Mestizos Magazine

Volver
Alt de la imagen

Todas las miradas hacia las gallinas

septiembre 12, 2018 by Isabel Pinto en Mestizos Magazine

Abundan en nuestro campo, y aunque están muy asociadas a la producción de huevos, sabemos poco de ellas… hasta ahora. ¿Qué características tienen que las hacen tan atractivas, incluso, como mascotas? Conversamos con especialistas sobre si es recomendable esta práctica, sus cuidados y las habilidades desconocidas de estas maravillosas aves.

Por Isabel Pinto G.

¿Qué las hace tan especiales? ‘’Las gallinas son curiosas, les llama la atención las cosas brillantes, de colores y su forma de explorar es picando. Cuando se crían en un ambiente rico en estímulos, como colores, elementos para forrajear y picar, se pueden relacionar mejor entre ellas y están más tranquilas. Si el trato de los humanos es considerado y cuidadoso las gallinas son más exploradoras y se acercan más, es decir, pueden llegar a perder el miedo al humano’’, dice Beatriz Zapata, médico veterinario especialista en etología y bienestar animal.

Estas aves tienen miedo a ingresar a espacios abiertos sin protección ni refugios, ya que son animales presa. Son muy defensoras de su territorio y funcionan mejor en grupos de no más de 30 a 50 animales. Las gallinas tienen una forma de relacionarse con los humanos que es distinta a los mamíferos, pero ‘’también tienen capacidad biológica de manifestar emociones evitando cosas, acercándose, escapando, retirándose, las vocalizaciones también son una forma de demostrar algo, pero no es para nosotros, es una forma de comunicarse con sus pares’’, explica.

Gallinas como mascotas

Frente a la tendencia de tener gallinas como mascotas, la especialista es enfática: ‘’Hay que conocerlas bien antes de embarcarse en tener una mascota diferente. Me llama la atención, el por qué las personas quieren tener animales tan poco habituales cuando está lleno de perros y gatos que necesitan atención y cariño’’, señala Zapata.

Otro punto importante es el lugar dónde viviría la gallina. Estas aves no pueden estar en un departamento, ya que requieren un patio donde puedan satisfacer sus necesidades básicas, ya que si estas no son cubiertas sufren. ‘’Las gallinas necesitan realizar baños de polvo, abrir y agitar las alas, forrajear, apercharse, acicalarse o arreglarse las plumas y hacer sus nidos. Prefieren las perchas, porque pueden ensayar distintos niveles de jerarquía, evitarse entre ellas, hacer pequeños vuelos, al posarse en estas estructuras, descansan, vigilan’’, agrega.

En cuanto al vínculo con el humano, la especialista explica que las gallinas no establecen vínculos sociales tan estrechos como el perro o el gato, pero sí se relacionan entre su misma especie, lo necesitan porque tienen una dinámica de comunicación social, por lo que tampoco es recomendable tener un individuo. ‘’Con el humano puede lograrse una relación donde puede estar cerca tuyo, pero no como un perro que te pide cariño, no es lo habitual, pero tampoco se puede descartar’’, añade Beatriz Zapata.

“En lo personal, no recomendaría tener una gallina como mascota a menos que sea una persona que sepa realmente en lo que se está metiendo, pero hacerlo como cochería, no. La gallina fue domesticada no para ser animal de compañía, que ahora se le esté dando ese uso y que de repente funcione, puede ser, porque tantos años siendo doméstica para poner huevos cerca del humano, demás que algún individuo acepta caricias, busca al humano y adopta conductas que para uno como persona dice que está regaloneando, pero no es un comportamiento habitual y ahí hay que tener cuidado’’, dice Felipe Brieba, médico veterinario, especialista en conducta y entrenamiento animal.

Habilidades desconocidas

Las gallinas son capaces de aprender, pueden ser entrenadas, expresar preferencias. Ven en colores mejor que los humanos, quienes ven en una mezcla de tres colores, ellas de cuatro. Se pueden entrenar para realizar investigación, pero también para estimularlas cognitivamente. ‘’Pueden aprender a presionar un botón con el pico para encender o apagar un calefactor, si tiene frío lo enciende, sino la apaga. También aprendieron a tirar hilos o cables para abrir puertas e ir resolviendo un laberinto que le permitan acceder a un nido por ejemplo’’, cuenta Beatriz.

Así también utilizan el cacareo para comunicarse entre ellas, pero pueden aprender que este sonido les permite obtener algo, como comida, son inteligentes, pueden detectarlo y desarrollar la conducta.

