Marco Enríquez Ominami
Actualidad Animal

Marco Enríquez-Ominami “Debemos terminar con el rodeo, las carreras de perros y los circos con animales”

El candidato presidencial del Partido Progresista (PRO), nos habla sobre su motivación para postular al cargo, su relación con los animales y las propuestas en favor de estos que busca implementar si sale electo el próximo 21 de noviembre.

Por Isabel Pinto G. – Fotografías Gonzalo Muñoz

Marco Enríquez-Ominami nos recibe en la casa que comparte junto a su esposa, la periodista Karen Doggenweiler, su hija Manuela y sus perros Benito y Loló. Se encuentra en medio de su candidatura presidencial, “estoy en una carrera contra reloj para convencer a mi país de un cambio radical, pero en paz, convencido de que podemos tener educación gratuita, que el agua sea un derecho, que las AFP terminen sus abusos, y que podamos construir un nuevo sistema menos corrupto. Todo esto requiere de una secuencia de pasos, pero como he perseverado conozco el camino y le voy a pedir a los chilenos que confíen. Hace 10 años dije que había que hacer un plebiscito para una constituyente y es exactamente lo que se hizo. Hay que subir los impuestos, crear un royalty, apoyar el matrimonio igualitario, la ley de aborto, y en materia animalista con Álvaro Escobar fuimos pioneros en su minuto en el Congreso”.

El candidato nos presenta a Benito y Loló sus perros adoptados, a quienes ama con locura. Sin embargo, nos cuenta que su relación con los animales es tardía, ya que fue exiliado a Paris, Francia, donde vivía solo con su madre y en ese momento era imposible aspirar a adoptar perros. Ya estando en Chile, cuando tenía 20 años, una pareja le regaló un perro mestizo, “me enamoré perdidamente, se llamaba Freddy Rincón, tenía dos o tres meses cuando me lo regaló, vivió 17 años, lo amé locamente y fuimos muy felices”.

Asegura que con “Rincón” tuvo que aprender sobre la tenencia responsable porque en un comienzo lo paseaba sin correa, aprendió a alimentarlo como corresponde, vacunarlo, cómo relacionarse, cómo educarlo, que no invadiera la privacidad de otra gente y a estar con él. “El 2009 falleció y unos animalistas de Puente Alto me pidieron que adoptara un perro, fuimos a una veterinaria donde habían traído perros que rescataron de una matanza en esa comuna. Fui con la Manuela, mi hija chica, y trajimos a MEO, que vivió con nosotros hasta octubre del año pasado, tenía 11 años”.

MEO tuvo tumores ¿Cómo vivieron ese proceso?

Fue horroroso y sorpresivo porque estábamos encerrados, en pandemia y los perros jugaron un rol muy importante para la estabilidad de las familias, para mucha gente fueron los grandes compañeros durante los encierros. Nosotros, con los tres desarrollamos una relación simbiótica y de repente MEO se empezó a marear, se caía, no tenía equilibrio, lo llevamos al veterinario y supimos que tenía nódulos en el cerebro, y en dos o tres semanas se murió. Lo tuvimos que dormir, porque había una chance de que en un mes más no pudiera caminar ni comer ¡Eso no es vida! tomamos una decisión súper dura y lo hicimos responsablemente, pensando en él. Sufrimos mucho, porque MEO era el más viejos de los tres y compartimos la historia que muchos viven con sus perros, una relación encantadora, lo echamos mucho de menos, hemos sufrido mucho porque ocupó un espacio enorme en la vida de todos nosotros”.

Mientras hacemos las fotos Benito nos saluda buscando cariño y nos trae la pelota para jugar. Loló nos observa de lejos. ¿Son muy distintos?

Sí, Benito tiene 8 años y es una broma, fue un regalo de una amiga de mi madre, lo adoptamos. Es completamente ansioso, no madura nunca, es un desastre, un demonio, pero es un encanto. Tiene doble personalidad, porque en la casa es una especie de peluche seco que lo lavaron mal y en la calle es un ansioso sin límites, se quiere comer la calle, le falta comerse el cemento. La Loló, tiene 5 años, es una perra abandonada, íbamos a ser su hogar temporal. Cuesta mucho acercarse a ella, algo le pasó en la calle que quedó muy reticente al cariño, es esquiva, cuesta que acepte el cariño y está hace cinco años con nosotros, la estoy conquistando, esa es mi pasión. Pero también cambia en la calle, es cazadora, quiere atrapar a cualquier pájaro que vaya pasando. Son muy distintos, ella es más serena, observadora, él es más ansioso y busca cariño todo el día. La Loló tolera el cariño, Benito es un hambriento de cariño, pide mucho amor.

¿Loló pasó de ser hogar temporal a definitivo?

