Vida Consciente

Volver
Alt de la imagen

Ilustradores de fauna nativa: una cruzada por la conservación

julio 4, 2018 by Isabel Pinto en Vida Consciente

Tres dibujantes nos muestran su comprometido trabajo y explican por qué este arte es una importante herramienta para la protección de nuestras especies más amenazadas.

Jessica Herrera quiso adornar su casa y para eso dibujó tres de sus aves preferidas: un chucao, un martín pescador y un carpintero negro. Ella quedó satisfecha con su trabajo así que decidió regalar algunas de sus ilustraciones a su entorno más cercano. La idea tuvo buena acogida, tanto así que la motivó a dedicarse de forma constante a ilustrar aves y fauna nativa que hoy vende a través de Facebook e Instagram bajo el nombre de La Carpintora.

“Mi trabajo es mi hobby. Me apasionan las aves y la fauna en general, así que cuando ilustro me entretengo y siempre descubro algo nuevo con cada especie. Dibujar aves que antes no he ilustrado es un reto para mí, ya que tengo que investigar al ave, observar fotografías, buscar la posición ideal para dibujarla y rescatar lo más llamativo o característico que tenga para obtener un resultado más detallado. Pero sin duda el proceso completo me encanta”, nos cuenta.

Jessica reconoce que el proceso ha sido complejo, y lo más difícil es poder conseguir los materiales adecuados para su técnica. Ha tenido que encargar algunos al extranjero o adaptarse a los que existen en Chile. Pero todo esfuerzo parece valer la pena, pues ha sido testigo de cómo su labor sirve para conocer sobre nuestras aves y maravillarnos con su apariencia. “Yo creo que la ilustración de vida silvestre es una buena forma de ayudar a difundir la belleza de nuestras aves y fauna nativa, primer paso para que la gente las conozca, las admire y las proteja”, reconoce.

Llegar primero al corazón

En esta cruzada, el humor también es una herramienta importante. Así lo entendió Tomás Infante, quien preocupado por la cantidad de especies desconocidas que existen y el número de ellas que se encuentran en peligro de extinción, decidió darle vida a Faunánimo, interesante proyecto que expone a distintos ejemplares de animales en situaciones cómicas, aprovechando la contingencia del país y las características propias de cada uno de ellos.

“Faunánimo es una plataforma que busca dar a conocer a los animales nativos y el medioambiente de una manera lúdica y educar de forma casi imperceptible. Es una invitación a conocer a los animales de nuestro entorno, a los cuales ponemos en diferentes situaciones graciosas propias de cada especie y/o de nuestra idiosincrasia, apuntando a la empatía. Queremos llegar al corazón antes que al cerebro”, afirma este dibujante.

Así, lo que comenzó con una simple idea de a poco ha ido creciendo y hoy, Tomás se encuentra trabajando en un proyecto de webserie protagonizada por los simpáticos animales que nacen bajo su lápiz. Para abordar el tema de la conservación desde distintas miradas y con el fin de abarcar una mayor cantidad de público, en el camino se han sumado Marcela Pizarro, psicóloga infanto-juvenil; Enrique Pérez, médico veterinario y Jaime Varela, historiador. En todo el proceso han podido valorar el humor como recurso para llamar la atención y generar conciencia ecológica.

“El humor gráfico es una herramienta de comunicación potente y un arma para tocar temas complejos y de contingencia de una manera más amigable. Por otro lado, buscamos que los personajes dibujados sean lo más parecidos a los animales reales, dentro del marco de las caricaturas, porque exageramos su apariencia y esto deforma sus proporciones naturalmente, pero también potencia sus principales rasgos de reconocimiento o diferenciación entre especies similares”.

Ilustrar para conservar

Camilo Maldonado es oriundo de Peumo, en la comuna de San Vicente de Tagua Tagua, Región de O’Higgins. Desde esta localidad rural ha sido testigo de cómo muchos de sus vecinos aún cazan aves sin importar la condición vulnerable de conservación en la que se encuentran. Lejos de permanecer indiferente, decidió hacer algo y contribuir desde el ámbito que más le apasiona: ilustrar aves nativas. Él define su trabajo como “ilustración hiperrealista” donde se busca incluir la mayor cantidad de detalles del ejemplar.

De la mano del trabajo constante han llegado los reconocimientos. Quizás el más importante fue el primer lugar del Premio Internacional de Ilustración Científica, organizado por la Asociación Catalana de Comunicación Científica, el cual obtuvo gracias a un bello trabajo de un picaflor cordillerano, una de las aves que más le llama la atención. Detrás de esta obra hay un fin educativo y de compromiso con el cuidado de la naturaleza.

“La labor que realizamos los ilustradores científicos y naturalista es muy importante, puesto que damos a conocer las diferentes especies que habitan en nuestra larga y angosta franja de tierra. Yo realizo talleres de ilustración a lo largo de Chile para niños, jóvenes y adultos, y es otra manera de enseñar nuestra diversidad que permite cuidar, proteger y conservar”, explica.

Desde un rincón privilegiado en medio del campo chileno, Camilo ha visto cómo muchas especies de aves han desaparecido o se aprecian en menor cantidad. Es una situación preocupante que reafirma la trascendencia de la ilustración de fauna nativa, como una manera de promover el cuidado y protección de las especies de animales que habitan en Chile. Afortunadamente, cada día hay más personas que se interesan por esta noble disciplina.

“Lo más difícil ha sido abrirse camino en esta línea artística-científica ya que es muy poco conocida, pero en el último tiempo hay una demanda por aprender a ilustrar y tener conocimientos sobre la diversidad de fauna que habita en nuestro territorio”, señala este diseñador que para el presente año se propuso hacer cien ilustraciones y ya lleva cincuenta, las cuales exhibe en su fanpage “Ilustra&fauna”.

Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *