Mestizos Magazine

Volver
Alt de la imagen

SEDIVET: Tecnología al servicio de los animales

agosto 3, 2019 by Isabel Pinto en Mestizos Magazine

Un grupo de médicos veterinarios abrió Sedivet, el primer Centro de Resonancia Magnética exclusivo para animales en Chile, donde especialistas realizan diagnósticos con equipos de alta tecnología.

Los médicos veterinarios Pedro Hegouaburu y Javier Green, ambos con especialidad en Neurología, junto a Macarena Peña, especialista en Endocrinología, decidieron instalar el primer Centro de Resonancia Magnética para animales en nuestro país, un proyecto único y pionero. Se trata de Sedivet, donde atienden a pacientes derivados por un especialista y que luego vuelven a su clínica con un diagnóstico.

Pedro Hegouaburu, director comercial de Sedivet, explica que “hacía falta un Centro de diagnóstico como tal. Todas la clínicas tienen determinadas máquinas que permiten hacer algunos diagnósticos; pero frente a la necesidad de realizarlos en el área de neurología, decidimos poner un resonador magnético y que las clínicas deriven a este lugar. Muchos pacientes no podían llegar a ser diagnosticados ni tratados a tiempo y se sometían a eutanasia, porque no teníamos la herramienta. Esta máquina permite que la medicina veterinaria mejore en Chile’’.

Resonancia Magnética

La resonancia magnética veterinaria es muy similar a la utilizada en medicina humana. Representa una técnica no invasiva e indolora, que permite obtener imágenes del organismo sin emitir radiación ionizante. Se realiza con sedación sólo con el objetivo de que el paciente se quede quieto y para esto se usa anestesia inhalatoria, que es la más segura. Utiliza campos magnéticos y ondas de radiofrecuencia, para crear imágenes del cuerpo y así analizar diferentes tejidos.

Permite estudiar principalmente tejidos blandos, siendo el método de diagnóstico más eficiente en tejido cerebral y médula espinal. Además es de gran apoyo para estructuras articulares. A través de este estudio se pueden diagnosticar patologías como: neoplasias (tumores), hernias discales, accidentes cerebrovasculares, encefalitis, mielitis, ruptura de ligamentos cruzados y otras.

“Esta herramienta permite conocer diagnósticos que otras máquinas no son capaces; se puede hacer un diagnóstico mucho más preciso y el tratamiento es mejor. Al cirujano le permite un abordaje más acabado, ya que puede saber exactamente dónde entrar y cuál será el pronóstico de la cirugía. Dependiendo de dónde esté un tumor, puede afectar el sistema nervioso central, dan convulsiones y afecta la movilidad del paciente. La resonancia magnética, en el caso de las hernias, permite hacer un mapeo y así sabes exactamente dónde está”, dice el especialista.

Síntomas de alerta

Pedro Hegouaburu explica que “si tu perro presenta convulsiones, el mejor método para estudiar su origen es la resonancia magnética. Si está con dificultad para caminar, lo hace inestable o una patita no funciona como las otras, lo más probable es que tengas que estudiar la columna y lo mejor para eso es la resonancia magnética. Lo mismo ante la sospecha de hernias de disco. Hay un montón de patologías que se pueden diagnosticar. Es importante que el dueño sepa que existe esta alternativa y que la exija”.

El diagnóstico temprano hace la diferencia

El tema de la detección temprana es muy importante. “Nosotros apuntamos a que los colegas y los propietarios de perros sepan que este centro existe, y que hoy tenemos en medicina veterinaria toda la tecnología para trabajar de la mejor manera, como en los grandes hospitales de humanos. Es fundamental que el veterinario clínico reciba la presión de los propietarios, que le digan que existe esta alternativa, además de la radiografía, porque nos damos cuenta que los perros llegan tarde aquí. Cuando ves cierta signología, se debe exigir medicina de primer nivel y este centro está para eso, para que a los pacientes les podamos hacer un diagnóstico rápido y su médico veterinario los trate y mejoren”.

“El diagnóstico y tratamiento rápido hace la diferencia, con y sin cirugía –agrega–. Hay pacientes que tienen una hernia de disco, que en los perros se comporta diferente a la de los humanos. Por ejemplo, el Dachshund y el Bulldog francés hacen hernias muy violentas: muchas veces, el paciente de golpe deja de caminar y tienes que hacer el diagnóstico y operar en un lapso de 48 horas para que vuelva a caminar. Por eso es crucial que el médico cuente con lo que necesita de forma oportuna”, agrega.

