ramba
Actualidad Animal

Ramba viaja a Santuario de Elefantes tras años de maltrato en circo

La elefanta Ramba, quien fue rescatada desde el circo Los Tachuelas y ha vivido los últimos años en el Parque Safari de Rancagua al fin compartirá con animales de su misma especie.

Luego de siete años en su última casa, el Parque Safari de Rancagua, Ramba llegará al Santuario de Elefantes de Brasil ubicado en el Mato Grosso.

El año 2012, la elefanta Ramba fue rescatada desde el circo Los Tachuelas, luego que la ONG de protección animal Ecópolis consiguiera una orden judicial para sacarla de ese recinto, donde debía realizar piruetas, subirse a una tarima pequeña en cuatro patas, dar vueltas alrededor de ella, para luego pararse sólo en dos patas.

La elefanta fue trasladada al Parque Safari de Rancagua, donde supuestamente no viviría más de siete meses, los que se convirtieron en siete años, pero hoy finalmente será trasladada al Santuario de Elefantes ubicado en el Mato Grosso, Brasil, donde podrá interactuar con otros animales de su misma especie.

El jefe veterinario del zoológico chileno, Alonso Silva, explicó a eldinamo.cl que “si bien aquí tenía todos los cuidados médicos y de alimentación necesarios”, el traslado se hace necesario porque “biológicamente sabemos que los elefantes son de andar en manada y que para ellos es importante mantener una vida social activa”.

El profesional agregó al medio que “dentro de los criterios de bienestar animal aplicados en el mundo para animales de cautiverio, el social destaca como uno de los más importantes. Como lleva mucho tiempo sola, esperamos que se adapte fácilmente y recupere la interacción con sus pares. De hecho, esta es una de las razones por la cual nunca estuvo en exhibición al público”.

El viaje

Ramba vivirá en el Santuario de Elefantes de Brasil, para llegar a este lugar deberá viajar durante 36 horas, los costos del traslado fueron financiados por la Fundación Amarula Trust. El sitio agrega que Ramba pasará dos horas en un camión para ser trasladada desde Rancagua hasta el aeropuerto de Santiago, luego cuatro horas en un Boeing 744 para aterrizar en el Aeropuerto Viracopos de Brasil y, finalmente, 30 horas de viaje terrestre hasta el ingreso del santuario.

La elefanta no viajará sedada, por lo que estará consciente todo el viaje, sólo le darán dosis de flores de Bach para mantenerla tranquila durante el trayecto. Además viajará monitoreada por un equipo de profesionales.

https://www.facebook.com/EcopolisChile/photos/pb.111505478894064.-2207520000.1571177926./2742949505749635/?type=3&theater

https://www.facebook.com/EcopolisChile/videos/514740509367058/