Actualidad Animal

Volver
Alt de la imagen

Matías Oviedo, Vladimir & Cholito “Nos hemos vuelto inseparables”

febrero 1, 2021 by Isabel Pinto en Actualidad Animal

En los primeros meses de la pandemia el actor cuidó durante una semana a las perritas de Camila Hirane, su ex pareja y compañera de elenco en “Verdades Ocultas”. Tras compartir con ellas “me enamoré y dije ‘quiero lo mismo’”, por lo que decidió adoptar y sumar a Vladimir y Cholito a la familia que tiene junto a sus gatos Canela y Brad Pitt.

Por Isabel Pinto G. Fotografías Gonzalo Muñoz.

Matías Oviedo, 41 años, divide sus días entre las grabaciones de la teleserie Verdades Ocultas, de Mega, y su nuevo EP de seis canciones que lanzó el pasado 16 de enero. “La música es una parte importante de mi vida y me la tomo profesionalmente; desde chico me gustó, aprendí a tocar guitarra, armé un grupo en el colegio, y cuando salí entré a estudiar Música en la Universidad Católica. Estaba en el Campus Oriente, veía a los estudiantes de Teatro que lo pasaban increíble, traté de estudiar las dos cosas al mismo tiempo durante un año, pero no se podía, así es que me cambié a Teatro”.

Estudiaba contrabajo, pero es un mundo solitario, donde estás encerrado aprendiendo tu instrumento, en cambio teatro es colectivo, y eso le encantó. “Dejé la carrera y seguí con teatro, nunca había hecho, no conocía ese mundo, pero me encanté, descubrí una parte de mí que no conocía. El teatro puede tener música, danza, aglutinar todas las artes, eso me gustó mucho, y si bien dejé de estudiar, nunca me desligué de la música. Me mantuve tocando en grupos, componiendo canciones, hasta que el 2008 lancé mi primer disco como Julio Pino, que era mi alter ego. Hice tres discos (2008, 2010 y 2012), y el 2016 me lancé como solista, como Matías Oviedo, quizás no lo hice antes por esa deformación profesional de esconderme en un personaje, pero dije ‘¡basta! lo voy a asumir, le guste a quien le guste’, y aquí estoy”.

De a 2

Matías recuerda que en su casa siempre hubo perros, pero nunca tuvo mucha cercanía con ellos. “De más viejo me empezaron a gustar los gatos porque son independientes, y hace 13 años adopté al Brad Pitt y la Canela, y desde junio que tengo a los perros”. La adopción de Vladimir y Cholito fue un efecto pandemia, ya que estaba pasando la cuarentena solo en su casa, hasta que un día Camila Hirane le pidió que le cuidara a sus dos perritas por una semana. “Me enamoré, me enamoré de la energía que tienen los perros, están más presentes, son parte de la vida cotidiana, los gatos son más independientes y viven su mundo. Se acercan cuando ellos quieren y creen que uno es la mascota (ríe), los perros tienen esa cosa más cercana. Así es que decidí que quería tener dos perros”.

¿Por qué dos?

Porque me enamoré de las perritas y dije: “Yo quiero lo mismo”. Podemos decir que gracias a la Camila ahora soy Dog Lover. Además, quise dos porque siento que se acompañan cuando uno no está mucho en la casa, y me pareció que era lo mejor. Conozco algunas fundaciones que rescatan perros, los contacté y les comenté que quería adoptar. Cholito tiene como 6 años y el Vladimir 9 meses.

¿Cómo se llevan entre ellos?

Súper bien, se quieren, son amigos, se pelean a veces por un hueso, pero no andan peleando por nada. Se quieren mucho, duermen juntos, tienen una camita para cada uno y duermen en una; a veces duermen conmigo. Cuando los traje pasaban mucho tiempo adentro de la casa, para que se encariñaran conmigo, pero también están tiempo afuera porque tengo que cuidar el espacio de los gatos.

¿Cómo reaccionaron Canela y Brad Pitt con su llegada?

Al principio me odiaron un poco, pero se han ido acostumbrando y no se pescan mucho. Si un día dormía con los perros, al día siguiente dormía con los gatos, así me iba dividiendo. Me puse más cariñoso con la Canela porque ella pide más cariño y tengo una especie de muro de Berlín en la casa: una pieza y el patio de atrás es de Cholito y Vladi, y el espacio de adelante es de los gatos.

¿Cómo son tus gatos?
Brad Pitt es más independiente, un poco salvaje, llevo 13 años viviendo con él y no lo puedo tocar, incluso cuando lo llevo al veterinario lo tengo que cazar con una toalla. No le gusta la gente, no le gusto ni yo (ríe). Creo que tuvo un problema cuando chico, lo encontré muriéndose y lo adopté, ahora está más viejo, pero no le gusta que lo tome. La Canela es todo lo contrario, si la tomas ya no te la sacas de encima.

¿Te contaron algo de la historia de Cholito y Vladi?

Sí, el Cholito es un perro que vivió cinco años en la calle, era de San Bernardo, vivía en una plaza y la gente le dejaba comida. Un día le salió un tumor en la espalda y lo dejaron en una veterinaria. Ella se contactó con una fundación, lo operaron, lo castraron y lo pusieron en adopción; ahora tiene un hogar, yo lo quiero y está más bonito, porque llegó pelado, con una cicatriz, le ha crecido el pelo. Al Vladi lo pillaron en la ribera del Mapocho recién nacido en un basural y se fue a la fundación, así que él no tuvo mucha experiencia de calle, en cambio el Cholo vivió toda su vida ahí.

¿Se refleja eso en su personalidad?

Absolutamente, el Cholito es más obediente, se nota que no quiere hacer nada malo. Siempre muy atento a no cagarla, a no embarrarla, es calmado, muy pasivo, busca cariño, si le haces cariño no te lo sacas más de encima, es muy regalón. El Vladi es todo lo contrario, no tiene Dios ni ley y no aprende nada (ríe).

El Vladi todavía es cachorro…

Sí, es todo lo contrario, es pildorita, pero en la noche se pone regalón y cuando se está quedando dormido me hace unos ruidos para que le haga cariño, pero es loco. En el día quiere jugar, salir, es chico también, quiere hacer todo. Le gusta estar a mi lado, es regalón, pero quiere correr y saltar, molesta al Cholo, lo molesta, lo molesta, lo molesta, y el Cholo le tiene una paciencia…

¿Recomiendas adoptar perros?

Sí, absolutamente, me encantan, creo que es una energía positiva todo el tiempo, y eso es lo que más valoro. Son no más, no hay doble mirada ni propósito, son honestos. La verdad es que nunca se me pasó por la mente comprar un perro, quería adoptar perritos que necesitan cariño, que necesitaran un hogar y que son agradecidos también. Cuando llego se vuelven locos, antes (durante la cuarentena) siempre estaba aquí. Ahora cuando me voy se quedan mirando, esperando, y cuando llego saltan de alegría.

¿Qué son ellos para ti?

Todo, son mis guaguas. Nos hemos vuelto inseparables, logré viajar un par de veces a la playa cuando se pudo y lo pasan chancho. El mar les da un poco de miedo, si me meto al agua el Vladi trata de entrar, pero hasta por ahí. Somos inseparables, yo ya soy con los perros, los tengo absolutamente incorporados.

¿Has vivido la pandemia distinta con ellos?

Totalmente, son mis guaguas. Nos hemos vuelto inseparables, logré viajar un par de veces a la playa cuando se pudo y lo pasan chancho. El mar les da un poco de miedo, si me meto al agua el Vladi trata de entrar, pero hasta por ahí. Somos inseparables, yo ya soy con los perros, los tengo absolutamente incorporados. Absolutamente, son una compañía, vivo solo, entonces son mis amigos, conversamos. Son una responsabilidad bonita, uno recibe feedback de vuelta, los perros son muy transparentes y durante la cuarentena estuvimos en la casa y aprendimos a querernos.

“Verdades Ocultas”

Las grabaciones comenzaron en mayo de 2017. ¿Ha sido muy desgastante mantener un personaje durante tanto tiempo?

Sí, es heavy, es todo un mundo, llevamos seis temporadas, al principio nos dijeron que la teleserie podía ser de largo aliento, pero nunca pensamos que tanto. Ha sido bueno, ya que tampoco el trabajo ha estado muy abundante en este rubro, así que me ha dado una pequeña seguridad. Ha sido un desafío súper grande porque como es una teleserie tan larga, pasan muchas cosas, a veces insólitas, y uno tiene que actuarlas y darles veracidad, entonces eso es difícil.

¿Cómo son las grabaciones en tiempos de pandemia?

Estuvimos cinco meses parados y lo único que queríamos era retomar. Nos toman PCR todas las semanas, hay protocolos estrictos para grabar, ha sido un mundo nuevo, pero prefiero ese mundo nuevo a estar encerrado.

La teleserie dará un salto de 25 años en la historia e ingresan nuevos personajes. ¿Qué opinas de este cambio?

Fue una jugada muy arriesgada, muy audaz, pero creo que era la única manera de seguirle dando vida a esta teleserie. En la temporada 5 como que se agotó un poco todo, se está visualizando un final y va a llegar, pero algo va a pasar. Entraron personajes nuevos, le dio un aire fresco a la serie y a nosotros también, después de 3 años este cambio como que ¡ufff!, cambió todo. Tengo otro personaje, y por lo que estamos grabando y hemos leído está super bueno. Creo que el público no se espera lo que viene, hay un cambio total.

¿Cómo ha sido seguir trabajando con Camila Hirane, que ahora es tu ex pareja?

Imagínate, la teleserie ha sido tan larga que nosotros pololeamos y despololeamos. Ha sido bueno en general, es bueno tener confianza con el compañero y sobre todo en este trabajo que es muy de piel y eso se agradece. Ahora que no estamos juntos tenemos una relación bastante buena. Ella es seca, para mí es la mejor actriz de su generación, trabajar con ella siempre es un aporte, siempre está buscando la excelencia, nivelando para arriba, y para uno es súper bueno trabajar con alguien que te desafía profesionalmente.

Nuevos proyectos

El 16 de enero Matías Oviedo realizó un show streaming donde lanzó su nuevo EP, que está compuesto por seis canciones. “Se llama Julio y es un autohomenaje a Julio Pino, porque son canciones antiguas que regrabé y rehice, eso es lo más importante que se viene ahora, y los meses que estuve encerrado hice otras canciones nuevas para tener un disco, ojalá este año. La industria del espectáculo ha sido una de las más golpeadas, así es vque estoy con mi música y sigo con la teleserie”, finaliza.