Actualidad Animal

Volver
Alt de la imagen

Precio de la carne aumentaría 146% si se consideraran costos ambientales

enero 11, 2021 by Isabel Pinto en Actualidad Animal

Estudio revela que el precio de la carne aumentaría en un 146%, mientras que los lácteos lo harían en un 91%, si se incluyera el costo de las emisiones de gases de efecto invernadero y el uso de los recursos.

El precio de los productos animales aumentaría significativamente si se considerara el costo ambiental de producirlos, según un nuevo estudio de la Universidad de Augsburgo en Alemania que se publicó recientemente en Nature Communications, revista científica orientada a las ciencias naturales, incluyendo las ciencias de la tierra y la biología.

Según información publicada por animallibre.org, en la investigación, la Universidad descubrió que incluir el costo del daño ambiental, como las emisiones de dióxido de carbono, óxido nitroso y metano, junto con el uso de la tierra, causado por la industria de la agricultura animal aumentaría el precio de la carne animal en un 146 por ciento y el precio de los productos lácteos en un 91 por ciento. “A nosotros mismos nos sorprendió la gran diferencia entre los grupos de alimentos investigados y la fijación equivocada de precios de los productos alimenticios de origen animal en particular”, dijo el autor del estudio Tobias Gaugler.

Alternativamente, los investigadores encontraron que incluir los costos ambientales de la producción de productos vegetales orgánicos aumentaría su precio en sólo un seis por ciento. “Si estos errores de precios erróneos del mercado dejaran de existir o al menos se redujeran, esto también tendría un impacto importante en la demanda de alimentos”, dijo Amelie Michalke, otra autora del estudio. “Un alimento que se vuelve significativamente más caro también será mucho menos demandado”.

Impuesto sobre la carne

En un estudio global integral de 2016, el Programa Oxford Martin sobre el futuro de los alimentos descubrió que un impuesto promedio mundial del 40 por ciento sobre la carne y el 20 por ciento sobre los lácteos es necesario para compensar la fuerte huella de carbono de la industria ganadera. Desde su lanzamiento, varios países, incluida Alemania, han considerado compensar el costo climático de la producción de carne mediante la implementación de un impuesto. En febrero de 2020, el grupo True Animal Protein Price (TAPP), con sede en Ámsterdam, presentó a la Unión Europea (UE) una propuesta que establece un “precio justo” para la carne en función de los costos de las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación del aire y del agua y las pérdidas de vida silvestre asociada a la cría de animales. En su propuesta, TAPP sugirió que el precio de la carne de vacuno se incremente en aproximadamente un 25 por ciento durante la próxima década. Ni Alemania ni la UE han implementado un impuesto medioambiental sobre los productos animales. En cambio, los gobiernos de todo el mundo siguen subvencionando la carne y los productos lácteos cada año para mantener los precios bajos, lo que es esencialmente lo contrario de lo que sugieren las nuevas investigaciones y las propuestas anteriores.