vacunas perros
Actualidad Animal

Vacunas: La diferencia entre la vida y la muerte

Un tema muy vigente en el caso de los humanos, pero fundamental en la salud de nuestros perros y gatos. Una especialista en inmunología animal, del Colegio Médico Veterinario (Colmevet), nos explica cómo funcionan las vacunas, su importancia en la salud de nuestros animales y también en la prevención de enfermedades que pueden contagiar a humanos y la protección de los animales silvestres.

Por Isabel Pinto G.

A comienzos de junio, una noticia alertó sobre una bacteria mortal que afecta a los perros y que podría tener potencial epidémico. El hecho se dio a conocer luego que un doctor del Hospital Veterinario Collaroy Plateau, Sidney, Australia, publicara -en su Facebook- el caso de un perro que falleció tras haberse infectado con la bacteria Leptospira, que provoca una enfermedad llamada Leptospirosis. Si bien, ésta podría causar la muerte de los animales, y ser transmitida a los humanos, la publicación también daba a conocer que se puede prevenir o disminuir su gravedad si los perros se encuentran vacunados. Esta noticia puso, nuevamente, en la palestra la importancia de inocular a nuestros animales.

La doctora Daniela Siel, vocera Comisión Nacional de Tenencia Responsable Consejo Regional Metropolitano de Colmevet, destaca cómo funcionan inmunológicamente las vacunas y por qué son importantes en la salud y bienestar, tanto de los animales y sus tutores. “Al hacer referencia a las vacunas es muy importante hablar de un concepto: memoria inmunológica. Es la capacidad que tiene el sistema inmune de recordar una exposición a un microorganismo o a un antígeno en particular, que es cualquier molécula o sustancia que es reconocida por el sistema inmune. Los linfocitos tienen la capacidad de tener memoria inmunológica y esto implica que cuando se enfrentan por segunda vez con el mismo patógeno, no parten desde cero, recuerdan como tuvieron que actuar la primera vez que lo enfrentaron, y eso hace que actúen de manera más rápida y con una respuesta más potente. Hay un aprendizaje”.

Dra. Daniela Siel, vocera Comisión Nacional de Tenencia Responsable Consejo Regional Metropolitano de Colmevet.

Es importante destacar que las vacunas en humanos y animales disminuyen el riesgo de infección, pero no lo eliminan. Lo mismo ocurre con las vacunas contra el coronavirus SARS-CoV-2 que se están aplicando a la población, disminuyen el riesgo, pero no lo eliminan por completo. “Las vacunas aseguran que, si el animal se infecta, disminuye la severidad y mortalidad del cuadro. No evitan 100% la infección, pero sí disminuyen la probabilidad de infectarse, son súper eficaces y siempre se recomienda vacunar”, menciona.

PROGRAMA DE VACUNACIÓN

La World Small Animal Veterinary Association (WSAVA) entrega las directrices sobre la vacunación en animales, y las divide en esenciales y no esenciales.

VACUNAS ESENCIALES PARA PERROS

colmevet
  1. Sextuple/óctuple: Son las que protegen contra el parvovirus y distemper virus, y se utilizan las vacunas séxtuple y óctuple. La vacunación comienza cuando son cachorros. “Parte a los 35 días o a los dos meses. Se ponen tres dosis de la vacuna séxtuple u óctuple, cada tres o cuatro semanas. En general la última dosis suele ser a las 16 semanas, no antes para que no haya interferencia con los anticuerpos maternos (inmunidad pasiva), ya que cuando hay muchos anticuerpos maternos en el cachorro pueden interferir con la inmunidad activa que se está generando con la vacuna”, explica.

Importante: Cuando los animales vienen de un criadero, la vacunación comienza entre los 30 y 45 días, puede ser antes según las condiciones del cachorro y los factores de riesgo. Esto marca el inicio y siempre se intenta que la última dosis sea cercana a las 16 semanas. Si adoptas un cachorro a los dos meses, lo vacunas cuando lo recibes, después a los tres meses y luego a las 16 semanas. Si adoptas a los seis meses se recomienda poner dos dosis de la séxtuple u óctuple y después repetir anualmente.

Diferencias entre la vacuna séxtuple y óctuple

En términos de protección no hay diferencias, se usan indistintamente, pero la óctuple agrega un coronavirus, que no es el de los humanos y una cepa de leptospira diferente. La séxtuple también incluye leptospira, pero es otra cepa, por lo que también protege contra la leptospirosis.

2) La vacuna antirrábica, que es la tercera esencial, se está aplicando a partir de la semana 16 (cuatro meses) o un poco posterior (20 semanas) y luego se realiza una revacunación anual.

3) No esenciales: La vacuna KC es contra la parainfluenza canina, traqueobronquitis o también conocida como la tos de las perreras. Se suele aplicar intranasal y en general se usa en razas que son muy propensas a la traqueobronquitis como las braquicéfalas: bulldog francés, bulldog inglés, pugs. También en perros que están en hogares temporales, donde conviven con otros canes, en criaderos, refugios, los que se quedan en hoteles, comparten con otros en caniles, etc.

VACUNAS ESENCIALES PARA GATOS

  1. La triple felina, que es una vacuna contra un herpes virus, un calicivirus felino, que generan una enfermedad respiratoria, y la panleucopenia, que puede producir diarreas y otros cuadros digestivos. Al igual que en los perros, la vacuna antirrábica también es esencial.

Así como en los perros, el inicio del plan de vacunación depende del criterio del médico veterinario con relación a las condiciones de vida del animal y otros factores de riesgo, pero en términos generales, la triple felina se comienza a aplicar a las 8 semanas (podría ser antes en algunos casos), se ponen de dos a tres dosis separadas por tres a cuatro semanas y cuidando que la última sea a las 16 semanas, por el mismo tema de los anticuerpos maternos. Revacunación anual.

  • La antirrábica se aplica desde las 16 semanas o posterior. Al igual que la triple felina tiene revacunación anual durante toda la vida de los gatos.
  • No esenciales: Existe la leucemia felina, la vacuna contra ésta suele ponerse cuando el gato tiene relación con otros felinos, porque este virus se contagia por el contacto, principalmente por la saliva, entre un gato y otro. Si tienes un gato o un par de gatos indoor no hay problema, pero si tienes un gato que sale mucho o que va a estar en un hotel u hogar temporal donde hay otros gatos también se recomienda ponerla. El protocolo puede ser variable, pero por lo general se recomiendan dos dosis en cachorros, cuidando que la última sea a las 16 semanas o posterior.

Protección de animales silvestres y zoonosis

zorro chilla

Vacunar a los animales domésticos previene el posible riesgo de contagio de enfermedades a otras especies. Perros y gatos son reconocidos como potenciales transmisores de enfermedades como distemper, parvovirosis, rabia y parasitosis, hacia algunas especies silvestres (hay casos de zorros con distemper, por ejemplo). Así también prevenir posibles zoonosis (transmisión a humanos), ya que la rabia y la leptospirosis son enfermedades zoonóticas, es decir, pueden ser transmitidas en forma directa o indirecta a los humanos.

¿Se puede tratar? En general las patologías virales tienen tratamiento de soporte, es decir, se tratan los síntomas, por ejemplo, deshidratación y fiebre. “No hay un tratamiento antiviral específico contra el parvovirus o el distemper virus, a diferencia de las enfermedades bacterianas, que pueden ser tratadas con antibióticos, no hay un equivalente en virus. Existen antivirales que lo que hacen es potenciar la respuesta inmune antiviral, pero no son específicos contra un virus en particular. Lo que se hace es terapia de soporte, paliativa frente a la sintomatología de la enfermedad viral. Por ejemplo, con el parvovirus los cachorros suelen sufrir diarreas de gran volumen, entonces necesitan fluidoterapia para rehidratarse o puede haber desnutrición, porque son diarreas que afectan el intestino delgado, entonces probablemente, se le tenga que entregar nutrientes de otra manera, ese es el tipo de soporte”, dice Daniela Siel.

  • Desparasitaciones

Las desparasitaciones también forman parte de la tenencia responsable de animales. Perros y gatos deben desparasitarse desde que son cachorros y durante toda su vida con productos especiales dependiendo de la especie. Las desparasitaciones se dividen en internas y externas, las primeras se realizan cada tres meses contra parásitos internos y la periodicidad de las desparasitaciones externas (contra pulgas y garrapatas) depende del producto que se aplique.

  • Leptospirosis

Nicolás Galarce, director Comisión Nacional Una Salud, Colegio Médico Veterinario, Colmevet, nos explica que la bacteria leptospira es patogénica para los seres humanos y animales, produce una enfermedad llamada leptospirosis. “Su transmisión principal es a través de la orina, ya que la bacteria es eliminada a través de ésta tanto en los reservorios (roedores) como en los animales infectados. Se puede contagiar por consumo de agua contaminada con la bacteria, agua o alimento con orina de ratón o secreción que contenga esta bacteria. También por consumo de estos animales, pero es menos frecuente”.

El médico veterinario destaca que esta bacteria está presente en Chile, y si bien afecta a animales mayores y menores, se puede prevenir a través de planes de vacunación. “Siempre es importante recordar que un animal vacunado igual se puede infectar y enfermar, sólo que la vacunación disminuye la severidad de la enfermedad. Los animales deben tener su calendario de vacunas al día, no sólo para protegerlos -en este caso- de la leptospirosis, sino de otras enfermedades que también pueden ser graves”.