Actualidad Animal

Volver
Alt de la imagen

Perrito pierde una oreja tras ser teñida de color rojo

febrero 13, 2019 by Isabel Pinto en Actualidad Animal

El perrito tuvo una reacción alérgica que le causó la pérdida de una de sus orejas.

Hace unos días les contamos una moda que surgió en Royal Paws, en High Point, una peluquería canina ubicada en Carolina del Norte, Estados Unidos, donde los dueños están subiendo imágenes de sus perros con los famosos ‘’testículos brillantes’’. A los canes les aplican escarcha o purpurina en sus testículos.

Esta vez, un perrito de raza pomerania perdió una oreja por culpa de un capricho de su ama. La mujer le tiñió sus orejas y cola de color rojo en una peluquería tailandesa.

El perro habría permanecido con el producto en su cuerpo, por alrededor de 40 minutos para que la tintura le hiciera efecto. Si bien la dueña cumplió su capricho, nunca pensó que su compañero iba a tener problemas.

Durante el día, sus orejas cambiaron de posición, no las podía levantar y se las mantenía caídas, luego su piel se puso roja y escamosa. Al parecer, sufrió una reacción alérgica, que terminó con la caída de una de sus orejas.

La mujer publicó en redes sociales una imagen con el texto “el peluquero puso demasiado tinte”. “Mi perro sufrió picazón, quemadura, la oreja se le puso negra, se agrietó y al final se cayó. No culpo a la peluquería. Me culpo a mí misma por querer que le tiñeran las orejas a mi perro” expresó.

Esto nos hace pensar en el trato que le damos a nuestros animales y tal como ocurrió en el caso de los llamados testículos brillantes, recordamos lo que nos dijo Vicente Celedón, médico veterinario y etólogo” tu perro no es un objeto para hacer bromas. Desde el punto de vista ético tienes que tener claro que los perros no son juguetes, no están para que uno haga lo que se le ocurra con ellos; ese es el principal aprendizaje de esto”.

El fundador de Dog Teacher destaca la importancia del trato que le damos a nuestros animales. ‘’Nuestros perros no son juguetes, una mala broma puede causar un daño y hacer que el resto de las personas siga interpretando a los perros como objetos con los cuales puedo hacer cualquier cosa. En la interpretación del perro como objeto no falta la persona que sienta que puede cortarle la cola, ponerle un piercing o hacerle un tatuaje. Los límites de qué puedo o no puedo hacer con un perro pasan por la integridad de cada persona, si todos tratamos a los perros como un objeto, permitimos que gente que no tenga integridad les haga cosas que le causen daño’’.

VER NOTA RELACIONADA

Perros y testículos con escarcha ¡Tú no lo hagas!

Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *