ballenas
Actualidad Animal

Sangriento ritual deja más de 180 ballenas muertas

Las imágenes de la matanza de ballenas han provocado indignación y rechazo en todo el planeta.

Hay muchas actividades culturales y tradicionales de los distintos pueblos que resultan difíciles de comprender. Debemos respetarlas pues forman parte de su idiosincracia, sin embargo algunas de ellas nos provocan rechazo. Esto ocurre con las que atentan con la salud del ecosistema o ponen en serio riesgo la sobrevivencia de las distintas especies de animales que habitan en él.

Esta semana fuimos testigos de unas lamentables imágenes que se viralizaron a través de internet. Las fotografías muestran a un centenar de ballenas siendo masacradas por un grupo de habitantes de Islas Feroe, como parte de una tradición estival que incluso incluye la participación de niños. De acuerdo a distintas fuentes, el número de animales muertos asciende a 180.

La actividad, que se ha llevado a cabo durante siglos, es una forma de “prepararse” para la llegada de los meses de invierno. Si bien esta fiesta se llevó a cabo el  mes pasado, recién se dieron a conocer la serie de crueles imágenes. En ellas se pueden apreciar a varios pescadores arrastrando a las ballenas hasta la costa de Sandavágur, donde los ejemplares terminan siendo masacrados por las personas que allí se congregan. Posteriormente, la carne de las ballenas asesinadas es almacenada y preparada para ser consumida.

«Estábamos caminando a lo largo de la bahía cuando una familia de residentes se nos acercó para decirnos que se aproximaba una ballena. Creíamos que se trataría de un solo animal que sería traído a la costa pero más y más botes seguían apareciendo en el horizonte. Una vez que se encontraban lo suficientemente cerca, todo el pueblo salió corriendo a recibirlos y allí fue cuando comenzaron a mutilar a los animales. Incluso los niños participaban, al saltar sobre los cuerpos sin vida de las ballenas”, explicó al Daily Mail, Alastair Ward, testigo de la cruel matanza.

Las imágenes de la sangrienta tradición provocaron la indignación y el rechazo de la comunidad ecologista a lo largo del planeta. Sin embargo, las autoridades locales defienden la matanza señalando que se realiza de manera sustentable y que además permite que la isla sea auto suficiente. Una curiosa explicación para un hecho tan macabro y condenable.