Otros métodos de diagnóstico

Antiguamente, cuando no se contaba con la resonancia magnética, se utilizaba la mielografía, que es parecida a una radiografía. “Puede ser buena para estudiar la columna o ver las hernias de disco, pero al paciente hay que inyectarle un medio de contraste que es súper invasivo. En medicina humana no se usa hace veinte años, porque además te aporta muy poca información”, advierte Pedro Hegouaburu.

En cuanto a las secuelas, el profesional agrega que ‘’generalmente, el paciente empeora después. Si viene con dificultad para caminar, le haces el estudio mielográfico y sale prácticamente sin caminar. A los pocos días empieza a recuperar la capacidad, porque se incrementa la presión en una zona que no debería aumentar. Mientras no existía la resonancia magnética, eso era válido; pero la idea es que hoy los médicos veterinarios dejen de hacerlo, porque existe la resonancia, una técnica muchísimo mejor, que facilita el diagnóstico y es más segura para el paciente”.

La tomografía es otro método: la evolución de la radiografía. “Sin embargo, no sirve para todas la patologías. Primero hacen la mielografía, no ven nada; luego la tomografía, no ven nada, y después lo derivan. Eso es lo que no tiene que ocurrir. El dueño tiene que saber que la resonancia existe y que es la primera opción. Si no tienes resonancia, puedes optar. Pero si la hay, debe ser la primera alternativa para diagnosticar”, señala el especialista.

Nuevas áreas de diagnóstico

Si bien Sedivet se inició con la resonancia, han implementado otras técnicas de diagnóstico. “Montamos el primer centro de endoscopía, con cuatro especialistas trabajando en las áreas respiratoria, digestiva, sistema urinario y videotoscopía para las otitis de los perros. También contamos con un centro de electrodiagnóstico, que ve toda la actividad eléctrica del cerebro. Detectamos sordera e hipoacusia y vemos los nervios periféricos. En medicina humana estas técnicas se utilizan hace mucho, pero en medicina veterinaria son nuevos”, enfatiza Pedro Hegouaburu.

Endoscopía

La endoscopía es un método de diagnóstico que se define como no invasivo, ya que se ingresa por el lumen de orificios naturales, permitiendo observar de manera directa diferentes sistemas. “La endoscopia llegó para ser menos invasiva. Antes, a un paciente que se comía una media, le hacían una cirugía y le abrían el estómago. Hoy, con un endoscopio visualizan todo, alcanzan lo que deben extirpar y lo sacan. El paciente se despierta en 15 minutos y se va a la casa, versus un posquirúrgico de cirugía. Lo mismo pasa en el sistema urinario o respiratorio, donde el diagnóstico y la cirugía resultan mínimamente invasivos. La endoscopía nació para mejorar el diagnóstico y los posquirúrgicos; ese es el plus que entrega”, explica el médico veterinario.

Electrodiagnóstico

La medición de la velocidad y el grado de actividad eléctrica en los músculos y los nervios pueden ayudar al diagnóstico. Esta área realiza electroencéfalogramas (EEG), una de las técnicas más importantes en la evaluación funcional del sistema nervioso central y que resulta fundamental para diagnósticos de epilepsia canina y felina, tanto para establecer la actividad eléctrica cerebral de base como para encontrar focos de actividad convulsiva. También efectúan electromiografías y pruebas de conducción nerviosa, que consisten en el registro de la actividad eléctrica de músculos y nervios periféricos. Esta herramienta es clave para establecer el diagnóstico y el nivel de compromiso en patologías neuromusculares. Asimismo, llevan a cabo exámenes potenciales evocados auditivos, que constituyen una de las pocas pruebas disponibles en medicina veterinaria para la evaluación objetiva de la función auditiva. Invaluable para la detección de sordera e hipoacusia uni o bilateral.

“Hoy en Chile está a la mano de todos los dueños y de los colegas un centro como el nuestro, dedicado al diagnóstico de patologías complejas. Todos tienen la posibilidad de hacer diagnóstico de las patologías de sus perros y realizar tratamientos rápidos y adecuados. La detección temprana hace la diferencia y así también los tratamientos tempranos, al igual que en medicina humana”, finaliza Pedro Hegouaburu.

Web: www.sedivet.cl

Instagram: @centrosedivet

Facebook: Centro Sedivet

Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *