perro
Actualidad Animal

Perros entienden cuando los humanos los engañan

Estudio de la Universidad de Viena revela que los perros tienden a ignorar las sugerencias de las personas que les mienten.

Según los investigadores, los perros dan a entender que, a diferencia de los bebés humanos y algunos primates no humanos, están en capacidad de reconocer cuándo una persona los está engañando.

Ludwig Huber dijo a la revista New Scientist que “pensamos que los perros se comportarían como niños menores de cinco años y como simios, pero ahora especulamos que quizá puedan entender cuando alguien está engañando (…) Tal vez piensen: ‘Esta persona tiene el mismo conocimiento que yo y, sin embargo, me está dando la (información) incorrecta’. Es posible que puedan ver eso como intencionalmente engañoso, lo cual es una mentira».

Huber y sus colegas entrenaron a 260 perros de varias razas puras para encontrar comida escondida en uno de dos platos cubiertos. Los canes aprendieron a seguir la sugerencia de una persona que no conocían, el “comunicador”, que tocaba el plato lleno de comida, miraba al perro y le decía: «¡Mira, esto es muy bueno!». Las mascotas parecían confiar en esta nueva persona cuando seguían la señal de manera confiable, explica Huber.

Una vez que se estableció esa confianza, el equipo hizo que los perros presenciaran a una persona distinta mover la comida del primer al segundo plato. Los comunicadores (es decir, aquellos con quienes ya tenían confianza) también presenciaron el cambio o estuvieron brevemente ausentes y aparentemente no se dieron cuenta de que la comida había sido cambiada.

(Además: Un estudio indicó cuál es la raza de perros más inteligente).

En cualquier caso, los comunicadores continuaron recomendándoles luego a los perros el primer plato, aunque ya estaba vacío.

De acuerdo con el reporte de New Scientist, en versiones anteriores de este experimento con niños menores de cinco años, macacos japoneses o chimpancés, los participantes reaccionaron de manera particular. Si un comunicador hubiera estado ausente durante el cambio de comida, parecería que no podrían saber dónde estaba realmente. Los niños, chimpancés o macacos normalmente ignorarían a un comunicador que les dio consejos honestos, pero engañosos, sobre dónde estaba la comida.

Sin embargo, si el comunicador había estado en la habitación y presenció el cambio, pero aun así recomendó el primer recipiente (ahora vacío), los niños pequeños y los primates no humanos en realidad eran mucho más propensos a seguir la sugerencia deliberadamente engañosa del comunicador de acercarse al recipiente vacío.

Esto puede deberse a que los niños y los primates no humanos confiaban en el comunicador más que en la evidencia de sus propios ojos, explica Huber. Sin embargo, los perros del nuevo experimento no confiaban tanto en los comunicadores mentirosos, para sorpresa de los investigadores.

Foto de Dominika Roseclay en Pexels