Actualidad Animal

Volver
Alt de la imagen

Mamíferos no convencionales: Las mascotas del futuro

noviembre 16, 2020 by Isabel Pinto en Actualidad Animal

El proceso de domesticación implica un trascurso de selección de mascotas de acuerdo a una serie de características comunes, en respuesta a las necesidades y preferencias humanas.

Paz Garcés C., Médico Veterinaria Consejo Regional Llanquihue y representante regional de la Comisión de Tenencia Responsable del Colegio Médico Veterinario (Colmevet).

El proceso de domesticación implica un trascurso de selección de mascotas de acuerdo a una serie de características comunes, en respuesta a las necesidades y preferencias humanas. Conforme a ello, las mascotas con más antigüedad de domesticación son las llamadas convencionales, perros y gatos, de las cuales encontramos desde las razas de perros gigantes como el Tosa Inu, hasta las de gatos pequeños como el Singapur. Diversidad de colores, tamaños, comportamientos y requerimientos especiales para cada uno.

Por otro lado, emergen nuevas mascotas, las no convencionales. Tienen menos años de domesticación, pero han demostrado tener una excelente adaptación a los medios de cautividad que les ofrecemos. Podemos mencionar al hurón, conejo y hámster.

El hurón es un mamífero carnívoro que cuenta con un instinto cazador. Fue domesticado con el objetivo de cazar conejos. Éste es un punto muy importante a tener en consideración al momento de querer formar una familia multiespecie, ya que no los podremos reunir con mascotas herbívoras ni omnívoras. Es un animal que desprende gran energía y vitalidad. Su esperanza de vida es de 5 a 10 años. El conejo es un mamífero herbívoro, compañía muy dulce, fiel, les encantan los mimos y acercarse a las personas que los cuidan. Además, son fáciles de entrenar y muy limpios. Su esperanza de vida es de 6 a 10 años. Si hacemos una comparación de años de esperanza de vida, hurones y conejos pueden llegar a vivir los años de vida de un perro.

El hámster es un mamífero omnívoro insectívoro. Animal de estructura frágil por su pequeño tamaño, es por esto que no es recomendable que sean mascotas de niños, porque podrían hacerles daño si no los manipulan con cuidado. Una vez logrado el proceso de domesticación, son mascotas muy cariñosas, hiperactivas, de actividad nocturna; sin embargo, es común verlos de día comiendo pequeñas cantidades de comida e hidratándose. Su esperanza de vida es de 2 a 3 años. Comparados con las demás mascotas, viven muy poco, por lo tanto, debemos ser muy responsables con la calidad de vida en cautiverio que les entregamos. Un punto importante es que ellos ¡no deben hibernar en cautiverio! En estado silvestre, al estar expuestos a periodos estresantes, asociados a cambios extremos en el clima, temperaturas bajas, escases de comida o agua, desencadenan un estado de enlentecimiento de los parámetros fisiológicos normales. El frío disminuye su temperatura por debajo de los rangos mínimos normales, ocasionando un descenso de las frecuencias respiratorias y cardiacas, en consecuencia, el animal entra en un periodo de letargo (coma) inducido por las malas condiciones ambientales. Siendo mascota, si lo mantenemos sin comida ni agua y en un ambiente que no es apto para su total desarrollo, estamos infringiendo todas las libertades de los animales y, por ende, fallando rotundamente en el cuidado de esta mascota. En otras palabras, si dejas que tu hámster pase por este proceso, es considerado como maltrato animal.

Como ven, son muchas las mascotas que pueden formar parte de nuestra vida, todas con requerimientos ambientales y nutricionales muy distintos. No obstante, mantienen en común ser animales, seres sintientes, que merecen respeto, ser cuidados con amor y estar libres de incomodidad y dolor. Realizar una tenencia responsable de estas mascotas requiere lectura previa, y luego una consulta médico veterinaria con especialistas en el área.