Sí, (ríe). La Manuela, mi hija menor, desarrolló una sensibilidad por los perros abandonados. Nos pidió permiso para traer por un mes a Loló, me opuse todo lo que pude porque ya teníamos a MEO y Benito, me pareció que era un exceso y cuando llegó la Loló, por supuesto, uno se rinde y terminamos con los tres, no se fue nunca más.

¿Promueves la adopción?

Nunca hemos comprado un perro, nos parece que es un error y hago un llamado a que la gente adopte, porque es demasiada la cantidad de perros abandonados. Hay ciudades en Chile donde hay más de 10 mil perros abandonados, en Magallanes, en Calama, además hay un tema de salud pública, lo mejor es adoptar, porque son encantadores, especiales, son muy singulares. Comprar perros es un enorme error, la gente está en su derecho, jamás me atrevería a prohibir la compra de perros, pero creo que hay que promover la adopción.

Familia multiespecie

Ambos están absolutamente integrados a la familia. “Los paseamos todos los días, me tomo el tema súper en serio, los adoro. Son un delirio, dormimos con ellos, también salimos en las noches, son un integrante más, sólo falta que se sienten arriba de la mesa. Están integrados a niveles demenciales.

¿Quién es más permisivo?

Yo, confieso que soy adicto a ellos, muero por estos dos y echo mucho de menos a Rincón y a MEO. Creo que mi madre me prohibía que tuviera perros por eso, porque ella había sufrido mucho cuando era chica con un perro que murió.

¿Quién es el regalón de Karen?

Benito, duerme en la cama arriba de la cabeza de la Karen, es un oportunista.

¿Qué son ellos para ti?

Son mi gran pasión, mis grandes amigos, compañeros, son de mi total y absoluta confianza, en los momentos difíciles nos abrazamos. Ellos vienen mucho a mi escritorio a verme, te confieso que los tengo seducidos, les tengo todo tipo de regalos para que vengan.

¿Por qué es importante incluir los derechos y protección de los animales en tu propuesta?

Primero, una cosa de visión, de no al maltrato a estos seres sintientes, hay que darle el estatus. Lo segundo es terminar con hábitos que me parecen súper crueles como el rodeo, las carreras de perros, los circos con animales. Creo que hay un tema bien de fondo.

¿Es importante para ti que los animales sean reconocidos como seres sintientes sujetos de derecho?

Sí, creo que hay una contradicción, porque hay una ley que castiga el maltrato animal, pero se autorizan prácticas que son crueles como el rodeo y las carreras de perros. Es fundamental que los constituyentes entreguen una visión sobre el estatus de nuestros animales y creo que podemos hacer cosas concretas. Hay un conjunto de medidas que van a ser fundamentales.

PROPUESTAS

-Creación de hospitales públicos veterinarios para cada región del país y la creación de Centros de atención comunales veterinarios (CEVET) para la atención primarias de las mascotas.

-Creación de crematorios regionales para mascotas.

-Lo que se busca con esta propuesta es que con la nueva figura de los gobernadores regionales se entreguen recursos desde el gobierno central para que su ejecución según las necesidades de cada región apoyando de esta manera la política pública de bienestar animal y dando real autonomía a las regiones en la toma de decisiones sobre su ubicación. Al mismo tiempo se trabajara para que los municipios cuenten con centros de atención primaria veterinaria  (CEVET), creando de esta manera una red de salud pública inexistente en el país.

-Modificaremos la incorporación al Registro Nacional de Mascotas que será mutuo entre el tutor responsable y el médico veterinario, de esta manera se evitara lo que hoy sucede que muchas mascotas cumplen con la incorporación del Chip pero no con la inscripción del mismo, esto tendrá hoy una duplicidad del sistema que dará alerta a ambas partes de su incorporación.

-Incorporación al código sanitarios del médico veterinario y el técnico veterinario. Agilizaremos la modificación en donde se incorpora al personal veterinario al código sanitario que descansa hace años en el parlamento

-Prohibir todo mal llamado deporte o tradición que vulnere la salud de los animales como lo son hoy el rodeo, las carreras de perros etcétera, y además restringiendo desde el gobierno central cualquier tipo de financiamiento para dicho fin. De esta manera se busca dar término a estas actividades barbáricas.

-Se destinarán los recursos para la fiscalización del área y para la investigación de los delitos que se llegasen a cometer, dándole a municipios y policías las atribuciones necesarias para el desarrollo de su tarea.

-Crearemos un plan de esterilización nacional que en un plazo de 4 años sea capaz de llegar al equivalente del 50% de las mascotas del país, destinando recursos a las regiones para su elaboración.

-La eutanasia no será un método de control poblacional en nuestra administración