veterinario _ Pexels
Actualidad Animal

Animales de compañía: Cómo evitar el miedo al veterinario

Ir al médico veterinario puede ser una experiencia muy difícil e incluso traumante para ciertos animales. En este artículo te explicamos cómo ayudar para que la visita sea más amena.

La visitas al veterinario son de carácter obligatorio y dependiendo de la edad del animal, a veces son más frecuentes. Hay estudios de la Universidad de Adelaida (Australia) que determinan que cerca del 40% de las mascotas tienen miedo de acudir a este, en el caso de los perros, 1 de cada 7 muestra miedo irracional, severo o extremo.

Los miedos pueden estar causados por diversos motivos, malas experiencias, sonidos fuertes, olores desconocidos y sobre todo dolores asociados a las clínicas donde asisten. Por lo tanto, para evitar problemas como arañazos, mordiscos, ataques físicos del animal por estrés, entre otras cosas, es importante como dueños ayudarle al médico a darle un a experiencia positiva.

Para tu mascota tu presencia es valiosa; sin embargo, en algunos eventos en este caso asociados al dolor, le puede resultar inquietante, por lo cual permanecer fuera de la consulta, puede darle al animal y al veterinario una relación más estrecha y tranquila.

Los paseos antes y después de la consulta pueden ser liberadores, para además dejar de asociar la visita al médico como una obligación, ya que llevarles en jaulas puede resultar estresante. En el caso de los animales como gatos, conejos, hurones, que no se pueden pasear, las actividades lúdicas contigo les resultan reconfortantes.

Los premios, ya sea en alimento o en juguetes después de las visitas al veterinario, terminan siendo asociadas a experiencias positivas, puesto que lo ven como una recompensa al dolor recientemente vivido, además les ayuda a olvidar el estrés del momento.

Mantente sereno, las mascotas saben reconocer las emociones de sus dueños, por lo cual si este está estresado o preocupado, la mascota también lo estará.

Por Veronica Cardona De Santiago

Foto de Tima Miroshnichenko en Pexels.