Felipe Brieba, también fundador y director general Fundación Tregua explica que hay estímulos que se llaman estímulos señal, que desencadenan conductas específicas, ‘’por ejemplo tu pones la silueta de un halcón en dirección hacia la gallina y tienden a esconderse, si pones la silueta en dirección contraria están más relajadas y eso es una cosa instintiva en cuanto a su seguridad’’.

A las gallinas no les cuesta aprender, mientras el refuerzo positivo sea valioso, todos los animales van a estar dispuestos a querer conseguirlo. ‘’Van a aprender según la motivación que tengan, y que tan apetitoso es el reforzador que le otorgo después de una conducta, que puede ser pellet, trigo o maíz chancado. El cariño no es un refuerzo para la gallina, se asusta, al ser un animal presa está hecha para escapar, huir’’, dice Felipe Brieba.

Chicken Camp

Chicken Camp son cursos de adiestramiento donde se trabaja con gallinas para mejorar y reforzar las habilidades del entrenador. ‘’Las gallinas son muy rápidas capturando la comida. Por ello, el adiestrador se ve obligado a desarrollar al máximo sus cualidades para reforzar el comportamiento deseado, lo que se conoce como ‘tener un buen timing’. Una gallina promedio es mucho más rápida que un perro promedio, obliga al entrenador a estar mucho más pendiente de tener un timing para llegar a reforzar lo que tú quieres reforzar, son súper rápidas. Si practicas con un animal desafiante los otros van a ser muy fáciles de entrenar’’, explica el médico veterinario Felipe Brieba.

El director general de fundación Tregua, agrega que en un chicken camp las gallinas deben pasar por un túnel, suben una plataforma, giran en una plataforma, hacen un slalom, discriminan colores, figuras. ‘’Aprenden condicionamiento operante, en la escalera todos los escalones son cuadrados, pero en la naturaleza no existen ramas cuadradas, tú le tienes incluso que enseñar que esa rama cuadrada no es amenazante, ¿cómo se enseña?, a través de refuerzo positivo, comida, vas reforzando en pequeños tramos, pequeños segmentos, hasta que resuelve el laberinto completo por si sola y al final llega a un tazón de comida’’.

Bienestar animal

Hay cuatro principios del bienestar animal: buena alimentación, comodidad, buena salud y comportamiento apropiado. De manera que un dueño de gallinas tendría que tener siempre en mente si están alimentando y entregando agua en cantidad y calidad suficiente; si están cómodas tanto físicamente como térmicamente, es decir pueden moverse adecuadamente, tienen espacio suficiente, tienen lugares protegidos del frío o el calor; están libres de enfermedades. Respecto al comportamiento, proporcionar enriquecimiento ambiental, buen trato a las gallinas y evitar los depredadores como gatos, perros y animales silvestres, observan que exploren su entorno y que no se peleen con frecuencia.

Para enriquecer el ambiente de las gallinas son importantes las perchas. Se le pueden dar bloques duros para que piquen, tiras de colores colgadas, fardos de heno de alfalfa y neumáticos con tierra para que realicen baños de polvo. También deben tener un escondite, un lugar privado y tranquilo para poner huevos, una bandeja de arena, cajas, neumáticos con arena, bebedero, comedero, superficies para explorar, un patio con pasto, por lo que un departamento no es un buen lugar para ellas.

‘’Es recomendable ponerles alfombras con pasto, ya que les gusta picotear y escarbar, comen gusanos, no comen puro grano. El piso flotante y las baldosas son superficies de desconfianza, pueden generar lesiones, si es resbaloso, hay que tener precauciones’’, concluye Felipe Brieba.

ENFERMEDADES

El Servicio Agrícola Ganadero (SAG) es muy cuidadoso en Chile y no promueve la crianza de gallinas a traspatio, es decir, en el patio de una casa. Este país es libre de muchas enfermedades y si la gente cría cerdos o gallinas a traspatio, hay un riesgo de que patologías que pudieran venir por aves migratorias se instalen. ‘’Es muy importante que las personas que deseen tener gallinas como animales de compañía y consumir sus huevos, consideren que hay un riesgo de transmisión de enfermedades si se consumen los huevos crudos. Para la recolección se deben usar guantes. Quienes tienen gallinas en su casa, no pueden trabajar con gallinas o pollos en granjas productivas. Hay enfermedades que son transmitidas por aves migratorias (influenza aviar), así que es importante que se evite tener gallinas cerca de lagunas donde lleguen aves migratorias y estar atentos de los brotes de estas enfermedades y de ocurrir, se tienen que mantener bajo techo, ya que representan un riesgo para las aves productivas’’, explica Beatriz Zapata Salfate, médico veterinario especialista en etología y bienestar animal.

 

Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *