportamiento se llama “agresión por ternura”. Así es te dan ganas de ”atacar” a un animal a besos y caricias.

Un grupo de investigadores de la Universidad de California realizaron un estudio para descubrir por qué se da la agresión por ternura.

Para esto, verificaron con qué área del cerebro está relacionado ese comportamiento, es decir, la zona de recompensa o la zona que procesa emociones.  Durante el estudio trabajaron con 54 personas entre los 18 y 40 años, quienes debieron ytilizra gorras con electrodos insertados en ellas.

Los participantes debían observar cuatro bloques de 32 fotografías, cada bloque con tipo de imágenes distintaa. Las categorías estaban compuestas de bebés con edición digital (ojos más grandes, por ejemplo), bebés sin edición, animales bebés y animales adultos.

Al ver cada bloque a las personas les pidieron hacer calificaciones del 1 a 10 basadas en ciertas preguntas. Por ejemplo, debían responder qué tan abrumados se sentían al ver las imágenes (“¡Es demasiado tierno!”). También les preguntaron qué tanto sentían que debían restringirse a no tocarlos ni abrazarlos.

Los resultados están publicados en Frontiers in Behavioral Neuroscience, donde revelaron que los animales bebés ganaron con gran mayoría en el experimento. Cerca de 74% de las personas experimentó el querer realizar una agresión por ternura. Además, se estudiaron los patrones cerebrales de los sujetos. A partir de ello se descubrió que ambas zonas (emociones y recompensa) estaban siendo estimuladas durante el experimento.

Los investigadores explicaron que este comportamiento hace parte de una adaptación evolutiva. La agresión por ternura sería una forma de actuar para no quedar embelesado por la lindura de un ser pequeño.

Básicamente: instinto de protección. Así lo aseguró la profesora Katherine Stavropoulos. Por ejemplo, si te encuentras incapacitado por lo lindo que es un bebé, tanto que simplemente no puedes cuidarlo, ese bebé va a morir de hambre. La agresión por ternura puede servir como un mecanismo de templado que nos permite funcionar y realmente cuidar de algo que primero percibimos como abrumadoramente lindo, según información publicada por Informe 21.

Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *