Quindío Colombia - Encanto
Actualidad Animal

Quindío, Colombia: Viaja el mundo de «Encanto»

«Encanto», la última película de Disney, muestra la magia de este país. El Valle de Cocora, en Quindío, es el telón de fondo. Una zona con hermosos cafetales, plantaciones de cacao, pájaros de alegres colores. Diversidad de ingredientes, paisajes y sabores que permiten vivir una experiencia cultural única.

Por Carolina Palma Fuentealba. – Fotos: Hacienda Bambusa.

«Colombia te quiero tanto, que siempre me enamora tu encanto» dice parte de la canción de la película «Encanto», interpretada por Carlos Vives. En la producción de Disney aparecen referencias que nos transportan a una colorida Colombia que nos invita más que nunca a descubrirla.

La casa de la familia «Madrigal» está envuelta por el Valle del Cocora, situado en la cordillera central de los Andes colombianos. Éste es el hábitat de la palma de cera, el árbol nacional de Colombia. ¿Dónde queda este mágico lugar? En el departamento de Quindío, que forma parte del eje cafetero. Desde diciembre, Copa Airlines tiene vuelos a Armenia, su capital.

Desde el aeropuerto, a unos 30 kilómetros, surge el pueblo de Salento, la puerta de entrada del valle. Hay miradores naturales, casas de barro con balcones de colores y portones con flores, que reflejan el carácter de su gente. La gastronomía también sorprende. El restaurante @bernabegourmet presenta gastronomía de autor con los sabores colombianos, como trucha tártara, lomo salteado criollo, plátano maduro y jugo de albahaca con lulo, una fruta que parece tomate muy rica en vitamina C.

Para una experiencia más dulce, De Olier Chocolatl (www.cacaoquindio.com). Una empresa familiar que fabrica chocolates y bombones. Allí explican el proceso del chocolate de la semilla a la barra. Si no has probado el fruto del cacao, es dulce, pero necesita pasar por fermentación, secado y tostado para darnos ese manjar de los dioses. Su chocolate 85% cacao ganó en su categoría en el Concurso Salón de Cacao y Chocolate Colombia 2021.

Las palmas de cera

En esta zona, rige un clima de alta montaña, con algo de neblina que vuelve los paisajes aún más tranquilos y pastoriles. A 20 minutos de Salento, aparecen estas palmas de cera, las más altas del mundo, que alcanzan hasta 60 metros. Fernando Jaramillo, historiador colombiano que nos acompañó parte del viaje, confirma que una palma se demora 20 años en crecer y solamente lo hacen en altitudes entre 1.800 y 3.000 metros.

Existen diversos senderos para caminar o andar a caballo, con riachuelos, puentes colgantes, vegetación abundante. A Quindío se le llama «destino de aves», porque es hogar de más de 550. La mayor parte es residente. Incluso el cóndor andino visita este valle.

En este espacio también está Acaime, una reserva natural conocida como la casa de los colibrí. ¿Sabías que Colombia es el país del mundo con más especies de colibríes? Unas 160 de las casi 350 que hay catalogadas. Como sabemos, cumplen un rol muy importante de polinización y son las únicas aves que pueden volar en reversa.

Si quieres descubrir más rincones, te recomiendo dos. Un pueblo cercano a Salento, y que se parece mucho: Filandia. Grandes casonas de colores, muchos puestos de artesanía y lugares para comer espectaculares, como Helena Adentro, que cocina con los ingredientes de emprendedores del sector. Aquí se ubica el Cañón del Río Barbas Bremen, una de las reservas naturales donde se avistan monos aulladores silvestres.

Otra zona para recorrer: Pijao. La única ciudad latina dentro de la red internacional de “cittaslow”. Es decir, se le considera un lugar que respeta los ritmos, invita a conocer la gastronomía local, y no va en contra de la tradición local. El restaurante La Casa de Los Recuerdos, además de comida típica, trae nostalgia, porque alberga cientos de elementos de la época de nuestros abuelos, como cámaras fotográficas y juguetes. Se puede hacer senderismo, acampar, recorrer fincas de café y avistar aves.

LA VERDADERA CASA DE ENCANTO
Si viste la película, te sorprenderá saber que la casa de la familia “Madrigal” existe. En 2018, el equipo creativo de Disney se hospedó en Hacienda Bambusa (@haciendabambusa), en Quindío, y tomó algunas referencias para el diseño, los colores vivos, su jardín, los calados de madera en las puertas y los techos en teja de barro.

Dentro de sus 300 hectáreas, realizan tours por sus plantaciones de cacao, donde se visualiza desde la flor del fruto hasta el fruto ya maduro, proceso que demora cinco meses. En el recorrido, se escuchan diferentes cantos de pájaros, se muestran con sus colores azules, verdes, rojos, amarillos, y las mariposas revolotean por todas partes.

Su nombre Bambusa se debe al bambú. Es que cuenta con un bosque de guadua -un tipo de bambú que evolucionó en esta zona-, que crece 20 centímetros por día. Al pasar por él, la temperatura se reduce al menos en cinco grados. Cumple funciones ecológicas importantes como la protección del suelo, refugio para la biodiversidad y secuestro de carbono.

CAFÉ CON AROMA

Quindío, junto con los departamentos de Caldas y Risaralda, forman parte del eje cafetero. En Colombia, tercer productor del mundo, se respira café. Cómo no, si existen más de 546.000 familias cafeteras, que aprovechan que la temperatura y humedad para cultivar café arábico, bebida suave de mayor aceptación en el mercado mundial.

Los suelos de esta zona son volcánicos, característica que contribuye al sabor y calidad del café. Otro dato curioso es que se siembra en las pendientes porque no son zonas inundables. ¡En Quindío caen 520 lluvias al año!

Si quieren vivir una experiencia como “Gaviota”, de la teleserie «Café con aroma de mujer», no dejes de visitar uno de los cafetales. Dentro del Parque el pensamiento, está Café en Altura (@cafedealtura), una empresa familiar que produce y vende su propio café. El bicesabuelo de Santiago y Alejandra, quienes nos reciben, era caficultor y ellos nos muestran todo el proceso de cultivo, recolección -en Colombia se cosecha a mano, no usan máquinas- y preparación de los granos. También hay senderos para respirar los cafetales, decenas de flores que superan la palabra belleza y frutas, como las guayabas, plátanos rosados y bija roja, la misma que usaban los Indígenas para pintar sus cuerpos.
Existe la oportunidad de almorzar o preparar tu propia comida: sopa de ortiga, el famoso ahogado (tomate, cebolla, aceite), postre de cidra caramelizada con panela y jugo de una flor llamada bugambilia. Una reinvención de la típica comida colombiana.

Otra gran opción es visitar la Finca Café San Alberto. Desde el Municipio de Córdoba, se puede tomar el tradicional jeep Willys para dirigirse al municipio de Buenavista, para conocer el café más premiado de Colombia. El trayecto en el jeep es pura libertad. Al igual que sus habitantes, vas de pie para aprovechar las alucinantes vistas de la zona cafetera. Una aventura.

Al llegar se vive un viaje para los sentidos. Te llevan a conocer la planta del café desde la semilla hasta su recolección, que se realiza dos veces al año. Al final degustamos su café y miel de café, ideal para tomar con tónica y hielo.

Si quedaste encantada con esta mágica ruta, es muy recomendable tomar un tour con una agencia que organice el viaje completo, porque no existen todas las facilidades en transporte. La agencia Eje Mágico Travel cumple todos los requerimientos, da muchas opciones y cuenta con diferentes tarifas. Información en ejemagicotravel.com y en @ejemagicotravel.

Copa Airlines tiene vuelos directos desde Panamá a Armenia @CopaAirlines. Visita www.copaair.com.

TRES OPCIONES DE HOSPEDAJE

  1. La Herencia es una finca familiar de lujo con 5 casas de distintos estilos, pero todas rodeadas de naturaleza. En 11 hectáreas, hay guatines, ardillas, iguanas, aves, brondosos árboles, flores, frutos, un huerto donde cosechan su propia comida, sala de juegos, bicicletas y un lago para practicar deportes. Web: www.la-herencia.hotelesdelquindio.com
  2. Casa Rivera del Cacao. Una finca real para vivir la naturaleza y la potencia del cacao. Aquí crearon para los huéspedes una experiencia de cacao llamada “del árbol a la barra”. Cuenta con un bello sendero ecológico, fácil de recorrer, que pasa por un río maravilloso para sumergirse. Tienen 11 habitaciones con baño privado, piscina y vista a las montañas. También realizan cenas para sus huéspedes, realizadas con un chef del lugar: filete de río, mayala con salsa de queso, pan de yuca forman parte del menú.
  3. Si busca conexión, Hotel Anahata. Anahata (chacra del corazón) está en en las montañas del eje cafetero colombiano. Un espacio de sanación, con clases de yoga en la mañana, comida orgánica, spa, donde realizan masajes ayurvédicos alucinantes, y un jacuzzi con vista a las montañas. En @hotelanahata también hacen retiros por 5 días y el precio con todo incluido es súper accesible para los chilenos. Paz infinita.