refugio donde la mery
Actualidad Animal

Refugio necesita terreno para mantener albergue de 200 animales

Hace ya varios años Myriam Castillo junto a su mamá y un equipo de voluntarios han trabajado incansablemente en el rescate, rehabilitación y posterior adopción de cientos de animales respecto a situaciones de abandono o maltrato, formando para ello la Fundación Dónde La Mery. Una tarea noble y admirable que hoy se ve en aprietos, pues no les fue renovado el contrato de arriendo del terreno y deben dejar el lugar a más tardar el 11 de noviembre, en caso contrario, serán desalojados por la fuerza pública.

«El 31 de diciembre recién pasado finalizó nuestro contrato de arriendo del terreno dónde está emplazado nuestro refugio, pedimos prorroga y no nos dieron más plazo, terminamos en tribunales y dieron la orden que debemos irnos del terreno a más tardar el 11 de noviembre o seremos desalojados con fuerza pública. No hay lugar dónde trasladar a todos los animales que tenemos, actualmente viven 223 perros más un porcentaje de perros que han sido incautados a través de procesos judiciales, también tenemos 18 gatos leucémicos que no pueden reunirse con otros felinos y, en consecuencia, otras fundaciones no podrían recibirlos», explicó al respecto Myriam Castillo, fundadora y presidenta de la Fundación Dónde la Mery a través de un video difundido en las redes sociales.

Si bien hace ya bastante tiempo se estaba ahorrando, dentro de lo posible, para poder comprar un terreno, la pandemia del coronavirus vino a complicar el panorama. «Nosotros llevábamos tres años haciendo campañas para juntar recursos con el fin de comprar un terreno, pero producto de la pandemia debimos suspender nuestras jornadas de adopción que se hacían cuatro veces a la semana en las afueras del Mall Costanera y por eso de un minuto a otro nos quedamos sin el dinero que se lograba recolectar para la mantención del refugio. Eso nos obligó a echar mano a los ahorros que teníamos y con eso nuestra cuenta quedó en cero, durante el período de pandemia hemos hecho malabares para reunir los recursos destinados a los animales», acotó Myriam.

Pese a que se podría pensar en un arriendo como una alternativa en el corto plazo para trasladar las instalaciones del refugio, esto fue descartado por parte de la organización dado a que en muchos espacios no permiten instalar un refugio y, además, se corre el riesgo nuevamente de vivir lo que actualmente le está sucediendo al refugio en caso de la no renovación del contrato respectivo. Por eso se optó por buscar la compra de un terreno, pese a lo difícil de la tarea, con el fin de asegurar un lugar digno para todos los habitantes del refugio.

Bajo este contexto, se encontró un terreno con el espacio suficiente para trasladar el refugio completo y que todos puedan vivir dignamente. El lugar, indicó la organización, tiene un costo de $40.000.000 y la familia que lo está vendiendo, pese a recibir otras ofertas, le dio plazo de un mes a Dónde la Mery para reunir los recursos suficientes con el fin de adquirirlo en pos de que los más de 200 amigos peludos puedan contar con un hogar definitivo.

Hasta el momento se han reunido alrededor de $2.000.000 y por eso la invitación es que todos apoyemos al refugio en su campaña del terreno: esto se puede hacer comprando un número de rifa que será lanzado el 20 de agosto o hacer una transferencia a la siguiente cuenta:

Banco Estado
Chequera electrónica (Vista)
N° 375-7-099161-3
Fundación Refugio Animal Donde La Mery
Rut. 65.173.769-9
[email protected]

Cabe señalar que la historia del refugio se remonta al año 2003, oportunidad en la cual «compré (Myriam) una perrita mestiza en el Paseo Ahumada. El vendedor decía que era cocker spaniel y la traía al interior de su mochila, ella tenía 1,5 meses de nacida, le había cortado la cola y tenía una barriga gigante. Convencí a mi madre de que la perrita era cocker y me permitió dejarla en el departamento, dos días después ella comenzó con una crisis de parásitos y estuvo hospitalizada por una semana, luego se recuperó. Ese fue el comienzo de todo», rememora Myriam, respecto a los inicios de Dónde La Mery que a causa de la cantidad de animales que fueron sumándose se pasó de un departamento a una parcela para que así todos nuestros animales pudiesen vivir dignamente.

Día a día la organización rescata, rehabilita, esteriliza y reubican a cientos de animales que necesitan una mano amiga que los ayude y les devuelva la fe en la humanidad, quehaceres en los cuales el refugio juega el rol de ser una pieza fundamental: es hogar temporal o definitivo, sólo si las circunstancias así lo justifican, de los animales ayudados por la organización.

«Ayúdenos con nuestras campañas, aportando y visibilizando nuestra realidad. Queremos salir ahora en la tele y otros medios porque nos queda un poco de tiempo para reunir los dineros y no en noviembre, cuando las cámaras estén aquí afuera (del refugio) al momento del desalojo y nuestros animales estén en la calle. Todavía nos queda poco tiempo, pero tenemos la esperanza de que lo vamos a lograr con todos ustedes: saldremos adelante», es el llamado de Myriam, en pos de todos los perros y gatos del refugio.

La invitación, en definitiva, es que todos ayudemos a la Fundación Dónde la Mery a seguir ayudando a todos los animales. Aportemos y creemos una cadena de amor por los peludos cuyo hogar, actualmente, corre peligro.

VER NOTA RELACIONADA

Refugio realiza campaña para comprar terreno