loro australiano cambio climático
Actualidad Animal

Algunos animales están cambiando en respuesta al cambio climático

Estudio revela que algunos animales están «modificando su morfología» en respuesta al cambio climático.

Científicos de la Universidad de Deakin, en Australia, descubrieron que los animales de sangre caliente están cambiando su fisiología para adaptarse a un clima más cálido. Esto incluye el aumento del tamaño de sus picos, patas y orejas.

Sarah Ryding, investigadora y líder del proyecto, menciona que «es hora de reconocer que los animales también tienen que adaptarse a estos cambios, pero está ocurriendo en un periodo de tiempo más corto de lo que hubiese ocurrido desde una perspectiva evolutiva».

El estudio publicado en la revista Trends in Ecology and Evolution destaca que los cambios que se están registrando en las aves. El loro australiano ha mostrado un incremento en su pico de entre el 4 % y 10 % desde 1871, así como los juncos de ojos oscuros de Norteamérica, un pequeño pájaro cantor que también ha visto aumentar su pico en una proporción similar.

Además, los ratones de madera han alargado sus colas y en las musarañas enmascaradas se está aumentando el tamaño de sus patas. Ryding realiza escáneres de especímenes de museos de aves de Australia de los últimos cien años para investigar estos cambios y entender cómo se producen.

No obstante, explicó que estas modificaciones morfológicas no significan que «todo está bien. Solo quiere decir que están evolucionando para sobrevivir al cambio climático, pero no sabemos las otras consecuencias ecológicas de estas modificaciones y si, de hecho, todas las especies son capaces de hacerlo y sobrevivir», advirtió.

Para evitar el sobrecalentamiento, los animales de sangre caliente en la naturaleza tienen que confiar en su propio cuerpo. Liberan calor a través de sus apéndices, explica Sara Ryding, autora del estudio, según reportó The Smithsonian Magazine.

En el caso de las criaturas pequeñas, como los ratones, la cola ayuda a regular el calor. En el caso de los pájaros, sus picos. Y los elefantes confían en sus enormes orejas para mantenerse frescos. En los videos de elefantes vagando por los paisajes africanos, sus orejas se agitan periódicamente hacia adelante y hacia atrás, liberando el exceso de calor en el aire. «Es un hecho bien documentado que los elefantes se refrescan a través de sus orejas», dijo Ryding.

Fuente dw.com