Actualidad Animal

Volver
Alt de la imagen

Los perros manipulan para conseguir sus objetivos

junio 20, 2018 by Isabel Pinto en Actualidad Animal

No sólo lo hacen con los humanos.

Investigadores de la Universidad de Zurich realizaron un estudio y concluyeron que los perros utilizan una técnica de manipulación llamada “engaño táctico”.

La investigación fue publicada en la revista Animal Cognition y reveló que los canes son capaces de manipularnos para conseguir sus objetivos.

Marianne T. B. Heberlein, investigadora del departamento de Biología Evolutiva y Estudios Ambientales, inició el estudio tras observar que uno de sus perros engañaba a otro para evitar que disfrutara de su siesta.

El perro de Heberlein se asomaba a la ventana y fingía mirar algo muy interesante con el único fin de engañar al otro y no dejarlo dormir. La investigadora quiso saber si los perros eran capaces de tener este mismo tipo de comportamiento con los humanos, explicó a New Scientist.

“Este tipo de cosas ocurren frecuentemente, pero aún no se habían estudiado bien. Este experimento nos ofrece un mejor entendimiento de los perros, nos enseña sus habilidades cognitivas y su flexibilidad para convivir con los humanos, hay muchos dueños de mascotas que piensan que los perros son solo honestos con las personas, pero eso no es verdad”, dijo la investigadora.

El estudio

Se analizó el comportamiento de 27 perros, vinculados a humanos con distintos roles: por un lado estaban los dueños de cada perro, por otro humanos cooperativos (desconocidos que les daban golosinas) y, por último, humanos competitivos (desconocidos que les negaban las golosinas).

Los perros tuvieron que aprender si la persona asignada era “cooperativa” o “competitiva”, y luego la guiaban hacia tres cajas: una de ellas contenía la comida favorita del perro, otra comida que no les gustaba y la tercera estaba vacía. Los perros aprendieron la técnica con mucha rapidez. Cuando llevaban a la persona que no compartía comida con ellos, la guiaban hasta la caja vacía. Sin embargo, si la persona que les acompañaba sí compartía la golosina con ellos, la guiaban hasta la caja con su comida favorita.

Los resultados demostraron que los perros utilizan el engaño táctico a la perfección. Distinguen diferentes tipos de comportamiento humano y se ajustan a él en función del beneficio que van a obtener. Además, muestra cómo se relacionan con los humanos según los hábitos que tienen con ellos, es decir, si se comportan de forma amistosa u hostil.

Heberlein concluyó que ‘’los perros mostraron una flexibilidad impresionante en su comportamiento. No se limitaron a una regla estricta, sino que pensaron en las diferentes opciones que tenían”.

Los canes actuaron de la forma que era más beneficiosa para ellos.