economía circular
Actualidad Animal

Tres iniciativas chilenas que destacan en Economía Circular

Según la ONU, cambiando la forma en que producimos y utilizamos el acero, el cemento, el aluminio y el plástico, se podrían reducir las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de estas industrias hasta en un 40% para 2050.

La crisis climática y la urgencia de tomar medidas para combatirla se han tomado el debate por estos días en el marco de la COP27, que convoca a líderes mundiales, científicos y activistas de todo el mundo para discutir y tomar acuerdos en torno a materias decisivas para el desarrollo sostenible. Y es que son muchos los ámbitos que se deben mejorar si se quieren reducir las emisiones de gases contaminantes y limitar el aumento de la temperatura global. Uno de ellos, y que ha sido ampliamente abordado, es el cambio de modelo hacia la economía circular.

En términos generales se trata de un sistema opuesto al lineal que obedece a la lógica “tomar-hacer-desechar”, pues concibe otra manera de diseñar producir y consumir. Para ello, en palabras de la ONU, se basa en tres principios: eliminar residuos y contaminación; mantener productos y materiales en uso, y regenerar sistemas naturales Lo cierto es que generar este cambio tiene un alto impacto en la lucha contra el cambio climático. Según cálculos de Naciones Unidas, modificando la forma en que producimos y utilizamos el acero, el cemento, el aluminio y el plástico se podrían reducir las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de estas industrias hasta en un 40% para 2050.

Bajo este objetivo, desde Chile han surgido múltiples iniciativas que están marcando pauta en la transición hacia una economía circular en diferentes sectores. Acá te contamos sobre tres de ellas que están dando que hablar en el mundo sustentable.

Integrity, nuevos envases a partir de plástico reciclado. Esta empresa familiar chilena recicla desechos plásticos de botellas de bebida, agua y jugos y los transforma en materia prima para nuevos envases, que también se incorporan en el círculo del reciclaje. Sólo en 2021 fabricaron 12 mil toneladas de envases de PET, incluyendo variedades para fruta fresca, pastelería, potes para alimentos y frutos secos, empaques para sushi y pastas e incluso para huevos. Todos se elaboran con un 90% de PET reciclado, dejando un pequeño porcentaje a la resina en algunos casos ya que otorga la resistencia necesaria para soportar mayor peso.  Para esa labor, toman residuos provenientes del trabajo de recicladores pequeños y medianos, así como de grandes empresas. 

Ecocitex, dando nueva vida a ropa en desuso.  La industria de la moda es responsable de un 20% de la contaminación del agua industrial, 10% de la emisión de carbono y muchas veces incorpora prácticas de explotación laboral. Combatir esa problemática es el motor de Ecocitex, emprendimiento nacional que crea lana reciclada a partir de ropa en mal estado, la cual es acopiada y reciclada en Chile, sin usar agua ni tinturas en el proceso. Este 2022 marcaron nuevos hitos al elaborar tela a partir de su hilado de ropa reciclada y llegar a importantes cadenas de retail.

Mochacó Bags, sustentabilidad desde la Patagonia. “En la época del usar y tirar, en Mochacó proponemos una solución”. Así consigna la página de Mochacó Bags, un proyecto chileno que confecciona productos con redes de cultivo que, en lugar de ser enviadas a los vertederos, son reutilizadas gracias al talento de artesanos locales que las transforman en bolsos, llaveros y morrales. Así, recuperan, reparan, reutilizan y reciclan, con amplio alcance social, económico y medioambiental.